EL-SUR

Viernes 27 de Mayo de 2022

Guerrero, México

Opinión

Los Informes de Desarrollo Humano y GEO México 2004

Octavio Klimek Alcaraz

Julio 23, 2005

 

 

Debido a la publicación del Informe sobre Desarrollo Humano México 2004 del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, el presidente de la República y parte de su equipo de gobierno visitaron en esta semana Guerrero y Oaxaca.

 

El índice de Desarrollo Humano de Guerrero (IDH) se parece al de los territorios ocupados de Palestina, que ocupa el lugar 102 de los 177 países enlistados en el informe mundial respectivo; otros datos de referencia señalan que el IDH de Guerrero es similar al promedio mundial, y más cercano su IDH a la región del este de Asia y el Pacífico, que al IDH de América Latina y el Caribe.

 

Por cierto, México ocupa el lugar 53 en dicho informe mundial 2004 y Cuba tiene un mejor IDH que México, ocupando el lugar 52. Supongo, por tanto, que podemos recibir el consejo de los cubanos al respecto, ahora que el PRD es gobierno en Guerrero, no tanto del gobierno federal.

 

Metlatónoc es conforme al Informe, el municipio con el índice de Desarrollo Humano más bajo de México (IDH), parecido al de Malawi, en África, que ocupa el lugar 165 en la lista. Es decir, sólo hay 12 países del mundo –todos africanos– con peores índices que Metlatónoc.

 

Los datos no son nuevos, hay informes anteriores que ya mencionaban que Metlatónoc y Guerrero presentan indicadores de ser parte de los sitios del planeta donde la sociedad en su conjunto simplemente no avanza, donde viven los condenados de la tierra. Los datos nos presentan la realidad cruda del fracaso de la actual política social, en especial para los pueblos indígenas del gobierno actual. Su fracaso, queda más al descubierto al dimensionar de igual relevancia la construcción de una carretera o un hospital, que los desplantes asistenciales de pizarrones computarizados y de suministro de estufas.

 

La acción pública de concentrar recursos de nuestras autoridades políticas y administrativas de nivel federal está llegando tarde y para variar mal planeada, así difícilmente se podrá lograr que Guerrero y Metlatónoc mejoren significativamente su IDH.

 

Al parecer, los asesores de política social no le explicaron al presidente que se perdieron los cinco años de su sexenio para mejorar el IDH de Metlatónoc –ya no digo Guerrero. Es más, como que por las acciones propuestas todavía no quieren entender cómo se construye el IDH.

 

Recordemos que éste mide tres aspectos del desarrollo humano que son:

 

Una vida larga y saludable, medida por medio de la esperanza de vida al nacer.

 

Conocimientos socialmente valiosos, medidos con la tasa de alfabetización de adultos y la combinación de matriculación en educación primaria, secundaria y terciaria.

 

Un nivel de vida decoroso, medido por el PIB per cápita en dólares ajustados por Paridad de Poder de Compra (PPC).

 

La esperanza es que el próximo gobierno federal, conjuntamente con el nuevo gobierno estatal y los futuros gobiernos de los municipios de Guerrero, aborden este tema con la seriedad que el tema amerita y se deje de hacer este tipo de expediciones o safaris coyunturales a Metlatónoc.

 

Sin embargo, para lograr un verdadero avance de la sociedad de Metlatónoc, Guerrero y México en materia de desarrollo humano, se tiene que considerar la integración del componente ambiental en la política de desarrollo humano y no como algo marginal, como lamentablemente es el caso ante la inestabilidad evidente en la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat).

 

Los cambios que se han llevado a cabo no han sido suficientes para mejorar básicamente el estado del medio ambiente, ni disminuir la destrucción de los recursos naturales, nuestro capital natural. Se requieren políticas y acciones más radicales, innovadoras y efectivas enfocadas hacia el desarrollo sustentable. Dichas políticas deben formularse con base en información confiable y actualizada sobre las tendencias ambientales.

 

Una fuente de información idónea es el informe Perspectivas del Medio Ambiente en México (GEO México 2004), tiene como objetivo servir como guía para la mejor toma de decisiones.

 

El informe GEO México es el resultado del esfuerzo conjunto del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) y la Semarnat. En su presentación los directivos del PNUMA señalan con toda razón, que es un material de consulta, que hace posible el análisis y la reflexión acerca del estado actual y las perspectivas del medio ambiente en el país para encontrar las posibles soluciones a los problemas existentes.

 

En el prefacio se comenta que el informe ofrece una evaluación de los cambios ambientales que se han presentado en México en las últimas tres décadas. El diagnóstico de aire, agua, suelos, biota, zonas marinas y costeras, y de residuos que el informe presenta, muestra claramente el nivel de deterioro que han sufrido los ecosistemas de México, así como los impactos sobre el bienestar humano debido a las diversas presiones a las que se encuentra sujeto el capital natural. Un dato que ejemplifica esto último, es que el 35 por ciento de la carga de enfermedades en el país tienen un origen ambiental. Qué mayor razón y justificación para abordar integralmente el tema de desarrollo humano y ambiente.

 

En el informe no se deja de señalar que es un esfuerzo fundamental en la búsqueda de políticas sustentables, y es también el inicio de un proceso continuo de evaluación ambiental en el que participan activamente los diversos sectores de la sociedad.

 

El informe GEO México 2004, puede decirse que complementa al Informe sobre Desarrollo Humano México 2004. Son trabajos que pretenden contribuir a crear consensos democráticos en los temas prioritarios de nuestra agenda común. Ambos informes nos hacen una seria llamada de atención acerca de la urgencia que existe para alcanzar grandes acuerdos nacionales que permitan el tránsito hacia el desarrollo sustentable en México.

 

 

 

PD. La designación de un delegado en la Semarnat en Guerrero es necesaria. Aquí en Guerrero hay gente honesta y competente dentro del propio sector de la Semarnat, como Pablo González Villalva, Marvey López Vences y los propios subdelegados de gestión ambiental y de planeación de la delegación merecen ser valorados. Ya van tres delegados en 18 meses, de un solo origen partidario, trayectoria de origen lejana a los temas del medio ambiente y de los recursos naturales, y desconocedores de la vida interna y geografía de la entidad, fórmula centralista que evidentemente no ha funcionado. Espero, que los Consejeros de Guerrero ante el Consejo de Desarrollo Sustentable, las organizaciones sociales y de ambientalistas evalúen y se pronuncien ante esta situación tan lamentable.