EL-SUR

Martes 24 de Mayo de 2022

Guerrero, México

Opinión

Modernizar el gobierno municipal

Héctor Manuel Popoca Boone

Septiembre 21, 2005

Gobernar el municipio de Acapulco no es un juego. Requiere de un gobernante serio, capaz y confiable. Sus problemas grandes, diversos y complejos son verdaderos retos y desafíos. La problemática que presenta no admite ocurrencias o improvisaciones. Tampoco poses o pronunciamientos demagógicos.

Es necesaria la continua modernización de la estructura gubernamental. Para otorgar un servicio público municipal eficiente y eficaz. Lo merece la creciente población acapulqueña. El ámbito a gobernar es vasto.

El municipio abarca mil 883 kilómetros cuadrados y tiene 62 kilómetros de litoral. Una población de 722 mil 500 habitantes, de los cuales el 85 por ciento están localizados en el medio urbano y suburbano. Acapulco es una de las diez ciudades más importantes del país.

Luis Walton Aburto propone acercar el gobierno municipal a los ciudadanos mediante: a) la descentralización de las oficinas municipales, b) la simplificación de los trámites administrativos y c) la automatización de los procesos.

A la manera de las delegaciones del gobierno del Distrito Federal, plantea el establecimiento de tres unidades administrativas descentralizadas: una sobre la carretera federal que va a la capital, otra por el rumbo de la salida a Zihuatanejo y otra más por la carretera que va a San Marcos.

Estas delegaciones municipales contarán con los principales servicios públicos que requiere la población, como son: agua, registro civil, policía y tránsito; departamento de obras públicas, oficinas de licencias y permisos, los programas del DIF municipal, etc.

Dichas delegaciones contarán con presupuesto propio y a los responsables de esas oficinas se les otorgarán facultades de decisión y aplicación de recursos en sus ámbitos de competencia y territorio asignado.

Todo esto con el fin de evitarles a los ciudadanos pérdida de tiempo en traslados distantes, en la realización de largas filas para hacer trámites o pagos o bien, en espera de resoluciones de la autoridad municipal.

En pocas palabras, el candidato del Partido Convergencia, Luis Walton, quiere que la atención al público no sea engorrosa ni farragosa; sino expedita y oportuna. Contigua a los hogares o lugares de trabajo.

La modernización que propone no significará desempleo para la actual planta laboral del Ayuntamiento. El respeto a los trabajadores del Ayuntamiento será invariable. No habrá cambios innecesarios de mandos medios hacia abajo. Antes bien, se establecerán procesos de capacitación y de mejoramiento laboral continuo. Con estímulos y ascensos de acuerdo a méritos realizados y responsabilidades cumplidas.

El organismo de agua y alcantarillado (CAPAMA) se fortalecerá aún más para su desempeño profesionalizado, eminentemente técnico y especializado.

En igualdad de precios y calidad, las adquisiciones de bienes y contratación de servicios que realice el gobierno municipal serán, preferentemente, a empresas acapulqueñas. Contribuyendo así, a que éstas se mantengan, crezcan y generen más empleos. Los recursos públicos municipales destinados a compras y servicios serán operados transparentemente quedándose en el municipio.

Walton no quiere un gobierno aislado de la gente. La participación ciudadana será consustancial al quehacer público municipal. Será promotor de pactos y acuerdos sociales para el progreso y bienestar común. Pretende un gobierno de la sociedad, con y para los acapulqueños.

Un gobierno dialogante, humano, de iguales. Donde los ciudadanos disfruten la posibilidad de decidir y construir su propio futuro. Un gobierno realista porque partirá del conocimiento de los recursos, las limitantes y condiciones que en lo económico, social y político cuenta el municipio; convirtiendo las potencialidades en verdaderas oportunidades.

Por eso las instancias de consulta y colaboración vecinal, las de conciliación y arbitraje ciudadano, las de planeación participativa, junto con las contralorías sociales y los procesos de iniciativa popular cobrarán carta de naturalización en el gobierno que propone.

Luis Walton está dispuesto a combatir todo aquello que degrada la vida y la dignidad de los acapulqueños: la inseguridad, la insalubridad, la indefensión civil, el desempleo y la impunidad. Pero quiere hacerlo junto con el pueblo, no al margen o por encima de él.