EL-SUR

Sábado 20 de Julio de 2024

Guerrero, México

Opinión

Movilización social y elecciones en Francia

Gaspard Estrada

Junio 01, 2016

A poco menos de un año de las elecciones presidenciales, Francia parece paralizada. Desde hace varios meses, el gobierno del presidente François Hollande ha decidido lanzar iniciativas polémicas, como la ley de perdida de nacionalidad y ahora la reforma a la ley del trabajo, sin tener para ello la capacidad política de procesarlas en el Congreso. Conforme pasa el tiempo, la mayoría parlamentaria del Partido Socialista parece perder la brújula, sobre todo por el discurso marcial empleado por el primer ministro Manuel Valls. En particular, los diputados critican la falta de sensibilidad política del gobierno en su conjunto, en un escenario en el cual la conflictividad social está en aumento. Este hecho es perceptible en las múltiples huelgas declaradas por los principales sindicatos franceses, y en particular por la Confederación General de los Trabajadores, la poderosa CGT. Philippe Martinez, el secretario general de este sindicato, ha manifestado públicamente su rechazo a las políticas del gobierno y ha empleado palabras muy duras en contra del primer ministro. Por su lado, Pierre Gattaz, el líder del Medef, la principal confederación patronal francesa, ha comparado a los huelguistas con “terroristas” que amenazarían la estabilidad y el crecimiento del país.
A estas tensiones, hay que sumarle la aparición de un nuevo movimiento social llamado Nuit Debout (Noche de Pie), liderado por jóvenes, que abiertamente rechazan las injerencias tanto de los partidos políticos como de las organizaciones sindicales, que no “representarían” el sentir de la juventud movilizada. Este movimiento se ha venido concentrando en la Plaza de la República en París, donde se llevaron a cabo las grandes manifestaciones en repudio a los atentados terroristas del año pasado. Para muchos, estas nuevas formas de protesta en Francia hacen pensar en los diferentes movimientos europeos nacidos en los últimos años, y en particular al movimiento de los “Indignados” en España. Sin embargo, a pesar de estas tentativas de crear nuevas formas de protesta para canalizar el descontento social existente en Francia, la traducción política concreta de estas nuevas voces todavía deja que desear, lo que contribuye a reforzar la percepción de una parálisis política del país de cara a las elecciones presidenciales de 2017.
Esto no quiere decir forzosamente que estos movimientos no terminen teniendo una expresión política formal, como fue el caso del partido Podemos en España, que ha modificado la agenda pública y transformado profundamente el marco general de la competencia electoral de aquel país. Pero, de la misma manera que pasó en España, estos procesos políticos suelen tomar tiempo. El problema es que los ciudadanos no tienen ese tiempo, y en el caso de Francia, las elecciones presidenciales se llevarán a cabo en menos de doce meses. Este calendario electoral tiende a favorecer la oferta política ya existente, y en particular al partido de extrema derecha Front National (Frente Nacional), dirigido por Marine Le Pen, hija de Jean-Marie Le Pen, el fundador del FN. En efecto, contrariamente al Partido Socialista (PS) y al Partido Los Republicanos del ex presidente Nicolas Sarkozy, el FN nunca ha gobernado Francia, y por ende su discurso antisistema tiene consistencia. Como lo hemos visto en los últimos meses en la Unión Europea de manera general, los discursos xenófobos, en particular contra los migrantes, especialmente los musulmanes, están viento en popa. Hace pocos días, Austria estuvo a punto de elegir a un presidente de extrema derecha. En Alemania, el partido AfD elevó su votación de manera considerable en las recientes elecciones regionales.
Es por eso que sin un cambio de timón, es posible que François Hollande y el PS caminen hacia una derrota importante en las elecciones presidenciales de mayo del 2017.

* Director Ejecutivo del Observatorio Político de América Latina y el Caribe (OPALC), con sede en París.
Twitter: @Gaspard_Estrada