EL-SUR

Sábado 01 de Octubre de 2022

Guerrero, México

Opinión

Marco mundial de biodiversidad post 2020

Octavio Klimek Alcaraz

Junio 05, 2021

Como se ha señalado una y otra vez, en las redes de comunicación y por la comunidad científica, se tienen dos grandes crisis civilizatorias en este siglo XXI: una es el cambio climático y otra es la pérdida de biodiversidad. Ambas crisis se encuentran interconectadas y representan el fracaso del modelo de mercado basado en supuestos erróneos, como el del crecimiento económico permanente sin comprender los límites biofísicos del planeta, de que los mercados se autorregulan, o de que todo bien tiene un valor monetario. Informe tras informe de grupos de expertos, se señala la necesidad de realizar de manera urgente cambios profundos frente a esos conceptos errados que han llevado a estas crisis civilizatorias en la relación de los seres humanos con la naturaleza, en especial con los seres vivos que la integran.
Una de las respuestas a esta crisis en el escenario global del multilateralismo es que a través del Convenio de las Naciones Unidas sobre la Diversidad Biológica (CDB) se logre un buen proceso de discusión entre las partes de un nuevo Marco Mundial de la Diversidad Biológica (MMDB). Su objetivo sería el de frenar la extinción global de la diversidad biológica. Esto es, como si la CDB fuera equivalente a la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático y el MMDB fuera el Acuerdo de París sobre la biodiversidad.
Hay que recordar que a lo largo de la historia del CDB se han adoptado dos planes estratégicos. Pero ambos no han logrado frenar la pérdida de biodiversidad a escala global. El año pasado 2020, fue la fecha límite para el cumplimiento de las Metas de Aichi (actual Plan Estratégico para la Biodiversidad). Pero sus metas no se han cumplido y la biodiversidad del planeta va en picada.
Durante la COP-14 del CDB, que fue realizada en noviembre de 2018 en Sharm el-Sheikh, Egipto, a través de la decisión 14/34, las partes deciden establecer el Proceso del Marco Mundial de Biodiversidad Posterior al 2020, el cual se adoptará durante la COP 15 a realizarse en Kumming, China, en octubre de 2021. A través de dicha decisión la COP creó un Grupo de Trabajo de Composición Abierta para apoyar la preparación del Marco Mundial de Biodiversidad Posterior al 2020.
Se debe indicar que lleva retraso este proceso, ya que el marco debió ser presentado en la COP de la CDB en octubre de 2020, la que no fue posible debido a la pandemia de Covid-19.
Para colmo, se ha criticado por las ONG, que el proceso de negociaciones virtuales ha sido injusto con la sociedad civil, y en especial con los pueblos indígenas y comunidades locales, que han sido los guardianes de la biodiversidad en el planeta al estar relegados en muchos casos del internet. Existe quejas hasta de problemas con los distintos husos horarios o escaso tiempo para participar en reuniones virtuales. Así, se señala que existe un déficit democrático en el actual mundo de las negociaciones virtuales en tiempos de pandemia. Esto lo hace ver la denominada Alianza en el CDB, que son las ONG agrupadas en torno al CDB, el pasado 28 de mayo de este año, en una carta de preocupación y recomendaciones sobre la Conferencia de las Partes y tercera reunión del Grupo de Trabajo de Composición Abierta sobre el Marco Mundial de Biodiversidad Posterior al 2020 (http://cbd-alliance.org/en/2021/letter-concern-and-recommendations-about-conference-parties-cbd-cop-and-3rd-meeting-open-ended).
Además, las críticas al nuevo Marco Mundial de Biodiversidad en negociación son continuas, ya que se exige por las ONG que se atiendan las causas fundamentales de la pérdida de biodiversidad. Todos los informes científicos has identificado que los actuales patrones de producción y consumo y la expansión de los sectores económicos son los motores más importantes para encarar.
Por ejemplo, se requiere que el Marco Mundial cuide por la sustentabilidad de la biodiversidad dentro de la agricultura. Se debe ir reduciendo el actual modelo de agricultura industrial que acarrea enormes impactos negativos para la biodiversidad en términos de acaparamiento de tierras, plaguicidas y monocultivos, por mencionar sólo unos pocos. Las soluciones para promover en el nuevo Marco Mundial como la agroecología no pueden ser hechas a un lado.
Además, las ONG han solicitado que se ponga fecha para que se deje de invertir en actividades que destruyan la biodiversidad y para frenar todo tipo de incentivos perversos, subsidios, infraestructuras para la misma.
Asimismo, se ha requerido el impulsar una mayor equidad entre los países desarrollados y los países en vías de desarrollo. El extractivismo y las industrias sucias tienen un impacto particularmente enorme en la biodiversidad y en general en el ambiente. Los países desarrollados han causado verdaderos infiernos ambientales en muchos sitios de los países en vías de desarrollo.
En dicho sentido, existen propuestas claramente rechazadas por las ONG para la protección de la biodiversidad, que esperemos no queden en el nuevo Marco Mundial. Estas se basan en el concepto de “ausencia de pérdidas netas”, fundado en las erróneas políticas de compensación (similares a la problemática noción de emisiones de balance neto cero los acuerdos climáticos). Permite, por ejemplo, que una empresa explote un territorio para minería a gran escala prometiendo proteger la biodiversidad en algún otro lugar.
Asimismo, se debe dejar muy claro el uso de conceptos como soluciones basadas en la naturaleza, que está siendo utilizado por la industria emisora de gases de efecto invernadero para intentar compensar sus emisiones y seguir emitiendo. El famoso lavado verde.
Dado que la evidencia es que en los territorios indígenas es donde se presenta la conservación de la biodiversidad más efectiva, la denominada “conservación de facto” deben ser los pueblos indígenas y comunidades locales pilar de la conservación de la biodiversidad. El nuevo Marco Mundial debe ofrecer un nivel mínimo de protección de sus derechos, en especial la salvaguarda de su patrimonio biocultural, como sería proteger de la biopiratería el conocimiento tradicional. Asimismo, promover fuertemente la conservación comunitaria de la biodiversidad, que fortalecería en gran medida las acciones tradicionales de conservación en áreas naturales protegidas.
En conclusión, la propuesta es cambiar a un enfoque en el Marco Mundial de la Diversidad Biológica a responder de qué es lo que necesita la naturaleza para prosperar, y así eliminar el enfoque dominante utilitarista de lo que la naturaleza hace por los seres humanos.

P. D. Este domingo 6 de junio esperamos una jornada electoral ejemplar. Salgamos a votar de manera pacífica y ordenada. Denunciemos ante la autoridad cualquier acto ilegal en la jornada electoral. Hagamos de México un país democrático.