EL-SUR

Jueves 29 de Octubre de 2020

Guerrero, México

Opinión

Poesía y minimalismo, excelente pareja

Ana Cecilia Terrazas

Octubre 17, 2020

Para la señorita Yuca.

Octubre suele ser mes de lunas llenas y entregas de premios Nobel. Este pasado 8 de octubre, el satélite natural terrestre brilló menguante y se anunció acreedora al galardón, en el ramo de Literatura, a la poeta neoyorquina Louise Glück, de 77 años.
Para quien quiere descubrir otros universos y salir de sus propias fronteras semánticas, siempre es recomendable leer a quienes merecen esa distinción. En este caso, más que hablar de su obra, es el binomio distintivo atribuido al trabajo de Glück, poesía y minimalismo, el motor del presente amerizaje.

Poesía

Dice Pura López Colomé, poeta mexicana de talla internacional y orgullo patrio, conocedora y traductora de la obra de Glück –y de otros muchos, entre ellos el poeta irlandés, también Premio Nobel, Seamus Heaney–, que “lo que distingue las cosas en el ámbito de la poesía es la duplicidad inequívoca, el claroscuro desde un principio”*.
Efectivamente, la poesía tiene la gracia de atomizar significados sin pretender el control de sus sentidos. Es oficio artesanal y práctica de excelencia dedicada a la lectura de lo hondo desde la epidermis. En la poesía puede comulgar la humanidad o refugiarse el individuo.
Es en principio suma contundente, para luego apuntar hacia 20 mil caminos, rutas, emociones y sensaciones. En los trazos de poesía persiste una percusión rítmica, puente entre el universo infinito y todo ser sintiente.
La poesía gusta, reconforta, protege, ofrece un espacio propio, toca, conecta, reconecta y es plenitud presente, en presente. Toda ella no se piensa, se siente, se intuye, se sabe.
Digamos que las figuras retóricas del pensamiento o la complejidad de la información cotidiana son arrasadas por el zumbido de un verso, tal como atrapa toda la atención mediática el aterrizaje imprevisto de una mosca (el 7 de octubre pasado, durante el debate entre los candidatos a la vicepresidencia de Estados Unidos, Kamala Harris y Mike Pence, una mosca en la cabeza del segundo se convirtió en protagonista del encuentro).
Dice López Colomé que Glück “se concibe como una autora que echa mano del material que la vida le ha puesto delante para volverlo paradigmático: pretende encarnar un ejemplo de lo que cualquiera puede experimentar. O podría…”*.

Minimalismo

No hace falta ser parte del gremio más inteligente, culto e informado para intuir con meridiana certeza los requerimientos básicos que exigen la humanidad y el planeta hoy si se quiere sobrevivir mejor (esto se lo aprendo cotidianamente a mi hermana, especializada en sostenibilidad).
Se necesita menos consumo de cosas: menos ruido, menos problemas, menos contaminación, menos depredación del medio, menos tala, menos violencia, menos desigualdades, menos opulencia, menos amontonamientos, menos falta de solidaridad, menos palabras, menos bombardeos audiovisuales… menos necesidades.
De todo eso menos, siendo más, trata el minimalismo que en pintura y escultura, de acuerdo con el Libro de arte del siglo XX (The 20th Century Art Book), “se avocó a un recorte extremo de sólo lo esencial; se dedicó a lo objetual abstracto y anónimo, liberado de la superficie decorada o el gesto expresivo”.
Esos recortes en políticas públicas serían tal vez el trasfondo de la austeridad que profesa en el discurso la 4T, y siendo así –más bien, si realmente fuera así– serían absolutamente loables puesto que verdaderamente se requieren menos cosas, distribuidas a muchos más seres.
La vida espiritual promovida por algunas de las religiones milenarias justamente está orientada al desapego, a tener en la vida lo mínimo indispensable, al viaje ligero.
Por eso, no parece nada mala idea considerar, para la mejor comprensión acontecimental de los más diversos ámbitos, a ese tan buen combo, la poesía y el minimalismo, en homenaje a la mujer creadora, en honor a la actividad creativa y a la creación humana, en atención a lo que sea poético o mínimo, ocurriendo en tanto esté leyendo la presente.

* Imperfecta semejanza II. In nomine vocis. Ulteriores meditaciones en torno a la traducción poética, Ed. Textos de Difusión Cultural, Serie Diagonal, UNAM, 2018.

@anterrazas