EL-SUR

Lunes 29 de Noviembre de 2021

Guerrero, México

Opinión

Morena: hacia un partido histórico (l)

Marcial Rodríguez Saldaña

Enero 31, 2019

 

Es natural que el centro de la atención política lo sea el ejercicio diario del gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador, el anuncio de cada programa que se comprometió en campaña y que se sintetizó en el Proyecto Alternativo de Nación y en la Plataforma Electoral de la Coalición “Juntos haremos historia”.
Diariamente enlista cómo se van desarrollando los asuntos de la agenda nacional y la relación de su administración con el Congreso, con la Suprema Corte, con los gobernadores y cómo se van afrontando los problemas públicos entre ellos el “huachicoleo” y el paro de los dirigentes magisteriales en Michoacán.
1.- La agenda política de los próximos seis años la seguirá marcando López Obrador. Pero a la par es indispensable reflexionar sobre el presente y futuro del partido que él formó como una plataforma para lograr el objetivo táctico electoral de ganar la Presidencia de la República. Una primera pregunta fundamental consiste en dilucidar ¿A qué debemos aspirar como partido Morena? y discernir una siguiente: ¿A ser un partido histórico o un partido coyuntural y efímero? Parecería obvio responder que la pretensión de Morena como la han tenido muchos partidos políticos es la de convertirse en un partido histórico, y claro también con plena convicción podemos decir que Morena es un partido diferente. Sin embargo, si revisamos con objetividad muy pocos partidos políticos en el mundo han logrado convertirse en partidos históricos y me refiero a los que han trascendido en el curso del tiempo durante décadas.
2.- Independientemente de su ideología y resultados, podemos ubicar entre otros partidos históricos al Partido Comunista de la URSS, al de China y Cuba, a los partidos Conservador y Laborista de Inglaterra, al Demócrata y Republicano de Estados Unidos, al Socialista francés y en México al PRI. Morena es un partido que se creó bajo el fuerte liderazgo de López Obrador quien está haciendo y seguramente hará un extraordinario papel como presidente, quien sentará las bases fundamentales para la lograr la Cuarta Transformación de México, para lo cual contará con todo el apoyo de Morena, de los partidos, fuerzas políticas aliadas y el pueblo que respalda su proyecto. Pero en una visión estratégica ¿qué es lo que se debe plantear Morena? ¿ser un partido sexenal? O ¿histórico? Y si debemos aspirar a un partido histórico como decía Lenin ¿Qué hacer?
3.- La primera determinación de todos los militantes y dirigentes de Morena para convertirse en un partido histórico es estar plenamente convencidos de que esa debe ser la estrategia del partido y actuar en consecuencia.
Esto implica que todas las acciones y prácticas partidarias se correspondan a la construcción de un partido histórico.
Morena tiene ya sus documentos básicos –declaración de principios, estatutos y programa de acción– que condensan su ideología, principios, lineamientos políticos, normas de organización y acciones políticas, por tanto es indispensable y fundamental que sus militantes se cohesionen en torno a todos ellos, que los asuman como parte de su proyecto de vida política, para que sea la ideología, su estructura organizativa y su plan de acción la fuerza motriz que sustente la visión histórica del partido.
4.- Son prácticas nocivas para la edificación de Morena como partido histórico, entre otras: la ambición del poder por el poder, pensar y luchar por cargos públicos a como dé lugar, incluso violando sus principios y estatutos; tener una visión patrimonialista del partido y buscar mantener su control desde otras instancias de poder público; asumirse como dueño(s) del partido contraviniendo el principio que consiste en que Morena no tiene dueño en razón de que es un partido del pueblo; adoptar una política de grupo liquidacionista para nulificar a quienes en su interior puedan tener discrepancias democráticas; promover “guerra sucia” al interior conspirando, conjurando, denostando y calumniando a sus militantes y/o dirigentes; tener posturas contra el genero femenino y acoso político hacia la mujer; centralizar decisiones que impidan una postura de diálogo y decisiones colectivas; amenazar a militantes para que participen en asambleas informativas y descalificarlas; lucrar con programas sociales de gobierno.
5.- Para lograr el propósito de que nuestro partido se enfile a ser histórico se debe impulsar una actividad intensa, permanente, de lectura, análisis, debate y reflexión de los documentos básicos, en la que participen todos sus militantes; así como fueron protagonistas en la afiliación, en las asambleas distritales, estatales, en el congreso fundacional, en las luchas por la defensa del petróleo y la economía popular, en contra de las reformas estructurales, en la lucha electoral para derrotar al régimen autoritario y corrupto, así ahora la tarea debe ser a la par de respaldar al presidente López Obrador en sus acciones de gobierno, seguir construyendo a Morena, consolidarlo como partido ideológica, política y organizativamente, de tal manera que se vayan generando las condiciones para que se arraigue la visión estratégica de que Morena se convierta en el partido del presente y del futuro, en el más relevante en la historia de México.

[email protected]