EL-SUR

Sábado 01 de Octubre de 2022

Guerrero, México

Opinión

Perspectiva Mundial sobre la Diversidad Biológica 5

Octavio Klimek Alcaraz

Septiembre 26, 2020

En la segunda reunión de la Conferencia de las Partes del Convenio sobre la Diversidad Biológica (CDB) de la ONU, celebrada en Jakarta, Indonesia, en noviembre de 1995, se convocó a la preparación de un informe periódico sobre la diversidad biológica: la Perspectiva Mundial sobre la Diversidad Biológica (PMDB). Se sugirió que la PMDB aportaría un resumen del estado de la diversidad biológica y un análisis de los pasos que la comunidad mundial estaba dando para asegurar la conservación y utilización sostenible de la diversidad biológica y la participación equitativa de los beneficios que se deriven del uso de los recursos genéticos. Anteriormente se habían publicado cuatro ediciones de la Perspectiva (2001, 2006, 2010, 2015).
En dicho contexto, la Perspectiva Mundial sobre la Diversidad Biológica 5 (PMDB 5), fue presentada el pasado 15 de septiembre por el Convenio sobre la Diversidad Biológica de la ONU (CDB) (https://www.unenvironment.org/es/resources/informe/perspectiva-mundial-sobre-la-diversidad-biologica-5#:~:text=La%20Perspectiva%20Mundial%20sobre%20la,20%20Metas%20de%20Aichi%2C%20cuyo).
La estructura de la PMDB5 se desarrolla en 254 páginas de texto en español, y se divide en tres secciones:
1.- Introducción, que recapitula las conclusiones de la PMDB3 y la PMDB4, subraya la importancia de la conservación de la biodiversidad para lograr los Objetivos de Desarrollo Sostenible establecidos en 2015, así como el Acuerdo de París sobre cambio climático de 2016.
2.- Diversidad biológica en 2020: proporciona un “veredicto” sobre las Metas de Aichi para la diversidad biológica, identificando deficiencias y áreas de logro y éxito.
3.- Transiciones hacia un futuro mejor, que identifica un conjunto de cambios ambiciosos, interconectados y esenciales para alcanzar la sostenibilidad; describe las ocho transiciones clave requeridas en el uso de la tierra y bosques, agricultura sostenible, sistemas alimentarios sostenibles, pesca y océanos, ciudades e infraestructura, agua dulce, acción por el clima y salud.
A pesar de los avances alentadores en numerosas áreas, la naturaleza está sufriendo severamente y su situación sigue empeorando, indica el PMDB5. Es decir, no hay mucho para celebrar. Respecto a las 20 Metas de Aichi para la Diversidad Biológica establecidas en 2010, y cuyo plazo vence este año, un análisis basado en los sextos informes nacionales al CDB y los últimos hallazgos científicos, concluye que sólo se han logrado siete de los 60 elementos que conforman las citadas 20 metas y se muestra progreso en otros 38. En el caso de 13 elementos, no se avanzó o se indicó un alejamiento del objetivo, y se desconoce el nivel de avance en dos de los elementos. El informe concluye que, en general, de los 20 objetivos, seis (9, 11, 16, 17, 19 y 20) se lograron parcialmente dentro del plazo de 2020.
El informe PMDB5 considera como logradas parcialmente aquellas metas en las que se ha cumplido al menos un elemento. Por ejemplo, se cumplieron los elementos de la Meta 11 sobre las proporciones de tierras y mares que debían ser protegidos, pero no los elementos relacionados con la calidad de las áreas protegidas. De manera similar, para la Meta 19, el conocimiento sobre la biodiversidad ha mejorado, pero no se ha compartido ni aplicado ampliamente. En el caso la Meta 20, la asistencia oficial para el desarrollo se duplicó, pero los recursos no aumentaron en todas las fuentes.
El reporte PMDB5 propone transformar una variedad de actividades humanas a través de las citadas ocho transiciones para las cuales se considera el valor de la biodiversidad, la necesidad de restaurar los ecosistemas de los que depende toda la actividad humana y la urgencia de reducir los impactos negativos de dicha actividad.
Así, el informe PMDB5 subraya que los países deben considerar la biodiversidad como tema central en su toma de decisiones y considerarla en las políticas de todos los sectores económicos. Para ello, sus gobiernos requieren acrecentar sus metas nacionales posterior al 2020, aumentando los recursos que se necesite, así como creando las condiciones para que las metas sean cumplidas.
