EL-SUR

Lunes 29 de Noviembre de 2021

Guerrero, México

Opinión

Presentación con vida de Adela Rivas Obé

Marcial Rodríguez Saldaña

Octubre 13, 2016

En el cotidiano ambiente de la inseguridad, de la extorsión, de crímenes, asaltos y desapariciones que se vive en México y en Guerrero, de cientos, quizá miles de guerrerenses que huyen de la violencia que azota nuestro estado, hace tres semanas se conoció la noticia de la desaparición de la doctora Adela Rivas Obé, quien ha laborado en el noble servicio de la medicina y la salud, en clínicas del Instituto Mexicano del Seguro Social, como directora de la micro-región Costa Grande que incluye las unidades médicas de Papanoa, Petatlán, La Unión y Petacalco.
1.- Según han informado sus familiares, el jueves 22 de septiembre, la doctora Adela Rivas Obé llevó a cabo reuniones de trabajo en la clínica del IMSS de Zihuatanejo y después del medio día que salió de ese lugar, ya no tuvieron contacto con ella hasta la fecha, por lo que junto con amistades han tenido que realizar conferencias de prensa para denunciar el caso y marchas en Atoyac para exigir que sea presentada con vida. La Fiscalía General del Estado ha guardado silencio, puesto que no ha realizado la búsqueda inmediata de la doctora desaparecida para regresarla con vida a sus familiares que reclaman con justicia la protección de su integridad.
2.- El caso de la doctora Rivas Obé, es una muestra de lo que le pasa a muchas personas y familias en Guerrero, en Acapulco y en varias regiones de Guerrero, las cuales viven en un ambiente de plena inseguridad, de temor a que en cualquier momento sean víctimas de la delincuencia, ya sea por un asalto, amenazas o extorsión, de privación de su libertad, de desaparición o hasta de la pérdida de su vida. En los hechos hay un estado de suspensión de los derechos de las personas, al libre tránsito –ya que al comenzar la noche en ciertos lugares hay una especie de toque de queda–; a la libertad de comercio, debido a que hay constantes amenazas y extorsiones; a la libertad personal, ya que no se puede disfrutar de una vida normal, sobre todo en las ciudades; y al derecho a la libertad en general y a la vida.
3.- Lo que ocurrió hace unos días en una Urvan de pasajeros, en el trayecto de Chilpancingo-Tixtla, en donde a plena luz del día, cuatro personas fueron asesinadas y otras más heridas, entre ellas dos estudiantes de la escuela normal de Ayotzinapa; el asesinato de dos estudiantes de la Universidad Autónoma de Guerrero de la Facultad de Ciencias de la Educación y de la Preparatoria 33, Aidé Fuentes Nava y Emanuel Juárez Flores, confirma el clima de inseguridad en que vive la población que se encuentra inerme y en estado de indefensión ante el clima de inseguridad que padecen los habitantes del Estado.
4.- Se han anunciado muchos programas de seguridad por parte de los gobiernos federal, estatal y municipales, y a pesar de que en ciertos meses del año las estadísticas puedan indicar que disminuyen los delitos y los hechos criminales, en la realidad el clima de zozobra y de inseguridad que sufre la población de Guerrero no se ha modificado sustancialmente. La mayoría de casos no son denunciados públicamente por temor a represalias, sólo algunos en donde los familiares y amistades denuncian públicamente como de la doctora Adela Rivas Obé obligan a las autoridades a poner más atención, por lo que es necesario que el gobierno del estado y la Fiscalía General revisen los programas de seguridad, especialmente de prevención, para evitar los hechos delictivos, y en este caso en particular, la presenten con vida.

[email protected]
Twitter: @marcialRS60