EL-SUR

Miércoles 26 de Enero de 2022

Guerrero, México

Opinión

Mostrando el cobre

Jorge Camacho Peñaloza

Noviembre 05, 2021

La prensa no solo es el arma más poderosa contra la tiranía y el despotismo, sino el instrumento más eficaz y más activo del progreso y
de la civilización.
Francisco Zarco.

Gobernar es una de las actividades más delicadas en la sociedad humana, desde sus inicios ha tenido diferentes sustentos como la fuerza física o la violencia, la sabiduría de la longevidad, el mito, la religión, la herencia consanguínea, la democracia, los ejércitos, la legitimidad papal, los poderes públicos, la dictadura, las constituciones, la elección popular… originalmente era entendida como las acciones encaminadas a dirigir los esfuerzos comunitarios para garantizar la seguridad, sobrevivencia, cohesión y bienestar de la comunidad, a través de recursos aportados por integrantes de la sociedad incluyendo su consentimiento.
Es una actividad delicada porque tiene que ver con la vida de las personas, con resolver los problemas de la sociedad, aumentar su bienestar, seguridad y garantizar su sobrevivencia, tiene que ver con sus necesidades, sueños y anhelos, con sus derechos humanos y políticos, con administrar sus recursos. No es una chamba cualquiera, menos una pachanga.
Para ser gobernante sobre todo democrático se debe tener un perfil, entender los valores de la democracia como la tolerancia, el respeto a la pluralidad, el diálogo, la escucha democrática, el entendimiento de que quienes gobiernan son empleados de la sociedad y no seres superiores a quienes se les debe temor y respeto, se debe tener la capacidad de tener una visión, una estrategia, liderazgo, de comunicarse, además conocimientos de plática y administración, del equilibrio político, el encauzamiento de la participación social, ejercicio del poder, negociación y resolución pacífica de conflictos, en fin, no cualquiera puede gobernar.
Comentamos esto porque a poco más de un mes que tomaron protesta como nuevas alcaldesas y alcaldes que fueron electos ya algunos empiezan a mostrar el cobre como el caso de Abelina Rodríguez López, alcaldesa de Acapulco, quien tiene la idea de que ser Presidenta Municipal le da poder y derecho para callar a los medios de comunicación, para hacer callar lo que pasa en Acapulco, violentar la libertad de expresión, que la mejor forma de gobernar es ocultando, la opacidad, criticando indirectamente al gobierno municipal morenista de Cancún de mantener silenciada a la prensa de la violencia criminal que se registra en aquel destino, y peor aún, enfrentando a los colonos con los periodistas. Las disculpas, como en los juegos de los niños, ya no se valen, aquí lo que se vio y se escuchó en la presidenta municipal le salió de lo más hondo de su ser, un ser, por supuesto irrespetuoso, autoritario, casi criminal provocando a la violencia.
Nunca se ha dicho ni escrito que encabezar movimientos populares, invasiones, actuar como defensor de los pobres, abanderar causas de los más desprotegidos, decirse de izquierda, enfrentar a los poderosos, defender los derechos de los pobres, de a quien llega al gobierno la capacidad de gobernar, el derecho a limitar las libertades de los demás o que sea garantía de ser buenos gobernantes, no, una cosa es ser el borracho y otra, el cantinero.
Toda una vida de feroz, valiente, beligerante y vociferante crítica al adversario y al gobierno es difícil quitársela cuando se pasa a ser gobierno, a menos que se crea que después de toda esa vida es válido llegar al gobierno para conformar una dictadura proletaria jacobina robesperiana, leninista o castrista para someter a todo aquel que sea contrario a su revolución y que piense distinto, decirle a doña Abelina que no es una revolución lo que la llevó al poder, fue una elección democrática en una sociedad en la que ser distinto es un derecho y la transparencia una obligación de los gobernantes.
Le dejo a doña Abelina algunos pensamientos para ese se ubique: “Ninguna sociedad democrática puede existir sin una prensa libre, independiente y plural”: Kofi Annan. “La emisión de las ideas por la prensa debe ser tan libre como es libre en el hombre la facultad de pensar”: Benito Juárez, y “La prensa es el dedo indicador de la ruta del progreso”.
Vuela vuela palomita y ve y dile: A toda la acapulqueñiza, que ya le vayan pensando si la van a querer para los tres años, sino, pos ya de una vez en la próxima elección también votar por si sigue o no doña Abelina, pa’que esperar tres años si ya hay revocación del mandato.