EL-SUR

Miércoles 16 de Junio de 2021

Guerrero, México

Opinión

Primero entréguese y después revísese

Jorge Camacho Peñaloza

Junio 28, 2019

 

 

Los pueblos dicen que este tecorral es el lindero… ustedes, los ingenieros, son a veces muy afectos a sus líneas rectas, pero el lindero va a ser el tecorral.
Emiliano Zapata

Es cierto que Guerrero es uno de los estados con mayor pobreza en el país, de acuerdo al Consejo Nacional para la Evaluación de la Política del Desarrollo Social (Coneval) en 37 de sus municipios principalmente de la Montaña y región Centro más del 80 por ciento de su población tiene al menos una carencia social (en los indicadores de rezago educativo, acceso a servicios de salud, acceso a la seguridad social, calidad y espacios de la vivienda, servicios básicos en la vivienda y acceso a la alimentación) y su ingreso es insuficiente para adquirir los bienes y servicios que requiere para satisfacer sus necesidades alimentarias y no alimentarias; y de esa población más del 45 por ciento vive en condiciones de pobreza extrema, es decir, tiene tres o más carencias sociales, de seis posibles y, además, su ingreso total es menor que la línea de bienestar mínimo. La población en esta situación dispone de un ingreso tan bajo que aún si lo dedicase por completo a la adquisición de alimentos, no podría acceder a aquellos que componen la canasta alimentaria; y en general en Guerrero uno de cada tres habitantes vive en estas condiciones y la desnutrición es una de las principales causas de muerte en la población infantil.
Por ejemplo en 2015 de acuerdo al Coneval, los municipios con mayor población en pobreza extrema fueron Cochoapa el Grande con el 87.7 por ciento de la población que su ingreso no le alcanza para comer; en Metlatonoc el 76.9 por ciento, en Atlamajalcngo del Monte el 71.5, Alcozauca el 69.6 y en Acatepec, el 68.9 por ciento, población que en estas condiciones se las ven difíciles para comer, de ahí la importancia que ha ido adquiriendo el fertilizante en Guerrero para la población rural, la que vive en esos municipios en condiciones de pobreza y pobreza extrema, para esa población sembrar para el autoconsumo representa la vida, para ellos la diferencia entre vivir o morir es levantar la cosecha.
Si el programa del fertilizante gratuito nació con fines de control político o no, es un problema político o de los sociólogos; si se ha estado cometiendo corrupción con el programa es un tema para los auditores, que se tiene que mejorar la eficiencia de su distribución es un asunto de los que hoy lo administran, pero de que la población rural, sobre todo de esos municipios en los que hay mayor pobreza extrema, lo necesita para sobrevivir se requiere que se entregue a la voz de ya, el retraso en su entrega es ya una grave irresponsabilidad en las condiciones en que vive la mayoría de quienes lo reclaman; si hay, como lo mencioné en la entrega pasada, muchos vivillos que se aprovechan de la pobreza de esta gente para vestirse de héroes, de grandes líderes y preocupados políticos, pero que en realidad buscan tajada, clientela y votos.
Ahora hay algunos servidores públicos que les dicen “Servidores de la Nación” que buscan colocarse una disque aureola de pureza incorruptible y que pretenden hacer primero exhaustivas revisiones de los padrones, requisitos y documentos para probar que si merecen el insumo los beneficiarios, a esos valdría la pena recordarles que al calor de la revolución de 1910 Venustiano Carranza proponía en la etapa de la Convención de Aguascalientes que los campesinos y los pueblos tenían que presentarse a los tribunales para demostrar la legalidad de sus propiedades o posesiones y luego se procediera con la entrega o reparto de tierras, mientras que el Artículo Sexto del Plan de Ayala el planteamiento de la revolución de Emiliano Zapata, sostenía que las comunidades y campesinos podían pasar a tomar posesión de las tierras que acreditaban con sus títulos y que después, si los terratenientes o hacendados pretendían hacer algún reclamo, pasaran a los tribunales agrarios que se abrirían y pasaran ahí a hacer los reclamos que a su derecho creyeran conveniente.
Así ahora, la necesidad de la población pobre de Guerrero no puede esperar y estar sujeta a las revisiones de los tribunales y de los héroes incorruptibles de la nación, entréguese el fertilizante y después revísese como era el planteamiento zapatista, ya la luz que los guía ha dicho que “Guerrero es el estado con los niveles más altos de desnutrición y que es muy irresponsable estarnos peleando por la entrega de fertilizante”.
Vuela vuela palomita y ve y dile: A los campeones de la administración que si bien es cierto que la pobreza es resultado de la corrupción, no son de ello culpables los pobres que hoy necesitan fertilizar la tierra, su único medio de manutención.