EL-SUR

Sábado 01 de Octubre de 2022

Guerrero, México

Opinión

Participación y consulta ciudadana en el Promarnat

Octavio Klimek Alcaraz

Agosto 31, 2019

Del 14 al 29 de agosto, la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), convocó al proceso de Participación y Consulta Ciudadana para desarrollar el Programa Sectorial de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Promarnat), en el marco del Plan Nacional de Desarrollo (PND) 2019-2024 (Diario Oficial de la Federación del 13 de agosto de 2019).
Fueron convocados la sociedad en general, los pueblos originarios, autoridades comunitarias, autoridades tradicionales indígenas, organizaciones obreras, empresariales, de la sociedad civil no lucrativas, instituciones académicas especializadas sobre las cuestiones ambientales y demás personas interesadas en aportar recomendaciones y propuestas que deberán ser tomadas en cuenta para la elaboración del Promarnat 2019-2024.
En el texto de la convocatoria se declara, que la misma, se funda en el artículo 4 constitucional que establece el derecho de toda persona a un medio ambiente sano para su desarrollo y bienestar, y determina la responsabilidad del Estado de garantizar el respeto a ese derecho. En tanto, el artículo 25 otorga al Estado la rectoría para garantizar un desarrollo nacional integral y sustentable.
Conforme a la convocatoria, en los foros se abordaron las siguientes prioridades de la política ambiental de la Semarnat:
1.- Hacer política pública desde el reconocimiento de las condiciones de emergencia medioambiental que se viven en las diferentes regiones del país y desde la visión territorial.
2.- Hacer política pública desde la sustentabilidad biocultural y la resignificación de lo ambiental desde una perspectiva socioecológica.
3.- Hacer política pública con enfoque de género y de igualdad sustantiva de las mujeres.
4.- Celebrar y fortalecer las luchas medioambientales y de defensa de la vida y animar la constitución de una ciudadanía que participa activamente en las decisiones sobre el medio ambiente.
5.- Recuperar la rectoría del sector ambiental, asegurando un cumplimiento irrestricto de la normatividad vigente y la actualización de la normatividad ambiental.
6.- Impulsar una racionalidad ambiental y productiva sustentada en el conservar produciendo y en el producir conservando.
7.- Impulsar la transición energética y un desarrollo ambiental con dimensión humana.
8.- Promover el diálogo e inclusión de las concepciones y saberes pluriculturales de la nación, para conservar, usar y manejar los bosques, el agua, el suelo, la diversidad biológica y los recursos naturales.
9.- Proteger e impulsar los territorios indígenas y campesinos como espacios donde se mantienen formas ancestrales de relaciones con el ambiente y se gestan nuevos modelos organizativos y paradigmas civilizatorios.
10.- Impulsar una conciencia ambiental que reconoce la gravedad del deterioro medioambiental, que asume responsabilidad y denuncia y se involucra en las decisiones sobre el medio ambiente.
Si uno lee con atención estas prioridades de política ambiental de la Semarnat, comprenderá que se está dando toda una revolución no sólo en el lenguaje, sino también en los conceptos tradicionales usados hasta ahora en la política ambiental en México. Si el Promarnat logra aterrizar en acciones y metas concretas está prioridades, el país estará muy cambiado en los asuntos ambientales y de los recursos naturales para el fin del sexenio en el año 2024. Con estas prioridades, se entiende que la defensa de la naturaleza, es la defensa de los seres humanos, en especial los más desprotegidos. Es evidente además, que la orientación es hacia la defensa de los territorios, sobre todo aquellos que por su gran patrimonio biocultural deben ser conservados y aquellos, que por su problemática social y ambiental se encuentran sujetos a emergencia ambiental a lo largo y ancho del país. Pero sobre todo impulsar política ambiental basada en una mayor participación de la sociedad en los asuntos ambientales y de los recursos naturales.
Como la convocatoria lo señala, fueron realizados ocho foros regionales a lo largo y ancho del país. En lo personal, me tocó estar presente en el penúltimo foro, el del Pacífico Sur el pasado miércoles 28 de agosto. Entiendo, que gracias al apoyo y organización de la Universidad Autónoma de Guerrero, este foro ha sido el de mayor participación y asistencia, un reconocimiento por ese esfuerzo a los integrantes de la UAG. Durante la inauguración, la bienvenida fue realizada por el rector de la UAG, el doctor Javier Saldaña Almazán, quién manifestó el compromiso de la UAG con el medio ambiente y los recursos naturales, y al cual le agradezco las palabras hacia mi persona, Posteriormente tomaron la palabra el delegado del gobierno federal en Guerrero, el licenciado Pablo Amílcar Sandoval Ballesteros, quien en su intervención asumió una clara defensa del medio ambiente y la naturaleza en Guerrero. Finalmente, el Secretario de Medio Ambiente y Recursos Naturales del gobierno federal, doctor Víctor Manuel Toledo Manzur, quien además de ser un reconocido hombre de ciencia, es el actual responsable de impulsar la política ambiental a nivel nacional.
Dijo muchas cosas importantes el doctor Toledo, para muchos de los ahí presentes fueron buenas nuevas. De manera contundente el gobierno federal a través de la Semarnat no va seguir promoviendo las grandes represas como La Parota, no al fracking, no a los transgénicos, dejar de pensar en el impulso a la minería a gran escala. Pero no fue el no por el no, sino señalando que a todas estas obras y actividades hay alternativas reales basadas en los prioridades de política ambiental antes expuestos. El doctor Toledo hizo un reconocimiento a los defensores ambientales, en especial a los que han sido muertos por defender a la naturaleza. En Guerrero, esto es muy importante viniendo de un secretario del gobierno federal ya que se llevan años de resistencia y de sacrificio de muchos hombres y mujeres defensores ambientales a los que ellos y sus seres queridos no se les ha hecho justicia.
Posteriormente se realizaron las mesas de trabajo con nutrida participación de los presentes. No voy a entrar al detalle de lo expuesto en las mismas, simplemente decir que hubo más de un centenar de participantes. En fin, creo que a pesar de los denuestos y hasta equivocaciones del nuevo gobierno federal –en especial la reducción presupuestal al sector en su conjunto–, el balance de este primer año de gobierno en lo ambiental es más que positivo, los vientos de cambio en el ambiente son más que favorables.