EL-SUR

Lunes 06 de Diciembre de 2021

Guerrero, México

Opinión

Los maestros de la estafa

Marcial Rodríguez Saldaña

Noviembre 26, 2020

La decisión de Rosario Robles de solicitar el beneficio jurídico del “criterio de oportunidad” en el proceso judicial que se le sigue por parte de la Fiscalía General de la República (FGR), abre la posibilidad de que se conozca gran parte de uno de los hechos de corrupción más escandalosos durante el gobierno de Enrique Peña Nieto, que es la denominada Estafa Maestra.
1.- Como se sabe, la Estafa Maestra consistió en la contratación por parte de la Secretaría de Desarrollo Social y de la de Desarrollo Urbano y Territorial –cuando Rosario Robles era titular de esas dependencias federales– de supuestos contratos de prestación de servicios –por muchos millones de pesos– a cargo de Instituciones de Educación Superior (IES) para sustraer dinero del pueblo y destinarlos a las campañas electorales del PRI.
La contratación de las IES se hizo para evitar la licitación de los contratos, debido a que la ley permite que se hagan asignaciones directas. De esa forma, podrían llegar a acuerdos con los titulares de las IES para que se prestaran a la estafa, obteniendo una parte del dinero y la otra la entregaban a los funcionarios comisionados por Rosario Robles y estos a su vez al secretario de Finanzas del Comité Ejecutivo Nacional del PRI, para financiar las campañas de sus candidatos en distintas entidades de la República.
2.- La Estafa Maestra fue descubierta por la Auditoría Superior de la Federación desde sus informes de los años 2013 y 2014, sin embargo, como estaban involucrados funcionarios del gabinete de Peña Nieto y el mismo, el asunto fue encubierto por la Procuraduría General de la República. Es hasta que entra un nuevo gobierno con el apoyo popular a partir del primero de diciembre del 2018, cuando la FGR –órgano independiente del Presidente de la República– retoma el caso y un juez federal gira orden de aprehensión en contra de Rosario Robles, quien en un principio negó cualquier participación en hechos de corrupción. Ahora, que Emilio Zebadúa –ex oficial mayor de Rosario Robles en la Sedesol y Sedatu– ha confesado ante la FGR los hechos de la Estafa Maestra y que se ha iniciado una carpeta de investigación en contra de Robles, por delitos más graves, lo cual la podría mantener en prisión por cuarenta años, se ofrece como testigo protegido para colaborar con las autoridades, a quienes confesará todo lo que sabe sobre este enorme fraude.
3.- Para que proceda el “criterio de oportunidad” Rosario Robles deberá confesar y ofrecer pruebas de que algún funcionario de nivel superior incurrió en hechos delictivos. Por ahora se sabe que ha señalado a Luis Videgaray –ex secretario de Hacienda de Enrique Peña Nieto–, como el principal responsable de la Estafa Maestra, esto es que fue el autor intelectual del fraude, fue quien dio las ordenes para la sustracción del dinero público, a qué personajes hacer las entregas, las fechas y las cantidades.
La relación en asuntos de dinero entre Peña Nieto y Videgaray es añeja, ya que fue su secretario de Finanzas cuando este fue gobernador del Estado de México y luego su coordinador de la campaña presidencial en el 2012; su compañero de gabinete –Emilio Lozoya– ex director de Pemex del gobierno de Peña Nieto y coordinador de asuntos en su campaña presidencial, lo ha acusado de haber pactado sobornos con la empresa brasileña Odebrecht, que fueron aplicados para comprar la presidencia de la República y para votos de legisladores para que aprobaran las mal llamadas reformas estructurales.
4.- Ante las inminentes acusaciones de Rosario Robles en contra de Videgaray, este se ha deslindado diciendo que nunca fue su jefe y que no tuvo ninguna participación en la Estafa Maestra.
Es un hecho público y notorio que Videgaray fue el personaje de mayor confianza de Peña Nieto durante su gobierno, que ejercía un poder más allá de sus facultades legales como secretario de Hacienda, incluso se le consideraba como un vicepresidente; por ello, no es casual que Robles lo pueda incriminar como el principal artífice de la “Estafa maestra” puesto que además de su gran influencia política era el que administraba todo el presupuesto de la federación.
Aun cuando Rosario Robles ha declarado que no va a acusar a Peña Nieto, es muy difícil creer que este no estuviera involucrado en el fraude de la Estafa Maestra, es imposible que no supiera del robo de miles de millones de pesos para campañas electorales del PRI, que ejecutaban sus colaboradores cercanos.
Por todos los hechos que se conocen, se comprueba que la corrupción era el modus vivendi de Peña Nieto y compañía.
Es indispensable que Rosario Robles diga toda la verdad, que Videgaray comparezca ante los tribunales y que Peña Nieto sea llamado a declarar para que el pueblo sepa a fondo todo lo que pasó y se conozca como actuaron todos los “Maestros de la estafa”.

marcialrodriguezsaldana.mx