EL-SUR

Sábado 19 de Junio de 2021

Guerrero, México

Opinión

Pegasus sí existe

Jorge Camacho Peñaloza

Junio 23, 2017

El que se dedica a la política lucha por el poder, bien como medio para lograr otros fines, ideales o egoístas, o bien para alcanzar el poder por el poder, es decir, para disfrutar del sentimiento de prestigio que el poder confiere. Max Weber.

El ocaso del actual régimen político que representa el PRI deviene de su más alta prioridad de origen, que es el hacerse, controlar y mantener el poder a costa de reducir al adversario, con todos los medios al alcance, fieles a la prédica del fin justifica los medios, incluidos la intimidación a los movimientos sociales, el fraude, la desaparición y el espionaje.
Esta ambición y codicia enfermiza por el poder provocó en el régimen priista que predomina en el sistema político del país, que sus gobernantes dejaran en segundo plano los temas del desarrollo, bienestar y democracia sociales, en donde crónica y anacrónicamente acabaron por demostrando desinterés, torpeza e ineficiencia, de ahí que casi tres cuartas partes de la población viva en condiciones de pobreza y a la delincuencia la vean tan normal que saben convivir y coexistir con ella hasta la permisividad, por ello en este sexenio se ha incrementado históricamente la violencia y los homicidios dolosos para ser el sexenio más violento en la historia del país.
Por eso es que la sociedad palpa, no solo en la percepción sino en los hechos, que vivimos en el mundo al revés, en el que los que hacen trampa ganan, los que comenten corrupción son listos, en el que quienes deben perseguir y encarcelar a los delincuentes se llevan con ellos como grandes amigos, que hasta compadres y socios los hacen, y en el que lugar de investigar a quienes tienen como propósito afectar a la sociedad, la vida, patrimonio y derechos de las personas, mejor espían a los defensores de estos derechos, a periodistas que investigan la corrupción y las violaciones a los derechos humanos.
El propósito de mantenerse en el poder de manera enfermiza, hasta inmoral, perdiendo toda proporción de la realidad, ha llegado muy lejos y dañado mucho al país, con una corrupción, delincuencia y malísimos gobiernos enseñoreados a lo largo y ancho de territorio nacional, al grado de que quisieran ver a los mexicanos empobrecidos, sufriendo secuestros, extorsión y la inseguridad, vitoreándolos.
No va a ser posible, sus yerros, el hecho de que haya mexicanos más conscientes de sus derechos, medios de comunicación más independientes del poder, proyectos políticos genuinos y adversarios al priismo, va a lograr desterrar esta forma de gobernar a la que solo le interesa en poder.
El fraude en el Estado de México y en Coahuila, el uso de sofisticados sistemas de espionaje como el Pegasus contra periodistas, líderes de opinión y defensores de derechos humanos  y el grave retroceso en el actual sexenio en el combate a la delincuencia organizada, son temas que deben abordarse en todos los foros y arenas posibles para develar la realidad que desde el gobierno federal no ven, el país no puede estar en manos de ciegos y en quienes de forma enfermiza solo quieren mantenerse en el poder. A Miguel Ángel Osorio Chong en lugar de comprometerse a una investigación por el presunto ilegal e inmoral espionaje con Pegasus, sólo le alcanzó para decir nosotros no fuimos. Entonces Pegasus sí existe.
Vuela vuela palomita y ve y dile: A toda la paisanada que ya estuvo bueno tener gobiernos que sólo les interesa el poder llevándonos la tiznada, o le vamos dando por otra calzada o esto va a seguir sin pasar nada.