EL-SUR

Lunes 06 de Diciembre de 2021

Guerrero, México

Opinión

Los defensores de Lozoya

Marcial Rodríguez Saldaña

Julio 30, 2020

Antier martes 28 y ayer miércoles 29 de julio Emilio Lozoya ha comenzado sus declaraciones ante un juez federal, sobre los delitos que la Fiscalía General de la República (FGR) le imputa, vinculados a hechos de corrupción.
1.- Lozoya, como todo detenido, tiene derecho al debido proceso, a contar con abogado/s que lo defiendan de las acusaciones de la FGR y que un juez federal resolverá si se tipifican y configuran los delitos de los cuales es jurídicamente presunto responsable, por ahora.
Los despachos de abogados que ha contratado reflejan su poder económico; en España, lo ha defendido el consorcio legal internacional representado por Baltazar Garzón Real ex juez y magistrado en ese país y en México también lo defienden abogados de despachos que se cotizan muy altos sus honorarios.
Sus primeras declaraciones han sido cautelosas, se ha declarado inocente, ha dicho que no actuó con dolo, que fue utilizado por el aparato del poder, presionado, intimidado e instrumentalizado.
Formalmente, el juez ha resuelto que se han respetado sus derechos humanos y que las pruebas de la FGR son lícitas; lo ha declarado sujeto a proceso, esto es que considera que existen elementos suficientes para mantenerlo en prisión domiciliaria, por ahora en un hospital, con base en los dictámenes médicos.
2.- La postura del dirigente nacional del PRI, Alejandro Moreno Cárdenas, en cuanto se supo que Lozoya llegaría extraditado de España a México, fue declarar que este nunca había sido militante de su partido, a pesar de que había sido coordinador de asuntos –negocios– internacionales en la campaña presidencial del PRI con Peña Nieto en 2012, hechos de los cuales no se puede desvincular; pero bueno, al menos de palabra la dirigencia nacional del PRI se deslindó de Lozoya.
Lo que llama la atención, es que Lozoya tiene defensores oficiosos, que son un grupo de comentócratas conservadores, opinadores y/o articulistas de medios electrónicos y escritos convencionales, quienes en vez de destacar y promover que se conozcan a profundidad todos los hechos relacionados con los actos de corrupción de Lozoya, para que el pueblo conozca con detalle lo que ha ocurrido, tratan de desviar lo relevante del caso –que es la corrupción– para hacer aparecer que se trata de un caso político, bajo la falacia de que el Presidente de la República Andrés Manuel López Obrador, lo quiere utilizar para ocultar los hechos de la Pandemia del Coronavirus y para asegurar que Morena gane la mayoría calificada en la Cámara Federal de Diputados y los encargos en la elección del 2021.
3.- El caso Lozoya no es caso que el actual gobierno federal haya inventado, este viene desde el mismo periodo de gobierno de Peña Nieto, ya que la las acusaciones en su contra se integraron en una carpeta de investigación desde esa época; lo que pasa es que entonces si, en este tiempo, en vez de darle un trámite judicial, lo que hizo el procurador general de la República –que dependía directamente de Peña Nieto– fue darle carpetazo al asunto, porque como ahora se sabe, Lozoya ha dicho que no actuó sólo, que fue utilizado, presionado por “el aparato del poder” ¿Quién o quienes son el aparato del poder? Lo son quienes eran sus jefes políticos en la campaña presidencial de Peña Nieto, es decir Luis Videgaray –coordinador de la campaña– y el propio Peña, candidato presidencial del PRI. Los defensores oficiosos ahora de Lozoya, en ese tiempo callaron, se hicieron cómplices silenciosos del carpetazo ¿Por qué no sacaron desplegados, como lo suelen hacer, para llamar al pueblo a luchar, para exigir que Peña Nieto ordenara la investigación a Emilio Lozoya? en un caso escandaloso de corrupción.
4-. Los conservadores, defensores de Lozoya, han tratado de hacer aparecer que se trata de un chivo expiatorio, como lo fue en su momento Joaquín Hernández Galicia La Quina quien fue encarcelado por Carlos Salinas o Elba Esther Gordillo encarcelada por Peña Nieto y Videgaray; lo que no dicen es que Salinas y Peña Nieto llegaron al poder presidencial mediante fraudes electorales y que requerían de golpes mediáticos para legitimarse; en cambio AMLO, ganó la Presidencia de la República con el voto libre del pueblo, con la más alta legitimidad que cualquier otro presidente, además de que aún en la pandemia, mantiene altos índices de aprobación de la ciudadanía, por que lo que no tiene necesidad de acudir a las maniobras mediáticas de los gobernantes neoliberales autoritarios.
El pueblo calificará la acción de gobierno y la actuación de Morena, para definir su voto en la jornada electoral del 2021. No son el gobierno ni Morena, los responsables de los hechos de corrupción de Lozoya y sus cómplices. Lo cierto es, que el pueblo tiene derecho a saber todo lo relacionado con el caso Lozoya, como uno de los actos recientes más escandalosos de corrupción en México.

marcialrodriguezsaldana.mx