EL-SUR

Viernes 20 de Mayo de 2022

Guerrero, México

Opinión

¿Por qué quieres ser gobernador?

Héctor Manuel Popoca Boone

Diciembre 05, 2020

 

Con esa pregunta directa y a bocajarro inició Jorge Valdez Reycen a entrevistarme, sin medias tintas, dentro de su programa en redes Noticias Guerrero Hoy. Mi respuesta la expresé en automático, “a calzón quitado”, como decía la otrora famosa vedette que codeaba sus encantos con encumbrados gobernantes. Pero ante lo llano de la pregunta, le dije a Jorge: mi querencia de ser gobernador de Guerrero es para poder, junto con la ciudadanía, emprender opciones, claras y realistas, para levantarnos de la postración social y económica en que estamos inmersos, así como sacudirnos el hartazgo político que está generalizado en estas tierras sureñas; todo, en el marco de la pandemia del Covid-19 que nos azota irremediablemente.
Otro motivo ha sido observar, como simple ciudadano, el errático y ondulante manejo con que las autoridades estatales y ciertos ediles han enfrentado al virus Covid-19, que está fuera de control ahora.
Considero, le dije, que los tres niveles de gobierno han dejado mucho que desear en su actuación tanto en materia de salud, educación como de gobierno interior.
Las dependencias estatales como la Secretaría de Salud tienen fuerte responsabilidad por alterar, ocultar o interpretar sesgadamente los registros oficiales de la infestación; aunado al desabasto de medicinas y equipo médico, padecido por el personal de la salud en la primera línea de combate.
La Secretaría de Educación por su inacción cívica, para motivar, extra aula y en todos los niveles educativos, una mayor conciencia ciudadana acerca de la gravedad del virus mencionado; e implementar una eficaz persuasión en su radio de ascendencia social, acerca de las medidas sanitarias que debemos observar para contener al Covid-19 y evitar así los excesos de contagios y decesos, que bien pudieron evitarse.
Al “maestro incómodo” lo acuso de practicar, a la par del gobernador, la política gatopardiana de hacer creer a la ciudadanía que hubo cambio en las medidas sanitarias del semáforo amarillo en su tránsito al color naranja, cuando en realidad no hubo tal cambio y no se restringieron las actividades económicas no esenciales, como lo indicaba la sensatez, dada la dinámica de contagios que teníamos y seguimos teniendo. En términos reales, continuamos en el color amarelo, de mayor concentración y desordenada movilidad social. Para mayor abundamiento sobre “El Gran Engaño”, leer mi artículo en El Sur (26/09/2020).
Pero, ¿por qué más, aspiras a ser gobernador de Guerrero?, me volvió a inquirir el sagaz periodista que me entrevistaba. La aspiración de ser candidato, también radica –le conteste– en mi rechazo al comportamiento de la mayoría de la clase política guerrerense la cual faroleándose está, cada vez con mayor intensidad, en la búsqueda de adhesiones a sus anhelos de poder y a sus intereses políticos personales o de grupo; más que a contribuir a salvar vidas humanas. La desnudez de la liviandad y deshumanización de los partidos políticos y sus militantes también ha sido patética. Y en ese afán desmedido de colmar sus ambiciones, van de región en región, haciendo reuniones y concentraciones políticas, sin respetar o hacer respetar las mínimas medidas sanitarias establecidas. No observan uno de los principales principios de la bioética, a saber, no dañar al prójimo; que, en este caso, se traduce en contagios y muertes.
No soslayo la parte que nos corresponde, como ciudadano, para detener el crecimiento de las infecciones y defunciones. También es inocultable el valemadrismo de una parte de la ciudadanía, de su desobediencia y falta de disciplina civil; patentizada en la falta de consciencia y escasa participación cívica. Pero rechazo que los ciudadanos tengamos la principal responsabilidad, como algunos pretenden endilgarnos.
A la mayoría de la ciudadanía le impele más, salir a la calle a buscar el sustento diario y no la mera frivolidad de recreación social desaforada. Si la mayoría del pueblo tiene poca consciencia ciudadana, se debe al mal ejemplo que nos han proporcionado históricamente, nuestros gobernantes y políticos envueltos en su corrupta partidocracia; asi como el frágil y bajo nivel educativo, con el que salimos de las aulas escolares. (continuará).
PD1. ¿Y dónde quedaron los más de 600 mártires del PRD-Guerrero que ofrendaron sus vidas para hacer valer sus ideales? ¡Uf!
PD2. La Secretaría de Salud estatal no autorizó, con justa razón, mi solicitud para instalar pequeños módulos en espacios públicos municipales, para la captura de 75 000 firmas de respaldo ciudadano, a mi aspiración político-electoral, en el marco de la creciente pandemia del Covid-19 en nuestro estado. Continuaré la lucha para hacer valer mis derechos políticos.