EL-SUR

Lunes 29 de Noviembre de 2021

Guerrero, México

Opinión

Por una revolución educativa

Marcial Rodríguez Saldaña

Agosto 27, 2020

La pandemia de la enfermedad (Covid-19), provocada por el virus (Sars-CoV-2) ha obligado a la población del planeta a cambiar radicalmente su vida normal en todos los aspectos de su actuación cotidiana. El confinamiento obligatorio, ha impedido que se desempeñen las actividades laborales y en consecuencia la reducción de la producción industrial, la disminución de la actividad turística, social, cultural, deportiva, política, gubernamental y educativa.
1.- Cuando apareció y se volvió un riesgo el contagio del Coronavirus, las naciones más desarrolladas en tecnología, tuvieron que suspender la educación presencial, para acudir a métodos de enseñanza mediante plataformas digitales y así afrontaron de inmediato el funcionamiento de su sistema educativo.
En la medida de su avance tecnológico, cada país tuvo que aplicar medidas que le permitieran cumplir con los programas educativos; incluso de manera diferenciada como en México, en donde hay entidades federativas con distintos niveles de uso de tecnología educativa y capacidad de respuesta a la crisis, en cuanto a la capacitación del magisterio –para estos casos– infraestructura y materiales educativos.
Ahora que se han reanudado la actividades escolares, surgen nuevos retos a cumplir para que la actividad educativa se realice de la mejor manera posible.
2.- La culminación del ciclo escolar anterior se realizó en el contexto de la pandemia emergente, por lo que las naciones, las instituciones educativas públicas y privadas, improvisaron medidas para terminar –en lo posible– correctamente el ciclo educativo, en algunos casos, con deficiencias. En general podemos afirmar que ha existido una pérdida del avance del aprendizaje del conocimiento en los programas educativos, que será muy difícil de recuperar.
La educación presencial, al menos hasta ahora, no es igual a la que se pueda realizar mediante plataformas digitales, porque no se puede tener el debate académico-científico con la misma vivacidad dialéctica, el contraste directo de tesis y contra tesis, de teorías con argumentaciones a favor y en contra de manera inmediata.
Esta experiencia, debió servir para tomar las medidas adecuadas para corregir las insuficiencias y reanudar las actividades educativas en mejores condiciones.
3.- En tanto dure el confinamiento, se tendrán que seguir utilizando las plataformas digitales en donde haya las condiciones tecnológicas para las instituciones y educandos. En el caso de México y de las entidades federativas, para implementar el actual ciclo escolar se ha optado por acudir a la televisión y radio privadas y públicas, así como por el internet. Se entiende que es lo que tiene a su alcance el sistema educativo nacional y los estatales. Esto presenta algunas dificultades, en razón de que se trata de una técnica educativa a la que no están habituados los docentes ni los estudiantes, además de que hay educandos –particularmente en zonas rurales e indígenas– que no tienen acceso a la señal de televisión e internet, lo que imposibilita que aprendan y cumplan con los programas de estudio, en consecuencia, las autoridades educativas están obligadas a buscar el máximo de medidas para que la educación llegue a todas las alumnas y alumnos.
4.- En este contexto, la pandemia del coronavirus, obliga a redefinir los sistemas educativos del mundo, a diseñar modelos educativos capaces de afrontar estas crisis, mediante la capacitación de docentes, la elaboración de planes y programas de estudio que se adapten a las nuevas tecnologías de la educación, a universalizar las plataformas y las aulas escolares digitales, a resolver la enseñanza de cursos que necesariamente requieren de prácticas –como en el caso de las áreas de la salud, física, química, etc.,– a la participación activa de madres y padres de familia y de toda la sociedad en su conjunto en el proceso de enseñanza-aprendizaje.
Esta crisis debemos verla como un desafío para la humanidad, así como ocurrió con el Renacimiento, que fue una nueva era mundial, porque llegó luego de un largo periodo de la Edad Media –donde casi no hubo avance de la ciencia y la cultura; así ahora, en general esta crisis debe servir para una transformación en todos los órdenes de la sociedad, bajo los principios de fraternidad y solidaridad, y particularmente para una revolución educativa.

marcialroddiguezsaldana.mx