EL-SUR

Lunes 06 de Diciembre de 2021

Guerrero, México

Opinión

Redes, periódicos y periodistas

Humberto Musacchio

Febrero 25, 2021

La cuarta Semana del Periodismo, que se celebra en Pachuca y mañana llega a su término, es todo un acontecimiento para los profesionales de la prensa y los estudiantes de comunicación del estado de Hidalgo, aunque lo justo sería decir que esas jornadas han alcanzado una proyección que rebasa los límites de la citada entidad y aun del país.
Alejandro Gálvez, Aída Suárez, Armando Loaiza y Mireya Borrego, un equipo pequeñísimo pero con mucho apoyo del gremio, organiza las actividades que conforman el programa: conferencias, mesas redondas y presentación de libros. Por las restricciones que nos ha impuesto la pandemia, esta vez no se montó la acostumbrada exposición de fotoperiodismo, pues todo ha sido por internet.
En la primera jornada, el lunes, Témoris Grecko presentó su libro No se mata la verdad. El peligro de ser periodista en México, en tanto que mañana viernes a las 17 horas hará lo propio Peniley Ramírez con su libro Los millonarios de la guerra, obras ambas de interés directo para la gente de prensa y, por supuesto, para el público en general.
En la lista de conferenciantes figuran colegas como Rapé, el caricaturista de Milenio; Gerardo Albarrán y Rogelio Hernández, quienes han seguido las agresiones a periodistas durante gran parte de su vida profesional; Eduardo Ibarra, editor de Fórum, que fue objeto de asedio por defender a un general injustamente procesado; Antonio Moreno, especialista en periodismo deportivo; y María Peters, de El Universal y la agencia Quadratín, quien es Premio Nacional de Periodismo y Premio Ortega y Gasset.
En la sesión de hoy a las 17 horas, Sergio Aguayo hablará de las agresiones jurídicas a los periodistas y el siniestro papel que tienen en esos casos jueces inescrupulosos, como el que lo condenó a pagar una indemnización de millones de pesos al ex opulento gobernador de Coahuila y ex presidente del PRI, Humberto Moreira, quien acusó al periodista de “daño moral”, pues Sergio se atrevió a decir que ese político, inexplicablemente enriquecido en dimensiones rockefellerianas, despedía un “hedor corrupto”.
En la nómina de participantes figuran Edna Alcántara, de la agencia Xinhua; Jessica Zermeño, de Univisión-México; Emilio Sánchez Carlos, director de EFE para México y Centroamérica, y el uruguayo Franco Scotellano, presidente de la Asociación de Propietarios de Radio y Televisión de América Latina.
En el acto inaugural, Simón Vargas, veterano periodista y hoy secretario de Gobierno del estado de Hidalgo, dijo que “el periodismo atraviesa por momentos críticos: la inseguridad en su entorno, la descalificación y las noticias falsas han hecho que esta loable profesión se vea cuestionada”, pese a que “la historia de cualquier país democrático transita sobre las bases del derecho a la libertad de expresión”, porque el periodismo libre “garantiza que las sociedades se empoderen”.
Vargas agregó que ante una sociedad cada vez más dividida, los periodistas poseen la capacidad de lograr que la sociedad (y el poder, agregamos) “no cierre los ojos ante los problemas y aprenda que existen distintas realidades a lo largo del país”. Por lo mismo, deben “dar la batalla a la espiral del silencio” y promover el debate, la exposición de verdades que, aunque incómodas, son necesarias.
Cabe citar lo anterior porque Simón Vargas es un alto funcionario, lo que no le impidió hacer referencia al contexto en que se desenvuelve el trabajo de la gente de prensa, hoy que desde la esfera del poder se ataca a a periódicos y periodistas.
Pero desde otro flanco afrontamos también un inaceptable despojo. En el breve mensaje del autor de estas líneas durante la inauguración de la multicitada Semana, se hizo alusión a las grandes empresas que controlan las redes sociales y otros espacios de internet donde se reproduce información generada por los medios impresos y electrónicos, sin que tales medios ni sus periodistas reciban un centavo.
Ya va siendo hora de demandar en México que las grandes firmas de internet paguen por esos contenidos con los que hacen un excelente negocio, pues gracias a esa información es que ganan público y anunciantes. Australia ya abrió camino con una ley que obliga a Facebook y Google a pagar. ¿Y aquí, cuando?