Como se ha indicado anteriormente, el reporte PMDB5 llama a transformar una variedad de actividades humanas a través de ocho transiciones para las cuales se considera el valor de la biodiversidad, la necesidad de restaurar los ecosistemas de los que depende toda la actividad humana y la urgencia de reducir los impactos negativos de dicha actividad, de manera literal se citan:
Transición de tierras y bosques: conservar ecosistemas intactos, restaurar ecosistemas, combatir y revertir la degradación, y usar la planificación espacial a nivel de paisaje para evitar, reducir y mitigar el cambio de uso de la tierra.
Transición hacia la agricultura sostenible: rediseñar los sistemas agrícolas mediante enfoques agroecológicos y otras innovaciones para mejorar la productividad y minimizar los impactos negativos sobre la biodiversidad.
Transición hacia sistemas alimentarios sostenibles: facilitar dietas sostenibles y saludables con un mayor énfasis en la diversidad de alimentos, en su mayoría de origen vegetal, y un consumo más moderado de carne y pescado, así como disminuir drásticamente el desperdicio en las fases de suministro y consumo de alimentos.
Transición hacia pesquerías y océanos sostenibles: proteger y restaurar los ecosistemas marinos y costeros, recuperar las pesquerías, la gestión de la acuicultura y otros usos de los océanos para garantizar la sostenibilidad y mejorar la seguridad alimentaria y los medios de vida.
Transición de las ciudades y la infraestructura: desplegar “infraestructura verde” y hacer espacio para la naturaleza dentro de los paisajes urbanos para mejorar la salud y la calidad de vida de los ciudadanos, y reducir la huella ambiental de las ciudades y la infraestructura.
Transición del agua dulce sostenible: promover un enfoque integrado que garantice los caudales de agua requeridos por la naturaleza y las personas, mejore la calidad del agua, proteja los hábitats críticos, controle las especies invasoras y salvaguarde la conectividad para permitir la recuperación de los sistemas de agua dulce desde las montañas hasta las costas.
Transición de acción climática sostenible: impulsar las soluciones basadas en la naturaleza, junto con una rápida eliminación del uso de combustibles fósiles, para reducir la escala y los impactos del cambio climático, al tiempo que se proporcionen beneficios para la biodiversidad y otros Objetivos de Desarrollo Sostenible.
Transición del enfoque. Una salud que incluya la biodiversidad: gestionar los ecosistemas, incluidos los agrícolas y urbanos, así como el uso de la vida silvestre, a través de un enfoque integrado que promueva la salud de las personas y los ecosistemas.
El reporte es un insumo fundamental en el proceso en curso para crear las nuevas metas mundiales de biodiversidad 2021-2030, como parte del marco posterior a 2020 del CDB. El denominado Marco de la Diversidad Biológica posterior a 2020, ahora en negociación, se considerará en la 15 reunión de la Conferencia de las Partes (COP-15) del CDB, en Kunming, China, en mayo de 2021, dado que la reunión programada en la primavera de este año fue suspendida debido a la pandemia de Covid-19.
Concluyo comentando que pese a las propuestas de las ocho transiciones las ideas tradicionales imperan en países desarrollados. Por ejemplo, es importante señalar, que la Meta 11 de Aichi, la que propone el establecimiento de más superficies de áreas de protección terrestres y marinas: un 17 por ciento de la tierra y un 10 por ciento de los océanos, se tiene la propuesta para aumenta hasta un 30 por ciento de la superficie del planeta protegida hacia el 2030. Se le denomina meta 30×30, y va a ser negociada en la COP-15.
Existe una gran polémica, ya que diversas organizaciones se encuentran preocupadas si esta meta se busca realizar a través de la expulsión de pobladores de las tierras a conservar.

PD: La justicia y la lucha contra la impunidad debe llegar para los jóvenes desaparecidos de Ayotzinapa, así como las demás víctimas de esa terrible noche de Iguala. Nunca más debe volver a suceder esta tragedia.