EL-SUR

Lunes 06 de Diciembre de 2021

Guerrero, México

Opinión

Alcaldes de Acapulco (XXXIV)

Prima donna / 6 y última

Anituy Rebolledo Ayerdi

Diciembre 27, 2018

 

María de la Gracia de Zuloaga

María de la Gracia Felipa Palafox Garibi fue la primera dama del presidente Félix María Zuloaga, quien gobernó al país de enero a diciembre de 1803. Mujer sencilla, recatada y muy elegante peinando caireles. Madre atormentada de tres hijos. Uno muerto prematuramente, otro perturbado y el tercero atacado de un mal respiratorio incurable. A la muerte del marido viaja a La Habana, Cuba.

Natalia Chacón de Calles

La esposa mazatleca del presidente Plutarco Elías Calles (1924-1928), Natalia Chacón Amarillas, con quien procreó 12 hijos, fue una prima donna dedicada a servir banquetes particulares, facilitándole ello la creación de una red de comedores populares. Al morir a los 47 años, víctima de una embolia pulmonar, su hija Hortensia asumirá sus responsabilidades.

Josefina Ortiz Ortiz

Esposa del presidente Pascual Ortiz Rubio, lo que le añade un tercer Ortiz a su apellido, doña Josefina resulta lesionada junto con una sobrina durante el atentado que sufre su esposo el día en que toma posesión. Antes lo había acompañado como gobernador de Michoacán y embajador de México en Alemania y Brasil. Hija de hacendado y egresada de escuelas de monjas Terciarias rechazará el matrimonio eclesiástico.
La señora Ortiz Ortiz de Ortiz tendrá como prima donna un meritorio desempeño en materia de asistencia social. Dará continuidad al programa denominado Gota de Leche, para ofrecer ese alimento a los niños pobres, y establece desayunos dominicales para niños indígenas. Acompaña a su marido en el exilio voluntario a Estados Unidos, una vez que éste ha renunciado a la primera magistratura del país. Muere en México a los 91 años.

Aída Sullivan de Rodríguez

Poblana, hija de estadunidense y cubana, es la tercera esposa del general Abelardo L Rodríguez, presidente interino de México entre 1932 y 1934. Mujer cuya recia personalidad le acarrea el apodo de La Generala, mismo que conserva cuando su esposo ocupa más tarde la gubernatura de Sonora.
Acompaña al presidente en las actividades sociales permitidas por el protocolo militar – “ella dos pasos atrás a la izquierda, para no robarle cámara al mandatario”– y resulta interesante su labor asistencial. Procura del exterior los métodos modernos sobre la apicultura, actividad que impulsa en beneficio de los jóvenes. Crea la Fundación Esposos Rodríguez dedicada al otorgamiento de becas para estudiantes de escasos recursos.
Muerto el general, doña Aída Sullivan Coya adopta a cuatro nietos, hijos del mayor de sus hijos muerto con su esposa en un accidente aéreo. Los nombra herederos de toda la fortuna familiar, negando cualquier beneficio para sus otros dos hijos y descendientes con cuyas esposas “no se podían ver”.

Soledad Orozco de Ávila

Ana Soledad Orozco García contrae matrimonio con el militar Manuel Avila Camacho aun contra la voluntad de su madre, quien no quería para ella a un vil guacho. Cumple con las tareas asignadas entonces a su condición de consorte presidencial, destacándose en campañas de alfabetización y de legalización matrimonial.
El apoyo de doña Chole fue determinante para el éxito de la iniciativa del diario Excelsior para la declarar el 10 de Mayo de cada año como Día de la Madre. Ella misma distribuirá en tal ocasión miles de estufas de petróleo, planchas de carbón y enseres domésticos. Por sus gestiones, todas las madres recuperaron gratuitamente ese día los objetos empeñados en el Nacional Monte de Piedad.
A pedido del arzobispo primado de México, Luis María Martínez, y de la Liga de la Decencia, la prima donna logra el retiro de la escultura de la Diana Cazadora de su pedestal en el Paseo de la Reforma. “Porque daña con desnudez, opulenta y voluptuosa, la mente de la juventud”, se dijo. La escultura volverá a su lugar luego de que su creador Juan Olaguibel funda calzón y brasiere de acero sobre sus partes pudendas. Se los quitarán 20 años más tarde. La Diana de Acapulco, a propósito, encaramada hoy en un férreo garrote, no es vaciado del original de Olaguibel; es obra de un escultor anónimo siguiendo las medidas dictadas por “el ex alcalde más buscado del Sur”

