EL-SUR

Viernes 27 de Mayo de 2022

Guerrero, México

Opinión

Presupuesto 2006

Octavio Klimek Alcaraz

Noviembre 19, 2005

Escribir del presupuesto del Poder Ejecutivo Federal para el año 2006, recientemente aprobado en la Cámara de Diputados, es dar a conocer cómo los intereses patrimonialistas de unos cuántos, en especial de las diputadas y los diputados de los Grupos Parlamentarios del PRI, PAN y buena parte del Grupo Parlamentario del PVEM (reconozco que algunos diputados del PVEM no votaron a favor), destruyen la posibilidad de impulsar el próximo año un cambio urgente cuantitativo y cualitativo de modelo de desarrollo para México.

El Grupo Parlamentario del PRD votó en contra de un proyecto, que aumenta el pago de intereses del IPAB en más de 11 mil millones de pesos, y al mismo tiempo le quita al sector de la Semarnat (Medio Ambiente y Recursos Naturales) y de Comunicaciones y Transportes más de 3 mil millones respectivamente con respecto al presupuesto del año pasado. Las entidades más golpeadas en términos absolutos. Eso sí, aumento el gasto de la Presidencia, Gobernación, Relaciones Exteriores, Procuraduría General de la República y Seguridad Pública, en 15.2, 38.4, 11.8, 15.9 y 33.9 por ciento con respecto del gasto autorizado del año pasado.

Sin embargo, en las distintas comisiones relacionadas con el ejercicio presupuestal, el PRD trató siempre de impulsar por lo menos un mejor tratamiento en términos cualitativos a distintos aspectos del presupuesto, como es en temas de gasto en desarrollo social y del desarrollo rural. Desde el Grupo Parlamentario del PRD, se trabajó intensamente durante varios días con sus noches en el intento de lograr ajustes mínimos al proyecto de presupuesto, pero como en los viejos tiempos, sin respetar la autonomía de la Cámara, los funcionarios de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, con una ignorancia absoluta sobre temas como el ambiental, ejercieron su poder de veto sobre los diputados del PRI y PAN. Ellos fueron los que en muchos casos decidieron que procedía o no en los artículos transitorios y los anexos del prepuesto con relación al presupuesto ambiental. Recuerdo en las últimas noches a más de un cabildero pidiendo la aceptación de su propuesta para lograr alguna modificación del presupuesto, no a los diputados, sino a los funcionarios de Hacienda.

El colmo fue la llamada Fe de Erratas al Dictamen hecha al vapor en la madrugada de la noche del 14 al 15 de noviembre, donde no se corrigieron errores de dedo o cálculo, sino que de manera escandalosa se realizaron modificaciones al propio dictamen. Un ejemplo, en la Fe de Erratas, le quitan 7 millones de pesos a Guerrero para dejar un                                             techo de 605.5 millones de pesos en caminos rurales y carretera alimentadores. En la misma Fe de Erratas, de la reasignación de 3 mil 800 millones de pesos adicionales lograda para el agua, a Guerrero y Chiapas les quitaron a cada una de estas Entidades 35 y 70 millones de pesos, para lograr una bolsa adicional de recursos para el agua a Nayarit, que obtuvo así 120 millones de pesos adicionales para el agua. Los estados más pobres del país fueron sacrificados con la complacencia de los diputados federales del PRI y PAN de esas entidades, esto ha pesar de la férrea oposición de los diputados del PRD, en especial de los de Guerrero.

Yo me preguntaba en ese momento, hasta cuándo la gente de mi tierra va a seguir dejándose engañar por esta clase política del PRI y PAN en nuestra entidad. Son capaces de decir nuevamente ante los medios de comunicación, que los proyectos de carreteras y de agua fueron gestionados solamente por ellos. A pesar de los terribles recortes realizados precisamente a esos sectores. La verdad es simple, fue el Grupo Parlamentario del PRD en las Comisiones, con el apoyo técnico del gobierno del estado, y por supuesto el compromiso en su caso de otorgar la contrapartida que se requiera para realizar los proyectos de agua y caminos, quien dio la pelea hasta al último minuto por los recursos para Guerrero.

En particular para el municipio de Chilpancingo, espero se logre con suma de recursos estatales y municipales, ahora sí iniciar los proyectos de agua y saneamiento, los puentes vehiculares en la colonia del PRI, colonia Obrera y el Entronque con Chichihualco, el libramiento a La Montaña, así como el inicio de obras carreteras a distintas comunidades en su región serrana. Esto, repito nuevamente, ha pesar del voto en contra de los diputados federales del PRI y PAN por Guerrero, que ni siquiera se abstuvieron para que se golpeara al Estado que debían defender.

Como hay mala conciencia con lo ambiental y saben del pecado con su terrible recorte a este rubro, los funcionarios de la Secretaria de Hacienda y Crédito Público, a iniciativa del gobierno de Guerrero, y con el apoyo de diputados de Guerrero, Oaxaca y Chiapas aceptaron en el artículo transitorio vigésimo sexto del decreto de presupuesto, que los 651. 5 millones de pesos de los recursos del Programa Nacional de Reforestación (Pronare, que por cierto ya no existe en términos programaticos), y que había sido etiquetados en el anexo 3 del Programa Especial Concurrente para el Desarrollo Rural Sustentable, se destine para las zonas de mayor marginación. En especial, etiquetaron que el 75 por ciento se destinará a los estados del sur (Chiapas, Guerrero y Oaxaca), algo así como 488.6 millones de pesos, sin ningún tipo de contrapartida. Esto, significaría la posibilidad de radicar recursos para Guerrero por el orden de 162.8 millones de pesos.

Como la eficiencia del Pronare históricamente ha sido baja, y en especial el Programa que básicamente lo sustituye en la Comisión Nacional Forestal, el de Conservación y Restauración de Ecosistemas Forestales (Procoref), consideramos desde el PRD, que difícilmente se puede lograr la efectividad de la buena intención del artículo transitorio vigésimo sexto del decreto de presupuesto. Por ello, se trató todavía desde el Grupo Parlamentario PRD con una reserva a dicho artículo, que fue rechazada por el pleno, de fortalecer el destino del recurso, tanto en términos conceptuales, incluyendo la participación en su ejercicio también el Sector Central de la Semarnat, y la Comisión Nacional de Áreas Protegidas, aumentando el monto y los estados beneficiados, incluyendo a todos los de la región Sur-sureste. Así se podría, no solo atender de manera integral, regiones de tierras frágiles, propiciar la conservación y restauración de sus ecosistemas forestales, sino también promover el fortalecimiento de los procesos de conservación de la biodiversidad en las comunidades rurales, entre otros servicios ambientales. Creemos, que por ello, debe de realizarse una revisión inmediata de las Reglas de Operación del Procoref, en especial tomando en cuenta la experiencia de Programas de Conservación como Coinbio, para lograr que este recurso que es bienvenido a los estados del sur, no quede meramente como asistencial en las comunidades rurales, sino que impulse verdaderamente los procesos de conservación en ellas.

Igualmente nos preocupa el posible uso clientelar, de algunas organizaciones sociales, que además en su intermediación puedan quedarse con una parte sustancial de ese recurso.

Consideramos, sin embargo, que es una buena oportunidad para hacer las cosas de mejor manera con los escasos recursos logrados para el medio ambiente y los recursos naturales.