EL-SUR

Miércoles 16 de Junio de 2021

Guerrero, México

Opinión

Realidad vs percepción

Jorge Camacho Peñaloza

Julio 28, 2017

En política lo que parece… es.

Jesús Reyes Heroles

Nada más peligroso que no ver la realidad, sobretodo en política, cuando se tiene una responsabilidad pública y más relacionada con la seguridad y el nivel de vida de la población. Es básicamente por esta incapacidad para ver la realidad, que han caído dinastías, imperios, reinados, gobiernos. El poder ofusca, ciega y generalmente hace perder el piso. Bien decía Sun Tzu “conócete a ti mismo y conoce a tu enemigo y en cien batallas nunca serás derrotado”.
Una realidad que todos los días nos dice que Guerrero es de los estados más violentos, con las ciudades más peligrosas e inseguras, con mayor número de muertos, donde se vive con miedo y se percibe que se puede ser objeto de un evento de inseguridad, que hasta en estadísticas sale a relucir lo mismo del Inegi que del Sistema Nacional de Seguridad Pública, que son cifras que corresponden claramente a la realidad del incremento de la inseguridad y la violencia. No son pues percepciones sacadas de Irak o Afganistán, son de aquí, de Guerrero, de Chilpancingo y Acapulco.
Y no son sólo percepciones, es la realidad, una realidad que ven y siente toda la gente, 94.1 por ciento según la Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana del Inegi; por otra parte, de acuerdo con el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP) Guerrero tuvo en el primer semestre mil 161 casos de homicidio doloso siendo el estado más violento del país y para acabarla de acabar, esta semana el egi al igual que el SESNSP, reporta que en el 2016 hubo más muertos que en el 2015.
Una realidad que, desde los palacios de gobierno y oficinas de los responsables de la seguridad, no se ve o desde donde los gobernantes y funcionarios percibes otra realidad, la de la comodidad, la del no pasa nada, de las adulaciones, la de cuadros, fotografías, café, música, personal a su servicio y hasta guaruras, sí que debe ser muy difícil ver la realidad o percibir otra realidad. Pero precisamente las derrotas en la batalla por la seguridad en Guerrero devienen de esta incapacidad de no ver la realidad y desconocer realmente el problema.
Si los homicidios y el miedo de la gente están aumentando es porque todos los días la violencia y la inseguridad se hace presente en el estado, esta semana en Ahuacuotzingo, Chilapa, Acapulco, Chilpancingo, con desmembrados, desollados y emboscados, y si están aumentando es porque las estrategias están fracasando, lo cual se entiende porque quienes deberían ver esa realidad no pueden y está esa otra realidad, la silenciosa amenaza de los gobiernos ineficaces, insensibles y ciegos. Se deberá tener mucho cuidado, porque como dice Enrique Santín, periodista español, “no ver la realidad, negarla o desconocerla no evita tener que enfrentarse a ella y a sus consecuencias cuando la fuerza de los hechos así lo imponga y lo exija”.
El problema de Guerrero es que la realidad de la inseguridad y la violencia no es percibida por los que tienen que combatirla, los responsables federales, estales y municipales, así las cosas, sin capacidad para poder ver, fracasadas las políticas y estrategias, lo más seguro es que las cifras de muerte y miedo seguirán creciendo.
Vuela vuela palomita y ve y dile: A todos los que quieran ver, que si queremos al país rescatar, la alianza tenemos que cocer, sin egoísmos, codicias y ambiciones tenemos que avanzar.