EL-SUR

Sábado 19 de Junio de 2021

Guerrero, México

Opinión

No es el reparto, es el proyecto

Jorge Camacho Peñaloza

Abril 09, 2021

 

En la política es como en las matemáticas: todo lo que no es totalmente correcto, está mal.
Edward Kennedy.

Ya hemos dicho aquí que Acapulco es un municipio muy importante para Guerrero pero en general ha sido gobernado desde la perspectiva del parque Papagayo, es decir, desde una posición de poder. Quienes han estado el frente del municipio, en su mayoría, han llegado al palacio de la Cuauhtémoc en el contexto de una lucha por el poder y desde ese contexto lo han conducido, casi como vicegobernadores, desde una perspectiva de poder; otros más que han llegado ha sido porque traen desde sus lugares de origen una carrera política personal que con credencial de elector en mano se les atraviesa la idea de gobernar Acapulco.
En la actual contienda interna por la designación de los candidatos a presidente municipal de Acapulco, los partidos y coalición enfrentan dificultades que pueden llegar a ser determinantes en la decisión ciudadana de quién quiere que se haga cargo del gobierno municipal, y en esa contienda interna pueden cometerse errores que incluso afecten en la contienda por la gubernatura del estado, porque se trata del municipio en el que está poco más de un cuarto del electorado del estado. Un error grave en Acapulco y puede costar hasta la gubernatura.
Como en todo el país, en Guerrero, en el actual proceso electoral hay una contienda entre dos proyectos, el que encabeza Morena y el que abandera la colación Va por México de los partidos PRI, PRD y PAN, cada uno con sus respectivas propuestas programáticas, y en cada elección sea municipal, distrital local o federal o en elección por gubernatura estatal, lo que se está poniendo por delante es el proyecto por encima de los proyectos legítimos personales, el alineamiento debe ser con el proyecto más que con la aspiración personal.
En este proceso difícil es igualmente difícil pensar en postulación de candidaturas a la gubernatura del estado y a la presidencia municipal de Acapulco por simple reparto o porque yo puedo más que tú, no, como pocas veces ahora hay una contienda política de dimensiones nacionales y epocales, tiene que pensarse más en función del proyecto que de la aspiración personal. No puede pensarse en una coalición que si a un partido le tocó la gubernatura al otro el Palacio del Papagayo por simple reparto, aunque el candidato que postulen para el ayuntamiento no traiga reales niveles de competitividad ni se identifique con el electorado acapulqueño, ahí se puede abrir un boquete por el que se vayan muchos votos al frente contrario.
En esta contienda electoral el candidato a la presidencia municipal de Acapulco de la colación y de Morena tiene que tener competitividad real y que se identifique plenamente con el candidato a gobernador pero sobre todo con los acapulqueños, por origen o por idiosincrasia, porque puede haber quien aspire siendo nativo pero no se identifica con el proyecto o quien creyendo que le favorece el reparto no es nativo ni se identifica con el abanderado a la gubernatura, en cualquiera de los casos se debe tener cuidado en privilegiar el proyecto más que el reparto, una mala decisión hará que se divida el voto y poner en peligro el proyecto de la gubernatura sea para Morena o para Va Por Guerrero, en esta elección debe prevalecer el deber sobre el tener.

Vuela vuela palomita y ve y dile: A los que parten y reparten el pastel, que se pongan buzos, que no se trata de que se lleven la mayor parte, sino aportar más votos para que Guerrero y Acapulco queden en buenas manos.