EL-SUR

Sábado 01 de Octubre de 2022

Guerrero, México

Opinión

Para saber que no se sabe

Ana Cecilia Terrazas

Mayo 30, 2020

AMERIZAJE

Hace algunos años solía reportear y publicar, con meridiana regularidad, cuáles eran las definiciones, acepciones y valoraciones de la palabra y concepto cultura por parte de los presidentes o ex presidentes de la República.
La intención era conocer, de botepronto, la cultura puesta en los hombros de quienes orientarían nuestras políticas sobre ese legado individual y colectivo de obras tangibles o intangibles consideradas herencia de la humanidad a su paso por la vida, el espacio y el tiempo.
En la revista Cambio del 24 de marzo de 2002, se publicaron algunas.
Luis Echeverría Álvarez: “Para mí la cultura son los valores sociales, éticos, cívicos, pensando en mi país”.
José López Portillo: “Bueno, la tengo muy madurada. Es la inserción de los fines humanos en la naturaleza. El ejemplo más clásico es el cultivo del campo. La tierra se cultiva cuando el hombre inserta su fin alimenticio labrando la tierra. Está cultivando la tierra para que sea generosamente fértil. Entonces es la cultura como fin y es toda la inserción de los fines humanos en la naturaleza. Incluso cuando el hombre inserta sus propios fines de convivencia en su propia naturaleza humana, realiza esa cosa maravillosa que es la política, la política como cultura, como inserción de sus fines en la naturaleza, está cultivando su naturaleza”.
Miguel de la Madrid Hurtado: “Es la explicación del mundo y la transformación del mundo al mismo tiempo. Se explica uno el mundo y eso es cultura, y después se lo explica uno, influye sobre el mundo y eso es cultura”.
Carlos Salinas de Gortari: “La cultura es una manifestación fantástica en el terreno estético, pero también en el comportamiento individual, en las convicciones, en la forma de ver la vida cotidiana (…) Las manifestaciones estéticas y artísticas en México son de una gran fuerza y sensibilidad en las letras, la música, la pintura, la danza (…) Cuando se trata de definir entramos en cartabones. Insisto mucho en la importancia de la cultura como esencia fundamental de los mexicanos (…) Nuestra cultura es policultural y, después de todo, ¿cuál no? (…) Me parece que lo más importantes es el respeto a la libertad de creación (…).
Ernesto Zedillo no quería dar entrevistas al terminar su administración y Vicente Fox, para otra revista, cuando era candidato, dijo: “Cultura es la preparación más amplia de conocimientos por encima de la propia educación y que abarca todos los campos del conocimiento, de las ciencias, de las artes. El arte es la realización concreta de las personas en cuanto a la expresión de sí mismas o los objetos, las ideas, la palabra” *.
Quizás equivocadamente no repetí el ejercicio con Felipe Calderón Hinojosa, Enrique Peña Nieto o Andrés Manuel López Obrador.
La inquietud rebrota, junto con los contagios coronavirusianos, cuando esta semana casi 4 mil personas salen a defender los recintos museísticos** como espacios fundantes del ejercicio y disfrute cultural.
En un borrador del desplegado que dirigieron al presidente López Obrador, decían “…la cultura no es un lugar de consagración, sino uno de exploración y desarrollo del pensamiento crítico y subjetivo; se entiende como un medio de emancipación y un factor que propicia la reflexión sobre la condición humana”.
Así es. Pero también la cultura en su expresión más obvia nos ayuda con el rediseño de rutas para el tránsito vital y es acompañante cotidiano imprescindible.
Ejemplo. Durante esta cuarentena, bailarines, escritores, músicos han colocado en redes sociodigitales, al alcance de millones, producciones antes reservadas para algunos cuantos. De hecho, los propios recorridos virtuales a través de los museos más importantes del mundo, de repente, estuvieron mucho más al alcance para más personas.
La cultura abarca honduras de las cuales estamos orgullosos como raza cósmica y como país. Nos orienta ante lo imprevisto y nos hace saber qué no sabemos o que hemos arribado a sitios desconocidos. Es la única que puede poner alto a la ignorancia.
Y ese freno urge hoy y ahora, porque sólo desprovistos de cultura es que escenificamos agresiones a enfermeras, médicos, policías dispersadores de Covid-fests o personal sanitizador.
Sólo con cultura se podrán superar las creencias de que el virus no existe o que los médicos te infectan para extraerte alguna sustancia.

*https://www.letraslibres.com/mexico/entrevista-cardenas-fox-y-labastida
**https://promuseos.wordpress.com/

@anterrazas