EL-SUR

Lunes 20 de Mayo de 2024

Guerrero, México

Opinión

Reflexiones sobre Zoochilpan

Octavio Klimek Alcaraz

Febrero 25, 2023

Entre enero y octubre de 2015 tuve la oportunidad de ser titular de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales del Gobierno de Guerrero, gracias a la invitación del entonces gobernador, doctor Rogelio Ortega Martínez. Uno de los retos que tuve que aceptar fue atender la problemática del manejo del zoológico Zoochilpan. En esa labor se integraron como equipo técnico los MVZ Jorge Silva Camacho, en calidad de director; Salvador Acevedo Vargas y Crescencio Rodríguez de la Paz, una disculpa de antemano por no nombrar a todos los demás integrantes del equipo, que junto con ellos en menos de 10 meses buscaron ordenar el Zoochilpan. Aprovecho para agradecer y reconocer, que el Dr. Ortega me permitió integrar un equipo propio, con quien articularme en función de sus capacidades, trayectorias y experiencias en el tema. Nuestra mística colectiva era de servicio a Guerrero y su naturaleza.
En dicho sentido, se impulsó el fortalecimiento y transformación del zoológico Zoochilpan, para orientarlo prioritariamente no sólo a ser un sitio de recreación y de convivencia familiar, sino también a ser un espacio de educación ambiental y conservación de especies en riesgo de la vida silvestre del estado, mejorando las condiciones de bienestar animal.
El zoológico Zoochilpan es la Unidad de Manejo de Vida Silvestre (UMA) que maneja vida silvestre en forma confinada más importante de Guerrero. Con la información que se ha logrado recuperar y que debe ser corroborada por las autoridades competentes. El Zoochilpan, en el 2015 contaba con una colección de 551 ejemplares de 93 diferentes especies de la vida silvestre. Para 2023, sólo se cuenta con una colección de 349 ejemplares de 77 diferentes especies de la vida silvestre. Es decir, el Zoochilpan redujo en ocho años su número de ejemplares en un 36.7 por ciento (menos de 202 ejemplares), pero además se dejan de registrar 16 especies, el 17.2 por ciento de las especies, ¡casi una de cada 5 especies!
Todas las reducciones deben tener explicación. Por ejemplo, el alto número de ejemplares tiene que ver con una población numerosa de venados en resguardo de Zoochilpan (alrededor de 90 ejemplares), que tuvo que ser depositada en distintos sitios. Esto, dado el descuido y negligencia de autoridades estatales que los mantenían sin manejo alguno en la denominada Casa Guerrero. Debido a la falta de espacio en el Zoochilpan, sólo una parte de su población se mantuvo ahí. Lo importante es que se debe conocer su destino actual, no desaparece un número tan grande de venados, así como así. Adicional a esto, no se explica fácilmente la reducción de más de 100 ejemplares adicionales en estos ocho años.
Por el lado de la reducción del número de especies, es otro posible dolor de cabeza en el Zoochilpan. Sobresale que se tienen 15 especies menos en el grupo de las aves, en relación con el 2023. Se llegó a tener un buen grupo de especies de pericos y guacamayas en 2015. Hay que revisar también su destino, estaban registradas alrededor de 70 ejemplares de diversas especies de pericos y guacamayas, me temo que mucho de la reducción de especies tiene que ver con ese grupo de aves tan atractivo para el comercio ilegal de vida silvestre.
Seguramente, algunas de las reducciones son siniestros o bajas que a través de procedimientos estandar se explican y se registran en actas. Normalmente van acompañadas de documentos de la necropsia y fotos de los animales fallecidos. Pero estoy cierto que estas reducciones de ejemplares y especies fueron en distintos momentos sin dicha explicación en las diversas administraciones de los últimos ocho años. Parece más bien un saqueo de vida silvestre y no causas naturales. Espero que las autoridades investiguen a fondo, para comprender la causa de estos números. Me daría mucho gusto que me dijeran que me he equivocado en ellos y que el problema de reducción de ejemplares y especies no es de tal magnitud.
Ahora en la vida de un zoológico existe reproducción. Por ejemplo, durante esos meses del 2015 se tuvieron logros importantes en materia de reproducción, ya que nacieron 20 ejemplares de ocho diferentes especies, además de que tenían ejemplares de otras dos especies en proceso de gestación. Es decir, así como existen bajas, también se dan altas de animales. Cuantos animales y de que especies se han reproducido en los últimos 8 años en Zoochilpan. Digamos 20 ejemplares por año, alrededor de 160 ejemplares, ¿dónde están?
