EL-SUR

Lunes 29 de Noviembre de 2021

Guerrero, México

Opinión

Peña Nieto, el informe y Donald Trump

Marcial Rodríguez Saldaña

Septiembre 01, 2016

La rendición de cuentas y la transparencia son aspectos esenciales para la democracia. Todos los servidores públicos en razón de la representación y encargo que ostenten en cualquiera de los órganos de poder del Estado –ejecutivo, judicial, legislativo, órganos autónomos y cualquier ente de gobierno– están obligados a dar cuenta de sus actos en forma pública y con el máximo de transparencia, de manera particular el presidente de la República quien detenta la jefatura del Poder Ejecutivo y la representación del Estado.
1.- Durante la época de partido único y luego hegemónico, el presidente de la República acudía al Congreso de la Unión, ante senadores y diputados federales a dar cuenta del estado que guardaba la administración pública del país, pero más que rendir cuentas ante el Poder Legislativo, el acto se tornaba en un evento de alabanzas, de sometimiento y abdicación de las funciones de control y vigilancia de los legisladores frente al Poder Ejecutivo; era un ritual de tipo monárquico que rompía con las tradiciones republicanas de separación de poderes, de un sistema de controles y contrapesos que se traducía en el dominio del presidente de los demás poderes del Estado.
2.- La lucha de los ciudadanos fue abriendo los cauces del pluralismo político en el Poder Legislativo federal mediante la participación de fuerzas opositoras al régimen autoritario, y fue así que el ritual del informe presidencial se transformó en un acto de debate público, de cuestionamiento, de crítica al ejercicio de gobierno, de control y vigilancia de la administración pública. La ruptura del modelo de informe tradicional de pleitesía con el nuevo formato de deliberación fue recibido como una afrenta al presidente de la República acostumbrado a los honores más que a la rendición de cuentas al pueblo, y es por ello que los legisladores afines al régimen autoritario abdicaron su función de control al Poder Ejecutivo.
3.- El informe del presidente de la República se ha convertido por una parte en un simple acto burocrático de entrega de un documento escrito a los miembros del Congreso de la Unión, quienes cumplen un ritual irrelevante ante los secretarios de los despachos de la administración pública sin ningún mecanismo de control y vigilancia de las funciones del gobierno, pero por otra parte, se creó otro ritual en donde el jefe del Poder Ejecutivo generalmente en el Palacio Nacional ha emitido un discurso político ante la misma clase política de aduladores que han aplaudido la buena salud de la nación, a pesar de que ésta viva las peores crisis de inseguridad, de corrupción, de inestabilidad económica y desigualdad social.
4.- Ante la creciente pérdida de la popularidad de Peña Nieto han ideado un nuevo formato del informe que consiste en una reunión con 300 jóvenes, que no tienen ninguna representación popular ni de su generación, para que con preguntas a modo el presidente de la República se luzca en redes sociales y transmita la imagen ante los jóvenes del país de que todo está bien. ¿Quién seleccionó a los jóvenes para esta reunión? ¿Les darán información previa sobre el informe para que estén en condiciones de hacer preguntas sobre los grandes problemas de México? ¿Quién diseñó este talk show? Este encuentro con los jóvenes no tiene ninguna repercusión institucional, pero es muy grave que la vida republicana de la nación la quieran transformar en un espectáculo mediático.
5.- En medio de los escándalos por el comportamiento del amigo de Peña Nieto, el director de la Comisión Nacional del Deporte en los recientes juegos olímpicos, del pago del impuesto predial de un departamento en Miami de la presidenta del DIF Angélica Rivera esposa del presidente por parte de sus amigos, de las críticas fundadas por la falta de rendición del informe al pueblo, se les ocurre una reunión en Los Pinos con el candidato del Partido Republicano a la presidencia de Estados Unidos Donald Trump quien es enemigo declarado de los millones de migrantes mexicanos, quien representa las posturas más conservadoras, racistas y las políticas más neoliberales con las cuales ha coincidido la gestión de Peña Nieto.
6.- Esta decisión de Peña Nieto de recibir en Los Pinos a Donald Trump es un grave error en la política internacional del gobierno mexicano, toda vez que tendrá efectos negativos en la relación con la candidata del Partido Demócrata Hilary Clinton, quien mantiene una postura más cercana a los derechos de los migrantes. ¿Por qué Peña Nieto recibió primero a Donald Trump que a Hillary Clinton? ¿Es un mensaje de su prioridad en las elecciones presidenciales en Estados Unidos? ¿Qué va a pasar si como se anticipa Hilary Clinton gana la presidencia de Estados Unidos? Lo más correcto es que Peña Nieto se esperara a que pasaran las elecciones de noviembre –ya sólo faltan nueve semanas– para reunirse en todo caso con la presidenta o presidente electo, pero no. ¿Quién le aconsejo y porqué decidió esto Peña Nieto? Lo cierto es que tendrá severas repercusiones en la relación de México con Estados Unidos.

[email protected]
Twitter: @marcialRS60