EL-SUR

Sábado 13 de Julio de 2024

Guerrero, México

Opinión

Morena, la sucesión

Arturo Martínez Núñez

Agosto 06, 2019

Ante la inminente sucesión en las dirigencias nacional y estatales de Morena, han comenzado a surgir grupos y personajes, que buscan posicionarse de cara al proceso.
Asumen, equivocadamente, que aquel que logre apoderarse de la dirigencia de Morena, habrá de conducir los procesos de selección de cara a las elecciones de 2021.
Antes de discutir si los perfiles de los aspirantes son los adecuados, Morena, sus dirigentes, sus militantes y el pueblo de México, al que se comprometió a servir, deberían de reflexionar acerca de qué tipo de dirigencia es la que se necesita.
Morena es un instrumento de lucha al servicio de México, que –sobretodo en estos tiempos en que la derecha contraataca buscando parar la cuarta transformación–, debería de ser el brazo político del gobierno y hacer a un lado las guerras intestinas y de canibalismo, que lo único que logran es dañar a la institución.
En una larga tradición de la izquierda mexicana, de divisiones, grupos, corrientes, expresiones y equipos, morena se encuentra ante el dilema de balcanizarse y perredizarse o de buscar un modelo nuevo, en donde los militantes en libertad, puedan ejercer sus derechos políticos.
Si morena comete el error de transitar por el camino del convencimiento de los grupos a partir de compromisos políticos, estaría cometiendo un error que llevo al PRD a su fragmentación y a su eventual alienación por parte de los gobiernos priistas, que utilizaron el modelo de compraventa de consejeros para fortalecer a este o aquel grupo.
Ese es el modelo que llevó a que corrientes como los defenestrados Chuchos, sin tener mayoría en ningún lugar, sin ser conocidos ni si quiera en sus lugares de origen, se convirtieran junto con Bautista y otras tribus del estado de México, en los dueños del partido, haciendo a un lado a figuras claves como Cuauhtémoc Cárdenas y al propio Andrés Manuel López Obrador. La máxima en esos días parecía ser, cuanto dinero tienes, cuantos consejeros tienes, tanto vales en el partido.
En morena no se ha descubierto o no se ha logrado documentar que existan estas prácticas, pero una costumbre similar parece configurarse en la ilusión del futuro, esto es, si tu me apoyas a mi, yo voy a ser gobernador, yo voy a ser diputado o yo voy a senador y una vez en el poder, te voy a ayudar, esta es una práctica que no debemos permitir, que debemos evitar a toda costa y que al único que beneficiaría es al adversario de Morena.
La guerra de declaraciones, de acusaciones, de denuncias, de golpes bajos, de utilización de medios afines a uno u otro grupo, está desatada.
Desde el congreso del estado un grupo importante de diputadas y diputados libres, hemos decidido recorrer otra ruta, que es la ruta de la unidad, la ruta de la reconciliación, la ruta de convertir a Morena en un verdadero instrumento al servicio de los guerrerenses, más allá de los grupos, más allá de filias, más allá de fobias. No nos mueve el interés en contra de nadie, ni a favor de nadie. Lo que buscamos es ser puente entre las distintas expresiones, ayudar a que los que no son militantes de morena, pero son simpatizantes de la 4T se acerquen al movimiento y lo puedan ayudar conservando sus personalidades y sus diferencias políticas. Aspiramos y entendemos que nuestra fortaleza radica precisamente en nuestra diversidad, no respondemos a cacicazgos, ni a figuras iluminadas. Somos diputadas y diputados libres, como libres creemos que deben de ser todos los militantes y simpatizantes de morena.
Que no esperen de nosotros los grupos que están en franca competencia, que abonemos a la discordia, nosotros creemos que en las calles de Guerrero hay demasiada violencia, como para nosotros también abonar a ello. Buscaremos siempre la reconciliación, la unidad y el trabajo conjunto; así nos hemos desempeñado a lo largo de esta legislatura y así nos habremos de desempeñar en los procesos que vienen.
Que sean otros los que se dediquen a golpear a morder y a denostar. Que sean otros los que de tan bravos que dicen ser, muerden a los de casa y le hacen el trabajo a nuestros adversarios. Que sean otros los que traten de engañar a la militancia, ofreciéndoles candidaturas, posiciones y otro tipo de privilegios; nosotros lo único que le ofrecemos a la ciudadanía es el apoyo irrestricto al proyecto por la cuarta transformación nacional.
Aquellos que pretendan hacer crecer, su hasta hoy mediocre trabajo político, a partir de conferencias de prensa, de declaraciones a los medios o de denuncias de relumbrón, volverán a ocupar el lugar que han ocupado hasta ahora en la política local, esto es únicamente testimonial y pasajero. La política es una carrera de resistencia no de velocidad.
Los que apostamos y que creemos que la política y la transformación nacional son tareas de largo aliento, no sudamos calenturas ajenas, no estamos dispuestos a cualquier cosa, con tal de lograr la victoria en 2021 y entendemos que la mejor forma de ayudar a Andrés Manuel López Obrador, en su titánica obra por la cuarta transformación nacional, es mantener el espíritu de lucha y de trabajo a ras de suelo, cerca de la gente y no de los reflectores, cerca de los problemas y no de las denuncias, haciendo y generando propuestas y no solo inventando protestas.
En Morena no todos son como los pintan. No todo es blanco y negro, hay en medio militantes y simpatizantes que estamos convencidos que una tercera vía de concordia de armonía de reconciliación y de propuesta son posibles y son deseables en la ruta por construir soluciones para Guerrero.

@ArturoMN