EL-SUR

Sábado 01 de Octubre de 2022

Guerrero, México

Opinión

Por Ucrania

Ana Cecilia Terrazas

Mayo 28, 2022

Por Ucrania está formado por personas: refugiadas, dedicadas a la academia, a la lucha por los derechos humanos, al arte, al psicoanálisis, a la promoción cultural, a la reflexión, a los medios o a las mediaciones; ocupadas en lo que agobia y frena los procesos civilizatorios y/o en muchas otras actividades más.
Un chat bajo el mismo nombre reúne a unos 175 integrantes y fue creado por un admirable personaje de la cultura mexicana, Conrado Tostado, desde el 28 de febrero. A diario se postea el análisis y el seguimiento de la guerra, abordada desde diversas aristas, pensada a muchas voces, en un intento por comprender y detener el aplastamiento de la vida humana.
La guerra de Vladimir Putin ha dejado un saldo, en cifras redondas hasta el cierre de este Amerizaje, de casi 5 millones de personas exiliadas de su Ucrania; unos 6.5 millones de desplazados internos; 258 muertes de infantes y casi 4 mil adultos.
La cobertura mediática en México, las manifestaciones y resistencias, van y vienen más tendiendo a neutralizar los hechos que logrando ubicar la situación como lo severa que es, como posible antesala, además, de una tercera guerra mundial; es decir, quizá el gran fracaso de una humanidad más civilizada.
Hace ya algunos fines de semana que ese colectivo disímbolo, diverso, respetable, ha logrado unir esfuerzos de organización, algo de presupuesto, ideas puntuales, ayuda concreta, reflexiones de altos vuelos para, incluso, salir a la calle y manifestarse frente a la embajada rusa o en Paseo de la Reforma, en albergues, en cafés.
Han tenido que sortear objeciones para la cobertura de medios, para el apoyo o unión a la protesta, por razones tan absurdas como la lejanía del problema; la carencia de coyuntura; el “por qué mejor no se ocupan de otros refugiados, como los latinoamericanos”; la ideología prorrusa; la falta de entendimiento sobre cómo se articula el tema; la prioridad otorgada a otras noticias; el miedo a represalias derivadas de poderes maniqueos; la sospecha respecto de la veracidad de la información.
Benjamín Mayer Foulkes y Conrado Tostado preponderan aún, sin embargo, la urgencia por “modificar esos relatos tan cortos y convencionales” que han secuestrado el tema, ya que lo importante es afrontar la “acumulación de flagrantes violaciones de derechos humanos fundamentales; feminicidios, atentados contra la niñez”. Junto con más personas, siempre insuficientes, han metido el cuerpo completo en aras de hacer notar lo que ocurre allá, que resuena aquí, que avergüenza nuestros tiempos y a nuestra especie, que opacó otros momentos en la historia.
El desplegado resultante de Por Ucrania, la semana pasada, es preciso, conciso y muy vigente:
“Ante la gravedad de la situación desencadenada por la invasión del ejército ruso a Ucrania, los abajo firmantes, ciudadanas y ciudadanos de diferentes países, que reconocemos y valoramos nuestras propias diversidades políticas y creencias, exigimos “Al gobierno ruso:
“Retirar inmediatamente su ejército de Ucrania, y cesar los ataques, particularmente a la población civil”.
“Garantizar la existencia de corredores humanitarios seguros para la salida de refugiados y la entrada de provisiones.
“Derogar las leyes y medidas que impiden la libertad de expresión e información.
“A las autoridades de nuestros respectivos países, comunidades, instituciones y empresas:
“Tomar todas las medidas posibles para detener la guerra. No hacerlo supone implícitamente autorizar a cualquier gobierno, no solo a los de las potencias militares, a imponer las armas sobre las leyes y el diálogo.
“Hacer cuanto esté a su alcance para garantizar la existencia de corredores humanitarios y la libre información y expresión.
“Ofrecer ayuda humanitaria a los refugiados de este y otros conflictos militares.
“Así mismo, invitamos a cualquier persona, sin importar su nacionalidad, a ser consciente de la gravedad de este momento y a actuar en consecuencia.
“Exigimos el cese inmediato del fuego. No solo los gobiernos y los ejércitos tienen la capacidad de realizarlo. Nos toca a todos hacer valer el diálogo o no habrá nada que defender.
“Nunca es demasiado tarde”.
Hay un sitio de change.org* y una página de FB** que reflejan también los quehaceres posibles, porque sí, suscribo, nunca es demasiado tarde.

* https://www.change.org/p/kremlinrussia-e-join-your-voice-against-the-war-in-ukraine
**https://www.facebook.com/groups/1352326861918337

@anterrazas