EL-SUR

Sábado 21 de Mayo de 2022

Guerrero, México

Opinión

¿Realmente usted lo cree?

Héctor Manuel Popoca Boone

Septiembre 15, 2007

 

Que al pueblo mexicano le importe más si al Presidente de la República le permiten los diputados federales dar su informe de
gobierno o tener un empleo estable y remunerador.
Que al pueblo mexicano le interese en estos tiempos reconocer al Presidente de la República legal o al legítimo; más que el alza
de los precios de los alimentos básicos y de la gasolina.
Que a los jóvenes estudiantes del país les preocupe saber quien tiene más fuerza si la líder sindical Elba Esther Gordillo o la
secretaria de Educación Josefina Vázquez Mota; o que se les proporcione más y mejor educación.
Que los pobres que no tienen para la alimentar a sus familias estén mortificados si los empresarios pagan más o menos
impuestos de los ya fijados y cómo los pueden evadir.
Que el pueblo prefiera las rencillas, sainetes políticos y peleas personales verbales que protagonizan los políticos y gobernantes
del país; o el que no tengan una vivienda propia en donde guarecer a sus familias o con qué pagar una enfermedad.
Que el pueblo vea sin coraje los miles de millones de pesos que se roban algunos de los grandes empresarios y políticos del país
por la vía de la corrupción, concesiones incorrectas o tráfico de influencias, etc.; y no tener un aumento salarial que le permita
comprar la despensa familiar.
Que el pueblo le preocupe cómo se da la rebatinga por los puestos y cargos públicos entre los políticos o las candidaturas en
tiempos de campaña electoral, cuando cerca cincuenta millones de mexicanos no tienen trabajo fijo ni pensión social.
Que el pueblo ve con satisfacción los gastos por más de dos mil quinientos millones de pesos que se gasta en publicidad
electoral en épocas de campaña o que los hospitales carezcan de médicos, enfermeras y medicinas.
Que al pueblo le interesan más los escándalos de algunos empresarios, curas y políticos pederastas, mientras sus hijos no tienen
la seguridad pública de no ser víctimas de los mini traficantes de drogas a las puertas de sus escuelas.
Que al pueblo no le ofende cómo hacen ostentación de sus riquezas y opulencias los pocos ricos frente a los muchos pobres del
país; mientras carecen de agua, drenaje y servicios públicos.
Que al pueblo le preocupe más la estabilidad y equilibrio de las variables macroeconómicas y la inflación, mientras no tienen un
peso en sus bolsillos.
Que al pueblo lo tenga en vilo la realización de tal o cual inversión pública multimillonaria, como negocio privado, en ese o en
aquel lugar, cuando no puede recibir algún financiamiento para su micro negocio.
Que el pueblo crea en la democracia cuando ve toda clase de marrullerías anti-democráticas que implementan los políticos; al
interior y hacia el exterior de los partidos políticos.
Que el pueblo tenga resignación, sensatez y calma ante desastres naturales, cuando los gobernantes no tienen previstas las
mínimas acciones de protección civil.
Que el pueblo confíe en sus gobernantes cuando actúan en un marco de mentiras y simulaciones y no hablan con la verdad;
mientras se agranda la brecha entre ricos y pobres.
Que el pueblo tiene confianza en sus gobernantes porque anteponen los intereses sociales a los intereses personales o de grupo
político; o bien, por llevar a cabo sus grandes apetitos de poder, de sueldos exorbitantes o ambiciones patrimonialistas pasando
por encima de leyes, presupuestos y normas establecidas.
PD1. Desde el punto de vista de los políticos en turno, la democracia es algo que ya está; no vale la pena debatirla. Pero la verdad
es que no está, y que está cada vez menos. José Saramago.
PD2. La democracia en México no pasa de ser todavía una mera fachada y la llamada transición democrática no es más que
transacción pactada en lo oscurito.
PD3. En política no entra el que sabe y obra en congruencia con principios e ideología, sino el que cabe y conviene en la
negociación de las posiciones y en función de la fuerza electoral que arrastre.
PD4. Cuanto más se desesperan los marginados menos límites tiene su ira contra todos aquellos que lo poseen todo.
PD5. ¡Salud, doctor Pablo Sandoval Cruz! Por el reconocimiento público que el pueblo le brindó y que el congreso local, en
especial los diputados del PRD le negaron. En verdad da grima la situación que guarda Guerrero.

[email protected]