EL-SUR

Sábado 18 de Mayo de 2024

Guerrero, México

Opinión

Mujeres poetas del Sur

Anituy Rebolledo Ayerdi

Enero 26, 2023

 

(Cuarta y última parte)

Anituy Rebolledo Ayerdi

América del Río
Acapulco de Juárez

Acapulco y mis recuerdos

El paraíso donde yo nací
es fuente inagotable de colores,
radiante sol de rojo carmesí
Acapulco de mis amores

Su belleza la canta al mundo entero
yo solo soy el eco de esos cantos,
pregonarla es todo lo que quiero
hablar de sus mágicos encantos.
extasiada mirando al infinito
en la excelsa grandeza de sus mares
se acurrucan millares de palomas
en gracioso y blancos palomares

Y cuando el sol se va y sale la luna
me invade el más hermoso sentimiento,
imagino que duerme el niño Dios
y Acapulco es un lindo nacimiento

Cabalgando en el potro del recuerdo
me remonto a su historia y tradición,
la leyenda de barrios tan hermosos
despierta mi dormida inspiración

Espectáculo hermoso es la Quebrada
quien lo admira jamás podrá olvidar…
una águila virtual desde la altura
proyecta su figura y cae al mar

El Creador y la gran naturaleza
a sus playas le dio regia hermosura,
el agua transparente y manso oleaje
con arnas de nítida blancura

Icacos, playa de Hornos, la Condesa,
Revolcadero, Puerto Marqués, en la orilla
Y en un rincón está la gran belleza
de las tranquilas Caleta y Caletilla,

Pie de la Cuesta, Hornitos, Tamarindos,
Tambuco, Manzanillo y la Angosta
Los recuerdos que guardo son tan lindos
de esta incomparable y bella costa

Lo adorna una isla muy coqueta
de Las brisas se admira su extensión
ella lleva el nombre de Roqueta
dibujando el paisaje, un corazón.

Acapulco es un mágico rincón…
haber nacido aquí es mi gran orgullo,
En mi interior se prende la emoción
y me enciendo de luz como un cocuyo

Yelitza Ruiz
Iguala de la Independencia
Tianguis

Lo que sabemos de esa noche es gracias a los grillos,
a los recados puestos de brazo en brazo
que rayan el oído fundido
por la chirría de las moscas
Las banderas rojinegras son una postal de los que se
detienen
a mirar cómo se embarran los juicios sobre el pavimento
pasa la voz,
es una vieja maña,
cuando el silbido chilla
en cada batacazo
Les cuento a todos:
1,
6,
10,
20,
dicen que más de 100
gabachos colados aseguran 1500,
tecnócratas pagados por la SEP
dicen que 95 o 2020
A nadie le salen las cuentas.
Hay estados de la materia que se miden
por litros y galones,
pero la sangre no es medible
a diferencia del agua y el aceite,
heterogénea mezcla que separan para su conteo,
la sangre al separarse multiplicaría
los números que los noticieros esconden
Había demasiado blanco en esa plaza
pero eran banderitas de me rindo,
eran gentes y pañuelos apretando las muñecas,
asfixiando cualquier corazonada
el brazo izquierdo.

El moho cubre el Teocalli,
a las piedras que saquearon para construir
la capilla del señor Santiago.
El robo salpica con la lluvia,
por la rendija se asoman las zapatas,
hechas de huesos que aguantaron
la hambruna y los balazos.
Tlatelolco fue tianguis,
aún se escuchan los marchantes,
no hay trueque que cambie el tiro de gracia
cuando se regatea con batallones.
Quedaron apachurradas bajo el tianguis
las quejas ambulantes,
porque era el año de las olimpiadas
y en cada juego el batallón Olimpia
ofreció laureles al dios Estado
Muy magullado tenemos
el recuerdo,
para esos males no hay jarabe,
es un rencor que no sana la cortisona.
El Tianguis permanece
se ríe de nuestros insípidos reflejos ante un sismo,
de cómo moriremos
cuando sea el lago y no el ejército
el que termine de ahogarnos
El luto es el único que no pasa de moda,
a media asta lo saludan con la mano derecha
en cada ceremonia escolar,
Es una costumbre semanal por los caídos,
por eso los tianguis se ponen una vez a la semana.