Presidentes sin primera dama

Tres presidentes de la República –dos del siglo XIX y uno del XX– gobernaron México sin prima donna, El primero de ellos fue el guanajuatense Manuel Robles Pezuela, presidente provisional durante la Guerra de Reforma. Un segundo solterón del mismo siglo XIX fue el veracruzano Sebastián Lerdo de Tejada y Corral, primero sustituyendo a don Benito Juárez y enseguida por elección. El tercer mandatario mexicano sin consorte fue el veracruzano Francisco Lagos Cházaro.

Sara Sefchovich

Investigadora de la UNAM, historiadora, socióloga y novelista, Sara Sefchovich es autora del libro La suerte de la consorte. Las esposas de los gobernantes de México. Historia de un olvido y relato de un fracaso, ya citado líneas arriba. De una entrevista con ella por la revista Proceso, en 1999, entresacamos las líneas siguientes:
“A la pregunta de sobre cuál sería la esposa más propositiva de los últimos tiempos, la señora Sefchovich responde que doña Eva Sámano de López Mateos, quien hizo un trabajo impresionante en materia de asistencia infantil y en su empeño por inaugurar escuelas en el país.
A la doña María Esther Zuno de Echeverría la ubica en el nivel de las promotoras de grandes obras. Y apunta: “organizó de manera formal la participación en el voluntariado nacional, al tiempo que se iba con las campesinas y estimulaba el fomento de las producción de artesanías.”
–¿Entre las primeras damas hay un caso insólito, poco común? –pregunta Proceso.
–El de doña María de los Dolores Izaguirre, la única primera dama que al momento de casarse con don Adolfo Ruiz Cortines era divorciada y viuda, mientras que él tenía también tenía un divorcio. Al terminar el sexenio él regresa a Veracruz a vivir solo y a jugar dominó con sus amigos, mientras ella se queda en la Ciudad de México exhibiendo sus estolas de mink. (En la que fue su residencia acapulqueña, en La Condesa, se levanta la Torre Azul. Se habla de que fue copropietaria del Hotel El Presidente).
–¿Eva Sámano y Adolfo López Mateos fueron una pareja de leyenda?
–Doña Eva fue novia de López Mateos 12 años, lo que indica que no tenía la mínima intención de casarse. La mamá del presidente lo hace jurar en el lecho de muerte que se casará con Evita. Hay una serie de misterios en torno a esta historia. Ella se entregó mucho al trabajo, sufrió mucho, al final del sexenio López Mateos contrae nupcias con la joven maestra Angelina Gutiérrez Sadurni, con quien tuvo dos hijos. Cuando él enferma doña Eva se lo lleva a su casa sin permitir que lo vea la otra familia. Ella será entonces la viuda oficial.
–Se dice que para Guadalupe Borja la estancia en Los Pinos fue un calvario.
–Con Díaz Ordaz se enoja el país y la crisis de nervios le da a ella. A ella nunca le interesó el papel público de primera dama. Era una ama de casa y su aspiración era ver con su nieto al Tío Gamboín en la televisión, pero fue obligada a presidir el INPI y a no abandonar la responsabilidad de esposa del primer mandatario.
–Cuando se habla de doña Carmen Romano se menciona la frivolidad. ¿Qué opina?.
–Hay un mar de anécdotas; la señora cerraba una tienda para meterse cuatro días de compras; obliga a sus guaruras a circular en sentido contrario en el Periférico para llegar a un concierto en Bellas Artes. No lo hizo sola porque gozó de la complicidad de la familia López Portillo, que llegaron a creer que el país era de su propiedad. Sin embargo, hizo posible que en los rincones se abriera la posibilidad, en las casas de cultura, que los niños se acercaran a los instrumentos musicales. Eso fue importante pero ha quedado tapado por las anécdotas.
–Después de los excesos de Carmen Romano siguió la discreción de Paloma Cordero…
–La señora De la Madrid cumplió rigurosamente su trabajo en el DIF con perfil bajo; no buscó protagonismos, no le interesaba salir todo el tiempo en la prensa. Con esa misma reserva actuó Cecilia Occelli, y a ellas las sigue Nilda Patricia Velasco . Las señora cumplen con un papel que no pueden eludir, pero lo hacen sin ir más allá, apenas lo necesario; en cambio, otras lo hicieron de una manera más intensa, más llamativa.
–¿ Qué más sabe de Cecilia Occelli?
–No creo que sea una mujer ajena al desmoronamiento de su matrimonio. Carlos Salinas de Gortari se fue del hogar a los cuatro días de que terminó el sexenio, fue ruptura rápida. El se fue con su nueva esposa.

