EL-SUR

Viernes 27 de Mayo de 2022

Guerrero, México

Opinión

Nueva Ley de Protección del Clima de Alemania

Octavio Klimek Alcaraz

Noviembre 30, 2019

El Parlamento Alemán (Bundestag) ha adoptado el pasado 15 de noviembre, la Ley de Protección del Clima. Le Ley proporciona objetivos de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero con el objetivo de mitigar el cambio climático legalmente vinculantes para cada año y cada sector económico de manera individual. Esto convierte a Alemania en el primer país en tener una hoja de ruta vinculante hacia la neutralidad de las emisiones de gases de efecto invernadero. Si un sector se desvía del curso, un mecanismo de seguimiento vinculante actúa como una red de seguridad. El objetivo de la neutralidad de los gases de efecto invernadero en 2050 queda así consagrado por ley por primera vez. La Ley ahora tiene que pasar el Consejo Federal para después ser vigente, lo que se considera una mera formalidad. Alemania obtiene así una hoja de ruta vinculante de protección climática y reglas claras (https://www.bmu.de/gesetz/entwurf-eines-gesetzes-zur-einfuehrung-eines-bundes-klimaschutzgesetzes-und-zur-aenderung-weiterer-vor/).
El objetivo de esta ley es garantizar el cumplimiento de los objetivos nacionales de protección climática y el cumplimiento de los objetivos europeos. La base para esto es el compromiso de Alemania en el Acuerdo de París dentro de los mecanismos de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático. El objetivo es limitar el aumento de la temperatura promedio global a muy por debajo de dos grados centígrados, y posiblemente a 1.5 grados centígrados por encima de los niveles preindustriales, para minimizar el impacto del cambio climático global. También tiene como objetivo apoyar el compromiso de Alemania en la cumbre climática de la ONU, del pasado 23 de septiembre en Nueva York, para perseguir la neutralidad de los gases de efecto invernadero, como un objetivo a largo plazo para 2050. Hasta ahora, el objetivo del gobierno federal para 2050 había sido una reducción de CO2 del 80 al 95 por ciento.
Así, el objetivo de la neutralidad de los gases de efecto invernadero en 2050 para Alemania está por primera vez consagrado en la legislación. De hecho, está en el artículo primero de la Ley. Se trata de lograr el equilibrio entre las emisiones de gases de efecto invernadero de fuentes de carácter antropogénico y la absorción de dichos gases a través de sumideros.
El corazón de la Ley compromete a todos los ministerios relevantes del gobierno alemán a la reducción de gases de efecto invernadero. La Ley de Protección del Clima garantiza que el objetivo climático general para 2030 (55 por ciento menos de bióxido de carbono equivalente en comparación con 1990) se logre de manera confiable.
Los objetivos sectoriales claramente cuantificados y verificables para cada año entre 2020 y 2030 se aplicarán a las emisiones de bióxido de carbono equivalente en cada sector de manera individual, al sector de la energía, del transporte, de la agricultura, edificios, residuos, por citar algunos. Estos objetivos son, por lo tanto, la señal clara para que todos los sectores se preparen a tiempo para una economía sin energías fósiles. También indica que en 2025 el gobierno federal tendrá que establecer reducciones anuales de emisiones para el periodo posterior a 2030, que señalarán el camino hacia la neutralidad de los gases de efecto invernadero en 2050 con más detalle.
El objetivo 2040 y otros objetivos intermedios se determinarán por ordenanza con el consentimiento del Bundestag en 2025 (numeral 6 de la Ley). Hasta entonces, también se conocerá lo que sucederá a nivel de la Unión Europea, por ejemplo, y lo que eso significa para los objetivos alemanes.
Al mismo tiempo, cada año, la Agencia Federal de Medio Ambiente de Alemania y un consejo de cinco expertos independientes de diferentes disciplinas controlarán si un sector emite demasiados gases de efecto invernadero. Así, se establece un conjunto fijo de reglas que entrarán en vigencia de inmediato en caso de que las medidas disponibles no sean suficientes. En el caso de que un sector se desvíe de la ruta de reducción, la Ley obliga a los ministerios responsables a tomar medidas inmediatas. Está obligado a desarrollar un programa inmediato, con el cual la propia área de responsabilidad vuelve a su curso. Esto identifica claramente quién es responsable de contrarrestar el curso del cambio climático, y, por lo tanto, está legalmente garantizado que Alemania alcanzará sus objetivos climáticos en el periodo.
