EL-SUR

Lunes 06 de Diciembre de 2021

Guerrero, México

Opinión

Peña Nieto y la inseguridad en Guerrero

Marcial Rodríguez Saldaña

Mayo 27, 2016

El Estado de Guerrero desafortunadamente se mantiene en notas internacionales y nacionales como una entidad envuelta en un torbellino inacabable de inseguridad. No existe ninguna duda que su entorno geográfico es maravilloso, con sus bosques aún abundantes en la Sierra Madre del Sur, sus ríos aún caudalosos como el Balsas y el Papagayo, sus presas, lagunas en las costas, su fauna, sus plantas con flores que embellecen sus campos, sus litorales marítimos con abundantes especies, sus aguas cálidas del océano Pacífico y playas como atractivos para el esparcimiento, sus distintas regiones con una riqueza cultural y sobre todo su gente generalmente noble y trabajadora; pero todas estas cualidades se diluyen en el espectro nacional y mundial a causa de la violencia.
1.- El gobierno de Enrique Peña Nieto incluyó dentro del Plan Nacional de Desarrollo un eje denominado México en paz, en donde señaló: “En México, debemos fortalecer nuestro pacto social, reforzar la confianza en el gobierno, alentar la participación en la vida democrática y reducir los índices de inseguridad. Aspiramos a una sociedad en donde todas las personas puedan ejercer plenamente sus derechos, que participen activamente y cumplan sus obligaciones en el marco de una democracia plena; y que, por lo mismo, ninguna persona en México se enfrente a la falta de seguridad…” Este es uno de los compromisos esenciales que asumió su gobierno, pero que sin embargo, ha quedado sólo como letra escrita en papel, como un discurso demagógico, puesto que la inseguridad se acrecienta como un fenómeno que corroe a la población.
2.- Después de los asesinatos y desaparición forzada de los normalistas de Ayotzinapa, Peña Nieto anunció el 27 de noviembre del 2014, desde el Palacio Nacional en un mensaje a la nación, una serie de medidas para combatir la inseguridad como iniciativas de ley para reorganizar las policías, otra para inhibir la complicidad de autoridades municipales con la delincuencia y otra más para delimitar las competencias de los distintos órdenes de gobierno, federal, estatal y municipal en la lucha contra el delito, así como un fuerte despliegue de tropas en diversas entidades de la república, entre ellas Guerrero.
3.- El 27 de octubre del 2015, día de la toma de posesión del actual gobernador, por ordenes de Peña Nieto, el gabinete de seguridad encabezado por el secretario de Gobernación Miguel Ángel Osorio, y con la presencia de los secretarios de la Defensa Nacional, de la Marina, de la procuradora general de la República, del comisionado nacional de seguridad, se reunieron en Acapulco para anunciar el relanzamiento de un Plan de Seguridad, consistente en acciones para resarcir el “tejido social” y fortalecer la presencia de fuerzas federales en las regiones más críticas de Guerrero, y con ello disminuir los índices de inseguridad.
4.- Peña Nieto estuvo en Acapulco el 12 de enero pasado, y anunció acciones por un “Guerrero en paz”, expuso que además del turismo sean otras actividades económicas las que identifiquen a esta entidad, que no fuese señalada por sus niveles de inseguridad y de violencia que han asolado a Guerrero en los últimos meses y años, por lo que se iban a evaluar periódicamente las estrategias focalizadas en las diferentes regiones de Guerrero que permitieran lograr las condiciones de seguridad que exige la sociedad. El 2 de mayo estuvo Osorio Chong en Acapulco, y este martes 26 regresó de nuevo al puerto, para anunciar nuevas medidas de combate a la inseguridad.
5.- Muchos planes, muchas reuniones, muchos anuncios de Peña Nieto, para combatir la inseguridad y dar tranquilidad a los guerrerenses. A casi tres años de las tormentas Ingrid y Manuel, aún no terminan todas las obras para resarcir los daños que ocasionaron; en los casi tres años y medio de su gobierno, no se ven las obras importantes que cambien la pobreza, que combatan la desigualdad social, que eleven el nivel de vida de la mayoría de la población. Lo que se ve es más miseria, más desempleo, más jóvenes sin oportunidades, más restricción a los derechos sociales y políticos, y una sociedad atemorizada, que no ve resultados tangibles para tener seguridad y vivir en paz.

[email protected]
Twitter: @marcialRS60