Embrujo de amor

En distintas publicaciones se afirmó que Marta Sahagún le hacía brujería al presidente Vicente Fox, para retenerlo a su lado y quitarle de encima la presencia de su ex esposa Lilian de la Concha. Tarea en la que fue apoyada por Gina Morris, su asesora esotérica, y por el sacerdote Campos.
Al ganar Fox la Presidencia se habló de una reconciliación con Lilian pero será mayor el poder esotérico al servicio de Martita, quien logra hacerlo pronto su marido. Durante el reinado del Fox-Sahagún, la prensa indignó al país dando cuenta de algunos gastos de la casa presidencial: Toallas de 4 mil 25 centavos, cada una, cortinas a control remoto de 17 mil dólares y sábanas de 3 mil 500 dólares cada una. Vestuario de la prima donna entre 2002 y 2003: 280 mil 529 pesos.

Los vestidos de La Gaviota

Los vestidos y accesorios utilizados por la prima donna Angélica Rivera únicamente en las ceremonias del Grito de Independencia, tuvieron un costo aproximado de medio millón de pesos.
2013: Modelo Dolce & Gabbana: 73 mil pesos. 2014, Outfit Oscar de la Renta: 83 mil pesos, 2015: Alejandro Carlín (mexicano) 75 mil pesos; 2016, Benito Santos (mexicano): Gala azul oscuro con encaje y detalles de pedrería. Reciclado. Lo había utilizado en España durante recepción real. 2017: Kris Goyri (mexicano). Vestido negro en corte imperio con los hombros descubiertos, con flores bordadas en color plata en la parte del escote (obra de artesanos de Oaxaca). A partir de 2016, la Presidencia de la República prohibió revelar los valores del vestuario de La Gaviota.

Beatriz Gutiérrez Müller

La esposa del presidente Andrés Manuel López Obrador renuncia ante mujeres campesinas al título de prima donna de la Nación
“Tenemos que empezar a pensar y actuar diferente. Por ello hoy he venido a proponerles que pongamos fin a la idea de la primera dama. Porque en México no queremos que haya mujeres de primera ni de segunda, tampoco queremos que haya hombres de primera y de segunda. Decir primera dama es algo clasista y no, las mexicanas todas somos mujeres y todas hacemos algo importante en la vida.”
La señora Gutiérrez de López es doctora en Teoría Literaria por la Universidad Metropolitana (Leyenda del Sol y Leyendo cartas); licenciada en Comunicación por la Universidad Iberoamericana de Puebla y Maestra en Letras. Ha ejercido el periodismo diario.

Fusilata

Primeras Damas, las ausentes y las presentes, Alicia Aguilar Castro.
Redes sociales.
Adiós a las prima donna.