El consejo de expertos independientes sobre cuestiones climáticas previsto en el proyecto de ley revisará los datos de emisiones recopilados anualmente por la Agencia Federal del Medio Ambiente, incluidas las asignaciones de su sector, y los evaluará. Esto formará la base para nuevas acciones. Si el consejo identifica que un sector no cumple con su meta de reducción, el ministerio responsable debe presentar un programa de emergencia al gabinete climático dentro de los siguientes tres meses. El gabinete tomará la decisión final sobre medidas adicionales.
El trabajo del consejo de expertos sirve a la transparencia necesaria para garantizar el seguimiento inmediato del objetivo en caso de que se pierda un objetivo en un sector. Tiene, por así decirlo, una “función notarial”. Igualmente, el Bundestag y el gobierno federal también podrán encargar al consejo de expertos informes especiales.
Asimismo, los organismos asesores en política federal también pueden opinar sobre el contenido político si es necesario (por ejemplo, el Consejo Asesor Alemán sobre el Medio Ambiente, el Consejo Asesor Alemán sobre el Cambio Global o el Consejo de Sostenibilidad).
La mayoría de las medidas del Programa de Protección del Clima 2030 comienzan a tener efecto a partir del próximo año. En la primavera de 2021, el mecanismo de control de la Ley de Protección del Clima se aplicará por primera vez, y se considerarán las emisiones del 2020. En caso de que sea necesario un seguimiento, es decir, si se incumplieron los objetivos en uno o más sectores, el ministerio responsable tiene tres meses para presentar un programa inmediato para que los objetivos anuales del sector se logren nuevamente en el año siguiente.
La Ley dice que el gobierno federal puede “cambiar las emisiones anuales de los sectores”. Pero es importante enfatizar que el gobierno federal solo puede cambiar las metas individuales si se asegura que se logre la meta general. La compensación solo es posible en la medida en que también lo permita la legislación europea. En este contexto, el ETS de la UE (sector energético y grandes plantas industriales) y el área denominada no ETS (transporte, edificios, plantas industriales más pequeñas, agricultura, otros) se consideran por separado. Si un sector excede el objetivo de ahorro, esto puede en principio compensarse con otros. De esta manera, permanecen abiertos a la tecnología y es posible reaccionar ante las innovaciones y el creciente acoplamiento sectorial. Es un mecanismo, que ubica de manera primordial a la protección climática, al tiempo que proporciona la flexibilidad necesaria.
Debe señalarse que Alemania se retirará de las centrales eléctricas de carbón para 2038 a más tardar, y si es posible antes. La comisión del carbón ha acordado esto con un amplio consenso social. Parte del acuerdo también son pasos intermedios, es decir, el cierre gradual de las centrales eléctricas de carbón hasta dicho año. En principio, estos pasos intermedios dan como resultado una reducción lineal de las emisiones de gases de efecto invernadero, que así se reducen de la manera más constante posible. Pero incluso reducciones más grandes son posibles y útiles, porque la Ley de Protección del Clima no establece requisitos adicionales.
Es cierto que al estimar los efectos de las medidas planificadas existen grandes incertidumbres. Primero, porque las suposiciones sobre el desarrollo tecnológico, los precios del mercado mundial de productos básicos, el desarrollo de la demanda y la economía están sujetos a incertidumbres. Por otro lado, porque hay numerosas interacciones entre las medidas individuales, incluido el precio planificado del bióxido de carbono equivalente.
En conclusión, Alemania llega con compromisos claros a la COP 25 en España. Creo en lo personal, que esta Ley debe ser considerada para una futura revisión de la Ley General de Cambio Climático del país. Si algo caracteriza es su orden y seguimiento preciso de sus planes.