Blanca Estela Reina Aguirre
Acapulco de Juárez

Mi universo

Dame la hoja en blanco de tu espalda,
cuando cansado reposes
sobre mi lecho, después de amar,
quiero sobre ese espacio de cuerpo
dibujar paisajes
escribir mil versos
que con cada trazo me acerquen a tu alma
que quiere volar

Puedo pensar, por ejemplo,
en un paisaje cercano,
la tarde que cae
tú y yo tocados de la mano
mirándonos a los ojos
hablándonos sin hablar

Siendo el anhelo callado
de escribir mis tristes veros
en la planicie dorada de tu espalda
¡mi universo!
Para que cuando te marches
arda tu espalda plagada de nostalgias
para hacerte que regrese
antes de que llegue el alba.

Aurora Esther Rosado Sarmiento
(Auramar)

Acapulco de Juárez
Llena la vida de detalles

¿Qué es un detalle?
pregunto si saber
¿Qué es una detalle?
contesta el soñador

Detalles es una flor
que en la calle vi
y que pensando en la amada
la corto porque sí

Detalle es todo aquella
que el sentimiento impulsa,
un hecho muy pequeño
pero que a todos gusta

El detalle no tiene fecha
pues detalle no sería,
y te llena todo el cuerpo
de una infinita alegría

Detalle, es una nota,
un verso, una canción,
que alimenta el cariño
la amistad y la pasión

El detalle, niña querida,
son los gestos del amor,
es lenguaje momentáneo
que te llena de ilusión

Llena la vida de detalles
sigue el consejo y así
el amor que tu prodigas
nunca, nunca, llegará al fin

Profa. Rafaela Avila (Grazziela)
Chilpancingo de los Bravo

A ti
¡Cuán lento pasan las horas
de mi penoso existir!
Tú que no sufres ni lloras
Alienta mi porvenir

A cada instante mis ojos
vierten llanto de dolor;
Tú que no pisas abrojos
devuélveles el fulgor

Si es tan triste mi existencia,
si es tan grande mi sufrir,
tú, que ignoras mi dolencia…
déjame mejor morir.

Areli Eunice Gómez Martínez
Acapulco de Juárez
Por las orillas de la cama

Mi cama es amplia…
fresca y en ella duermo sola
siempre lo había hecho
hasta que… ¡Te soñé!

Tuve unas alas que no sabían de encierros
hoy, ¡son felices esclavas!
Sus vuelos se circunscriben a tu abrazo.

Nunca antes había sostenido,
con tanto placer,
los pasos en reposo de un hombre
en la paz de mi cadera.

En tanto, y después, cierras los ojos.
Pero antes, tus y mis pupilas
alzaron ya el vuelo juntas.

Cóncavo el centro de tu espalda,
asidero de mis manos
que dibujan el ritmo que más me gusta…tú.

Descubrir, pese a la edad,
que eres, que soy,
que somos niños, nuevos, libres,
¡llanamente felices!

Una rosa violeta en la cintura,
Otra en el pecho
Y en la boca el sabor ensortijado de tu centro.

Cuando me muera
voy a llevarme sólo, y tan sólo,
el sabor agridulce de tu nombre,
a más de tu mirada y nuestro secreto.

Infierno, gloria, deber y querer,
duda y seguridad,
paradójica existencia que,
sin embargo…no cambio

Listón satinado
que ciñe el orgullo son los celos;
¿los has sentido? Tal vez no,
yo sí, y puedo asegurarte que matan

Hay distintos tipos de estrellas,
unas cantan y otras silenciosas son,
tu eres de las segundas pero has de saber
que en las dos caras que tienes,
la luz e inmensamente luminosa

(Areli Eunice es arquitecta, maestra, periodista y extraordinaria artista plástica).