EL-SUR

Sábado 22 de Junio de 2024

Guerrero, México

Opinión

¿Podrá ganar Lula en la primera vuelta?

Gaspard Estrada

Septiembre 28, 2022

El próximo domingo los brasileños irán a las urnas para elegir a su futuro presidente de la República, así como a los nuevos gobernadores, diputados y senadores. Se trata, sin duda alguna, de una elección histórica. Tras 200 años de independencia y casi cuarenta de democracia, Brasil se encuentra en la encrucijada. El actual presidente, Jair Bolsonaro, quiere reelegirse, después de cuatro años de destrucción del Estado, así como de la polarización a ultranza de la sociedad y de una gestión catastrófica de la pandemia. Frente a él, el popular ex presidente Luiz Inacio Lula da Silva, fundador y líder del Partido de los Trabajadores (PT), encabeza las encuestas.
Ya no se descarta, inclusive, que Lula gane la elección este domingo, gracias, en parte, a un voto útil en su favor. Este tan comentado “voto útil” se ha convertido en el tema dominante de la campaña de Lula. En los últimos días, ha surfeado sobre una ola de apoyos: el expresidente Fernando Henrique Cardoso (1995-2003) pidió a los brasileños votar “por la democracia”, su exministra de Medio Ambiente, Marina Silva, se unió a él luego de un largo distanciamiento. Políticos e intelectuales de izquierda en América Latina pidieron a Ciro Gomes que renuncie para facilitar la victoria de Lula.
Pero el presidente saliente, Jair Bolsonaro está lejos de admitir la derrota. El viernes pasado, aseguró durante un encuentro en Minas Gerais (sureste): “Ganaremos en la primera vuelta”. “Si Dios quiere, ganaremos en la primera ronda”, repitió en vivo en las redes sociales el domingo. “El otro lado no junta a la gente en la calle, ¿cómo ganaría en la primera vuelta? Me parece difícil… no: imposible. Punto final”. En Telegram, las redes bolsonaristas hacen campaña para explicar que si su campeón no es elegido el 2 de octubre, es porque la elección habrá sido fraudulenta. El miedo a una nueva versión brasileña del asalto al Capitolio está en la mente de todos. Y es que el equipo de campaña de Jair Bolsonaro está multiplicando su ofensiva en las redes sociales, inundándolas con fake news. Estas noticias falsas también son ampliamente retransmitidas en la televisión y hasta en el seno de la Asamblea General de la ONU. El excapitán del Ejército puede contar con batallones de simpatizantes dispuestos a todo para apoyarlo. Él mismo ha atacado violentamente en varias ocasiones las instituciones de la joven democracia brasileña, como el Tribunal Supremo, y ha liderado una virulenta campaña contra las urnas electrónicas, que según él promovería el “fraude”. Pero bajando repentinamente el tono, este presidente impredecible también declaró que si perdía, se retiraría de la política. Por lo tanto, es imposible predecir la secuencia de eventos en la noche de la primera ronda.
Frente a ello, la estrategia de Lula y de su equipo internacional, dirigido por el ex canciller Celso Amorim, ha sido buscar contactos con buena parte de las embajadas acreditadas ante Brasil, para pedir que sus gobiernos reconozcan rápidamente el resultado de las urnas proclamado por el Tribunal Superior Electoral (TSE), y así evitar que la estrategia golpista de Jair Bolsonaro prospere. El gobierno de Estados Unidos, por la vía de su consulado general en São Paulo, explicitó esta orientación política de la administración de Joe Biden. Por su lado, la mayoría de los países europeos han transmitido recados de manera más informal en ese mismo sentido.
De manera que si Jair Bolsonaro intenta desacreditar el proceso en el plano internacional, se quedará bastante solo. Aquí es donde interviene la parte más compleja de esta elección: ¿cómo reaccionan los altos mandos del ejército? Si nos atenemos a los últimos pronunciamientos de los mandos castrenses, es poco probable que las fuerzas armadas decidan llevar a cabo una ruptura institucional. Pero no se puede descartar que elementos incontrolables dentro del ejército, y sobre todo dentro de las fuerzas policiaco-militares regionales comandadas por los gobernadores, puedan tomar parte de actos de violencia en contra de militantes del PT y de movimientos sociales afines a Lula.
Habrá que estar muy pendientes de lo que suceda en Brasil el próximo domingo.

* Director Ejecutivo del Obser-vatorio Político de América Latina y el Caribe (OPALC), con sede en París.

Twitter: @Gaspard_Estrada