EL-SUR

Sábado 01 de Octubre de 2022

Guerrero, México

Opinión

Los desafíos del gobierno de Gustavo Petro

Gaspard Estrada

Agosto 10, 2022

 

El pasado domingo los colombianos abarrotaron la plaza Bolívar, en el centro de Bogotá, para atestiguar la toma de posesión del nuevo presidente de Colombia, Gustavo Petro. Según los medios colombianos, se trató de uno de los actos públicos con mayor concurrencia de la historia política de este país. Y no es para menos: se trata de la primera vez en la historia en que Colombia será gobernada por la izquierda, tras la independencia de ese país ante España, hace poco más de 200 años. En este sentido, el perfil de Gustavo Petro también es singular dentro de esta historia: se trata de un ex guerrillero del M-19, uno de los principales movimientos armados del país, que decidió dejar las armas para integrarse de lleno a la vida política del país a finales de los años 1980. Tras el proceso constituyente, que desembocó en la Carta Magna de 1991, Petro entró definitivamente en la vida política, como diputado, senador y más adelante, alcalde de Bogotá. Con este bagaje político-administrativo, Petro dispone de la experiencia necesaria para poder enfrentar los desafíos de Colombia –que son muchos.
No solo se trata de consolidar, de manera definitiva, la paz en todo el territorio nacional, con todas las organizaciones armadas aún activas (en particular, las disidencias de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, las FARC, así como el Ejército de Liberación Nacional, el ELN), sino también, de forma indispensable, de reducir la pobreza y la desigualdad. Para ello, la realización de una reforma fiscal es fundamental. Y para llevar a cabo estas tareas, Petro decidió ampliar su coalición en el congreso, en aras de construir una mayoría política en el país.
Gracias a esta mayoría política, el gobierno de Petro puede lanzar estas iniciativas, con buenas perspectivas de éxito. Durante el primer día útil del gobierno, el ministro de Hacienda (y académico de la universidad de Columbia en Nueva York), José Antonio Ocampo, presentó en la Cámara de Diputados un proyecto de ley que busca recaudar unos 6 mil millones de dólares adicionales en 2023, el 1.8 por ciento del PIB. Este proyecto tiene como objetivo tasar más a las personas de mayores ingresos, a empresas financieras y del sector extractivo, y a productos poco saludables o contrarios al ambiente.
En su presentación Ocampo resaltó que la reforma busca mantener la estabilidad fiscal del país y reducir la desigualdad y la pobreza. Según su análisis, esta reforma reduciría el coeficiente de Gini (indicador que mide la desigualdad, en el que 0 sería la igualdad perfecta y el 1 la concentración de todo en una sola persona) de manera significativa. Por primera vez desde que se calcula este indicador en Colombia, sería posible que quede por debajo de 0.5 al final del gobierno Petro, en 2026.
También resaltó que la propuesta, de ser aprobada como está por el Congreso, solo afectará a las personas que ganan más de 10 millones de pesos al mes, el 2 por ciento de los colombianos. Lo que marca una diferencia con las reformas presentadas por el gobierno anterior, que impactaban a más ciudadanos. La propuesta no modifica el IVA, el impuesto al valor agregado que se cobra a los consumidores e impacta a todos. En cambio, la reforma se concentra en aumentar los impuestos de renta y ganancias ocasionales solo para los de mayores ingresos, y crear un impuesto permanente el patrimonio para quienes tengan más de 700 mil dólares. Con todos esos cambios, Ocampo espera recaudar más de mil 860 millones de dólares en 2023, o sea algo alrededor del 0.56 por ciento del PIB. Finalmente, la reforma busca crear impuestos ambientales a plásticos de un solo uso y al carbono, con lo que refuerza el mensaje de protección ambiental que está en el corazón del gobierno de Gustavo Petro.
Sin duda, este proyecto de reforma fiscal puede constituir una plataforma para el éxito del gobierno, y la consolidación de su mayoría política en el Congreso, que va de la izquierda hasta el centro derecha. De ahí su importancia para el futuro del gobierno de Petro y para la izquierda en América Latina.

* Director Ejecutivo del Observatorio Político de América Latina y el Caribe (OPALC), con sede en París

Twitter: @Gaspard_Estrada