EL-SUR

Martes 27 de Septiembre de 2022

Guerrero, México

Opinión

Reflexiones sobre el Covid-19

Héctor Manuel Popoca Boone

Abril 04, 2020

Solo basta un virus para derrumbar los imperios. Sólo basta un microbio para derrumbar al futuro.
Sergio Huidobro.

La literatura de ciencia-ficción ha cedido su lugar a la reflexión y a la narrativa de esta cruda realidad en que estamos inmersos. El coronavirus o Covid-19 es el acontecimiento inédito, terrible, global e impactante del siglo XXI, hasta ahora. Está por encima de las guerras de narcos y las de baja intensidad con las que en forma permanente se auto liquidan los seres humanos. La vocación innata de auto extinguirse es inacabable e inmensurable. No en balde el hombre “está hecho de barro; de polvo, pues”.
No acabamos de entender que nuestra vida ordinaria debe cambiar a partir de circunstancias extraordinarias extremas, como las que prevalecen con la actual pandemia. Es cierto: si no nos vemos reflejados en los sufrimientos de los demás, tarde que temprano pasaremos a ser parte victimada de esta catástrofe.
El Covid-19 desnuda nuestra condición humana y nos muestra cuan fácil nos deslizamos a la banalidad de lo que nos rodea. No obstante, ya empieza a instalarse en nosotros un sentimiento de angustia, incertidumbre y desesperación, por esta marca indeleble de corte internacional. Cada día despertamos con lo increíble, con lo nunca visto por las generaciones vivientes, sufridoras ahora de la pandemia. El virus se posesionó de la tierra y llegó para quedarse. ¿Quién controlará a quién?
El Covid-19 debe ser un parteaguas en nuestro azaroso devenir. Si no es así, nuestra inteligencia queda en entre dicho al negarnos a tener memoria de lo que está aconteciendo. Será una muestra de que no sabemos aprender de él. No permitamos que sea parte de nuestras desgracias omitidas. Ignorarla se convertirá en una huella más de nuestra indiferencia ante lo letal que es cosa sabida y cotidiana.
Ya desde ahora hay un hombre anterior al Covid-19 y esperamos al nuevo que surja. Nuestro paso por la tierra no seguirá siendo igual que antes. De aquí en adelante, nuestra referencia histórica de comportamiento será un antes y un después de esta vorágine exterminadora. Existe un nuevo aquí y ahora en nuestra forma de apreciar las cosas, los sucesos y a nuestros semejantes.
Este microscópico monstruo lo ha impregnado todo: nuestra manera de pensar, nuestra palabra escrita, las conversaciones que tenemos, nuestros temores, nuestras reflexiones, nuestras emociones, nuestra escasa solidaridad y fraternidad, nuestros egoísmos individualistas… ¡No dejemos que nos domine! No perdamos nuestra capacidad de ver la alborada.
¿Cómo fue que se expandió tan rápidamente? ¿Quién en verdad lo provocó? ¿A quién se le salió fuera de control? ¿Acaso será un enigma no descifrado del siglo XXI y, por lo tanto, nos esperan otros acontecimientos de mayor e ilimitado aniquilamiento? Los continentes terrenales, nuestros países, ya no son extensas superficies habitables; ahora son inmensos espacios mortales, enfermizos y contaminados.
De repente se nos cerró la ventana por la cual penetraba la luminosidad y la clarividencia. Hoy no sabemos cómo abrirla de nuevo. Nuestra ciencia y tecnología conocida no nos ayudan, pero ¿y la practicada por la industria militar y farmacéutica en sus laboratorios secretos, productores de virus, microbios y bacterias?
Se ha destruido una parte importante del curso normal de nuestras vidas. Tenemos muchas preguntas. Hay pocas respuestas…, muy pocas todavía. Para muchos, el precio testimonial de lo que está sucediendo será la vida. No se guarecieron a tiempo o murieron combatiéndolo. Hubo cierta irresponsabilidad pública y privada. Prevaleció el tomar las cosas a la ligera. Cuan frágil es nuestra vida, cuan fácil es minimizarla y desvalorizarla.
¿Por qué no cobramos conciencia de que somos también un componente más de la naturaleza y que no se vale la irracionalidad y empecinamiento con que intentamos destruirla por completo? Y en ello, se nos va la vida.

PD1. No nos olvidemos de los que van al día y arriesgan su vida, por buscar la vida para ellos y sus familias. El derrumbe de la economía familiar y la quiebra de las pequeñas y medianas empresas es la otra crisis que nos depara el futuro inmediato.
PD2. Algunos hombres y mujeres de la salud: médicos, enfermeras y personal asistente, son mandados a la guerra sin fusil y sin balas.
PD3. Primero los pobres. Mi reconocimiento al Ayuntamiento de Chilpancingo por establecer bancos de alimentos para familias necesitadas, en puntos estratégicos de la ciudad y pueblos circunvecinos.