EL-SUR

Viernes 27 de Mayo de 2022

Guerrero, México

Opinión

México hacia un desarrollo sustentable

Octavio Klimek Alcaraz

Noviembre 26, 2005

 Primera parte  

El miércoles se presentó el Proyecto Nacional México hacia un desarrollo sustentable, convocado por la Comisión de Medio Ambiente, Recursos Naturales y Pesca del Senado de la República.

El objetivo del proyecto conforme al texto de la invitación es “realizar a nivel nacional un foro de discusión, consulta y análisis sobre la situación ambiental del país, que permita proponer 10 líneas de acción para la consecución de políticas públicas en la materia, mismas que serán sometidas a la consideración y, en su caso, firma de los candidatos a ocupar el cargo de presidente de la República, para el periodo 2006-2012. Dichas líneas de acción podrán constituir la base para la integración de la agenda política de dicho período constitucional”.

El sitio elegido no pudo ser más emblemático, el Castillo de Chapultepec, si recordamos que en la carrera electoral los candidatos a la Presidencia, andan firmando el famoso Pacto de Chapultepec. La presentación del proyecto la realizó la senadora Verónica Velasco, en su carácter de presidenta de la Comisión del Senado, que organizó la convocatoria. Estaban en el presidium, el secretario de Gobernación Carlos Abascal; el senador Enrique Jackson; el senador Diego Fernández, presidente de la Mesa Directiva y presidente de la Junta de Coordinación Política del Senado de la República; Alejandro Encinas, jefe de Gobierno del Distrito Federal y el doctor José Sarukhán, académico distinguido, uno de los pioneros de la ecología a nivel mundial. Cada uno de ellos en su momento hizo uso de la palabra.

De lo rescatable de los discursos de legisladores y funcionarios públicos, más allá de la retórica de algunos, sería el discurso de la senadora Velasco, quien con este proyecto propone la integración de una Agenda Ambiental Nacional; los 10 puntos esbozados para esta Agenda por Alejandro Encinas y el reconocimiento del secretario Abascal de que los últimos desastres por los huracanes, tiene una relación clara la gran vulnerabilidad de los asentamientos humanos con el creciente deterioro ambiental en las regiones afectadas.

La connotación política del acto fue innegable, estaban presentes diputados y senadores de diversos partidos políticos, funcionarios públicos, académicos, empresarios, entre otros asistentes. Entre algunos nombres relevantes se encontraban los secretarios de Desarrollo Social, Economía, y Medio Ambiente, Josefina Vázquez, Fernando Canales y José Luis Luege; el ex secretario de Medio Ambiente, Víctor Lichtinguer; el obispo de Ecatepec, Enésimo Cepeda, y el arzobispo de la Iglesia Ortodoxa, Antonio Chedraui.

Como desde el objetivo del proyecto se señala, todo esto tiene que ver con la lucha por la presidencia de la República. Por eso, es comprensible que los senadores impulsen este tipo de foros. Aunque la percepción de un servidor, es que llega tarde esta nueva camiseta ambientalista para muchos de ellos, salvo seguramente honrosas excepciones. Esto esfuerzo conjunto, lo debieron haber realizado desde hace cinco años con el actual gobierno federal, cuando iniciaron su trabajo legislativo, pero en fin, nunca es tarde. Lo que se esperaría, al final del proceso de este proyecto, con la firma de un nuevo pacto por los candidatos a la Presidencia, es que ellos no usen la bandera ambiental como forma de transacción política o mediática, ya que “los ecosistemas no tienen partido”, no son verdes, amarillos, azules o rojos. La verdad, más que esperar pactos y más pactos, como ciudadanas y ciudadanos, deberíamos al ir a votar el próximos año, con pleno conocimiento de los candidatos y candidatas y partidos políticos, de las plataformas electorales, propuestas, trayectorias, y tratar de creer, que lo que dicen, lo hacen.

Obvio decir, que una discusión de fondo sobre política ambiental era imposible en un marco tan solemne. De tal forma, que previo a su ponencia magistral, el doctor José Sarukhán, comento la necesidad de tener una reunión más en corto para abrir un verdadero diálogo al respecto, además de su reclamo porque muchos de los invitados importantes se retiraron antes del inicio de su conferencia, seguramente el momento cumbre del evento.

El formato seguramente hubiera sido escuchar al doctor Sarukhán, y después conocer el pensamiento y compromiso con el tema ambiental, entre los otros miembros del presidium o del público, representantes importantes de la actual clase política en México. Eso hubiera sido un buen inicio de consulta y análisis.

Por la importancia de la conferencia del doctor Sarukhán titulada Desarrollo sustentable y cambios ambientales globales me permito hacer una reseña de la misma. Toda la información que se presenta a continuación proviene de dicha exposición. Seguramente, mucha de esta información es del conocimiento público, pero con esfuerzo de síntesis que logró Sarukhan, bien vale la pena hacer un esfuerzo de resumirla.

Sarukhan comentó que para lograr de los beneficios en bienestar humano y en desarrollo económico en los últimos años, los costos han sido crecientes. Agregando, que si no se atienden y resuelven estos costos, van a disminuir sustancialmente los beneficios que las futuras generaciones podrán obtener de los ecosistemas.

Ejemplificó, que en los últimos 50 años, los humanos han cambiado los ecosistemas más rápida y extensivamente que cualquier período en la historia de la humanidad.

En especial, comento sobre el agotamiento de los océanos. El caso, de las 50 zonas muertas contabilizadas en los océanos del planeta. Una de ellas, la que se encuentra en el golfo de México, en 1998 ya cubría un territorio similar al del estado de México. Datos terribles, como el de que, el 25 por ciento de las pesquerías globales están agotadas; que el 90 por ciento de todos los peces grandes han desaparecido; o que el área del fondo marino devastado por redes de arrastre iguala a toda el área terrestre deforestada.