Cabe hacer notar, que durante años se realizaron proyectos de rehabilitación en el Zoochilpan, pero muchas acciones obvias se dejaron de realizar. En 2015 se autorizaron recurso federalizados por 693 mil pesos para el equipamiento del área clínica, los animales no tenían un buen hospital, pero con ello se buscó subsanar lo más urgente. Espero que este equipamiento todavía exista. En esta parte de salud animal, se logró que la clínica del Zoochilpan proporcionara esterilizaciones para animales domésticos de manera gratuita a quien lo requiriera, así como rehabilitación de instalaciones eléctricas del zoológico.
Conforme a los datos del 2015, como producto de los esfuerzos de mejorar las condiciones del zoológico, se tenía una afluencia en promedio de 3 mil visitantes por semana con tendencia a incrementarse. Eso habla de la importancia que tiene para la gente el zoológico como sitio de visita.
Hay que reconocer que en el Zoochilpan trabaja mucha gente, en especial, es necesario revisar la plantilla, y hacer justicia laborar a muchos trabajadores, que ahí han dejado muchos años de su vida a través de pagos de honorarios y que requieren seguridad laboral. Esto fue una tarea pendiente, que por el tiempo de ejercicio en el 2015, no se alcanzó a resolver.
El Zoochilpan cuenta con ingresos propios. Estos vienen del pago del boleto de ingreso, los comercios ahí establecidos, como principales fuentes. Esto ingresos propios son un gran apoyo puente para solventar gastos no previstos del zoológico, como es la alimentación de los animales y pago de honorarios a sus trabajadores. En especial, cuando se presentan retrasos en ministraciones presupuestales por parte de la Secretaría de Finanzas y Administración del gobierno estatal.
Para que estos recursos sean ejercidos de manera prudente y trasparente se planteó la figura del Consejo Asesor en el Reglamento Interior del zoológico. De hecho, se dejó al cierre de la administración de un servidor en la cuenta de ingresos propios del zoológico recursos por un millón 344 mil pesos en el 2015. En unos cuantos meses se logró esto. Además, es pertinente señalar que, gracias a un manejo austero y prudente de los recursos, fueron cancelados adeudos a proveedores de alimentos en especial por más de un millón de pesos que se tenían de la anterior administración, que fue sustituida.
Con este manejo financiero, incluso fue posible la reducción del costo de ingreso por persona de 15 pesos a 10 pesos, siendo gratuito para infantes y personas de la tercera edad, y diversos grupos que no podían hacer dicho pago.
Al respecto, se elaboró y publicó el Reglamento Interior del Zoológico Zoochilpan, el 13 de octubre de 2015, en el Periódico Oficial del gobierno del estado, casi en los últimos días de la gestión de un servidor. En el cual –entre otros temas de importancia– se legalizó la figura del citado Consejo Asesor del Zoológico Zoochilpan, con la finalidad de vigilar las finanzas del mismo. El Consejo está conformado por el titular de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales del Gobierno del Estado, quien lo preside; representantes de la entonces denominada Contraloría General del Estado; la Secretaría de Finanzas y Administración, la entonces Procuraduría de Protección Ecológica, la Secretaría de Educación Guerrero y un representante de las asociaciones protectoras de animales.
Ahora, en la reflexión, creo que debe ampliarse la participación de la ciudadanía, con representación de la academia, del ambiente, del sector privado y social. Creo, que mucho de la falta de control, ya del dominio público, en el Zoochilpan tuvo que ver con que simplemente no había rendición de cuentas y mucho menos transparencia en su operación. Durante el anterior sexenio se ignoró el cumplimiento del Reglamento. Me pregunto: ¿Cómo se controlaron y administraron los ingresos propios del Zoochilpan en los últimos años? Si entiendo, no funcionó el Consejo Asesor. Ese Consejo debe operar y en todo caso fortalecerse a través de reformas al reglamento del Zoochilpan.
Estoy cierto que con un buen programa de manejo del Zoochilpan, que tenga claridad sobre el destino de las especies ahí confinadas, puede ser un sitio digno y de respeto a los animales ahí encerrados, en contra de sus derechos como animales sintientes. Hay que ver, especie por especie, si el Zoochilpan tiene condiciones para albergarlos, y qué hacer cuando esto no sea posible. Pero de manera abierta y transparente. Ya hay lecciones aprendidas. Además, de que se puede articular con un buen programa de reproducción de determinadas especies en riesgo de Guerrero, para su posterior liberación. Si se maneja de manera correcta, el Zoochilpan, está probado, puede generar los recursos suficientes para acciones relacionadas con la reproducción y liberación de especies en riesgo de Guerrero. Además, es un excelente lugar para trabajar en la educación y cultura ecológica. Y no se diga la recreación, que requiere tanto la gente.