EL-SUR

Martes 30 de Noviembre de 2021

Guerrero, México

Opinión

Nuevo director de Canal 11

Humberto Musacchio

Febrero 01, 2021

Nuevo director de Canal 11

Muy criticado ha sido el nombramiento de Carlos Brito Lavalle como director de Canal 11, pues el muchacho, con apenas dos años de experiencia en medios y 25 de edad, fue jefe de Adquisiciones y Operaciones de la citada emisora y coordinó el soporífero programa Aprende en casa. Llegó a la emisora del Politécnico de la mano de José Antonio Álvarez Lima, hasta hace unos días director del mismo canal, quien a su paso por el Senado hizo a Brito Lavalle secretario técnico de la Comisión de Radio, Televisión y Cinematografía de la llamada cámara alta. Con el flamante e imberbe director de XHIPN se cumple aquello de que los funcionarios del actual gobierno deben ser 90 por ciento fieles y diez por ciento eficientes, además, claro, de contar con buenas palancas. En su favor, puede decirse que difícilmente será más inepto que Enriqueta Cabrera y otros burócratas que han pasado por el Canal 11.

Renzo no es menso

El Diario Oficial de la Federación informó que será hasta marzo (esperemos que de este año) cuando se disponga de un plan maestro para el faraónico proyecto del Nuevo Bosque de Chapultepec. De ahí que los reporteros le preguntaran a Alejandra Frausto la razón de que el proyecto cuente con un enorme presupuesto si ni siquiera se sabe dónde están ni adónde se dirigen los estudios, porque en los años anteriores se erogaron miles de millones de pesos en algo que ni siquiera ha pasado del escritorio. Como se dice que Renzo Piano será el encargado de la onerosa obra (costará un total de 30 mil millones de pesos, si bien nos va), alguien preguntó cuánto cobrará el célebre arquitecto italiano, a lo que la señora Frausto respondió que no será el gobierno quien pague los honorarios, sino el sector privado. Tal vez, pero no dijo a cambio de qué, porque como es explicable, habiendo tanto dinero sobran los que buscan una tajada, y son varios los compadres de Gabriel Orozco que ya olieron el billete, lo que denunció el Frente Ciudadano en Defensa y Mejora de Chapultepec, pues avanza alegremente el reparto de contratos para favorecer a los amigos.

El retrato de Gabriel Zaid

Una consecuencia de otorgar nombramientos a personas ajenas al cargo que deben desempeñar es, como ahora lo aprendió Lucina Jiménez, que sus errores dañan a las instituciones que les dan cabida. Gabriel Zaid se opone a la difusión de su imagen, lo que es archisabido en el ámbito cultural, pero no necesariamente en Bellas Artes. La Coordinación de Literatura del INBA quiso quedar bien con el autor de El progreso improductivo, quien cumplió 87 años, e hizo circular en internet una foto que alguien supuso era de Zaid, pero que resultó del español Tomás Segovia. Por su parte, la Coordinación de Difusión Cultural de la UNAM –sí, la misma que encabeza Jorge Volpi– publicó varios poemas del susodicho (¿le pagarán derechos de autor?) y una imagen de Zaid a quien presentaron como “uno de los mayores promotores de la obra de Octavio Paz”, pese a que don Gabriel, amigo cercano de Paz, no puede ser considerado su panegirista. Un personaje público en una reunión pública es fotografiable, pero no en la intimidad donde tiene todo el derecho a no ser molestado.

Alfonso de Maria y Campos

Alfonso de Maria y Campos –dice Gilberto Meza, quien fuera su jefe de prensa en el INAH– “era un hombre sencillo, entendía que la labor cultural era la base del entendimiento en un país tan diverso como el nuestro. Quizás por ello se interesaba profundamente en la difusión, porque sabía cual era su utilidad. Como funcionario formado en el servicio exterior, era ordenado, pulcro, cuidadoso… y como director fue un hombre que dejaba hacer, pero exigía resultados. Los años que dirigió el INAH fueron algunos de los mejores de esa institución por su impulso a la investigación y la exploración. Sus resultados se pueden apreciar por el trato que le dieron los medios a su gestión. Sin embargo, jamás buscó promover su figura, su nombre, y tampoco aprovechó el puesto para trepar, lo que es tan común en la mediocridad de nuestra burocracia cultural. Alfonso no lo necesitaba. Era un hombre culto, de los que apuestan por dejar un legado en sus obras y su trabajo. Uno de esos mexicanos que se extrañan”.

Breviario…

Falleció Beatriz Barba Ahuactzin, quien nació en la Ciudad de México en 1928. Fue profesora normalista y gracias a su inteligencia, tenacidad y fuerza de ánimo se convirtió en la primera arqueóloga mexicana, cuando no era bien visto que las mujeres participaran en trabajos de campo que las alejaban del hogar. Profesora e investigadora, gestionó exitosamente la creación del Museo de las Culturas, del que fue subdirectora durante 13 años. Pese a su extraordinario aporte a la identidad femenina, siempre llevó los apellidos de su esposo, Román Piña Chan. @@@ Giovana Jaspersen García dejó de ser la secretaria de Cultura de Jalisco. No se conoce aún a su sucesor, pero dice Juan José Doñán que “como la capacidad de empeoramiento en la administración pública suele ser infinita”, sería muy arriesgado decir que con la gestión de la señora Jaspersen “se tocó fondo en la historia estatal de la administración de las musas”.