EL-SUR

Sábado 25 de Junio de 2022

Guerrero, México

Opinión

Regalías por reventa de arte

Humberto Musacchio

Abril 11, 2022

LA REPÚBLICA DE LAS LETRAS

Es bien sabido que la obra de arte, por lo menos la de calidad o la que tiene un creador de fama, tiende a subir de precio con el tiempo. Por eso resulta justa y oportuna la medida que obliga a pagar regalías al autor por la reventa de sus obras, lo que incluye a los herederos de acuerdo –suponemos– con lo dispuesto por la Ley Federal del Derecho de Autor. Ese derecho forma parte del Convenio de Berna para la Protección de las Obras Literarias y Artísticas, suscrito por México desde 1971, pero que hasta ahora no se había concretado. La medida resulta altamente positiva porque abre la posibilidad de que los artistas obtengan algún beneficio después de que la obra haya salido de su estudio. Lo que tendrá que precisarse es lo que pagará una galería al autor, pues es costumbre que reciban cuadros, grabados o esculturas a consignación y pocas veces hay claridad en el trato. Más complicado aún será determinar cuándo y en cuánto vende un galerista la producción de un artista, si bien en ese caso hay o debe haber suficiente control fiscal. Más difícil será registrar la venta de un particular a otro, pues generalmente no se declaran esas operaciones. En fin, que falta mucho para hacer justicia a los creadores plásticos, pero lo dispuesto es un buen paso, pese a lo que falta.

¿El arte une a los pueblos?

En todos los países abundan quienes repiten como loros aquello de que el arte une a los pueblos y que es un derecho de todos los seres humanos. Lo cierto es que desprecian la obra artística, a sus autores e intérpretes. Una buena muestra de esas concepciones bárbaras la ofreció hace unos días la National Gallery de Londres, que le cambió el nombre al cuadro Bailarinas rusas, de Edgar Degas, y le impuso el de Bailarinas ucranianas. Del mismo modo, en Estados Unidos y en Europa han cerrado los escenarios a los músicos y cantantes rusos, como si fueran portadores de algún virus maligno. En México, el abogado general de la Universidad de Guana-juato, a petición del director “de Extensión Cultural” (sic y resic) de esa casa de estudios, José Oswaldo Chávez, pidió a la Orquesta Sinfónica de esa Universidad que no incluya autores rusos en su programación, lo que rechazaron los atrilistas del conjunto, más inteligentes y sensibles que sus autoridades. El rector de la institución negó que se trate de algún tipo de censura, y tal vez tenga razón. Es, simplemente, un caso de estupidez.

Fiesta del Libro y la Rosa

Vuelve a ser presencial la Fiesta del Libro y la Rosa que desde hace 16 años celebra la UNAM. Participarán más de 300 firmas editoriales y se ofrecerán 150 actividades, entre otras, los homenajes a Elena Poniatowska por sus primeros 90 años y a Carlos Fuentes al cumplirse diez años de su muerte. Se recordará a los fallecidos Álvaro Uribe, a Francesca Gargallo y Sandro Cohen, así como a la española Almudena Grandes y al estadunidense Jack Kerouac, figura de la generación beat nacido en 1922. Se han preparado celebraciones del Ulises de James Joyce, cuya primera edición apareció hacen cien años al igual que Trilce, de César Vallejo, obras ambas que revolucionaron el lenguaje, la primera en inglés y la segunda en nuestra lengua. Lamentablemente, la fiesta durará sólo tres días y se desarrollará en distintas sedes universitarias, lo que augura que serán varias pequeñas ferias y no la que se merece una institución como la UNAM.

Arte, hurto y entorno

Todos cocinamos, todas comemos se llama un libro de peculiar y elegante diseño sobre “proyectos de arte colaborativo en el espacio público de la Ciudad de México”, el que se vale de videos, fotos, dibujos, textos, audios y otros medios “para dejar huella en el cemento social”, según dice el editor Santiago Robles, quien señala que “la distribución de visibilidad en el espacio público responde frecuentemente a intereses vinculados al poder”, lo que subraya la falta de cohesión social, la indiferencia, el individualismo y la “ausencia de la noción de comunidad”. El prólogo es de Christian Gómez Vega y los artistas incluidos son Balam Bartolomé, César Cortés Vega, Karina Ruiz Ojeda, Miguel Torres de la Rosa y el citado Santiago Robles.

Breviario…

Hace un cuarto de siglo murió Heberto Castillo, genio de la ingeniería y sólido ejemplo de firmeza cívica, la que pagó con cárcel por su participación en el movimiento estudiantil-popular de 1968. El también candidato presidencial en 1988 nació en la Ciudad de México en 1928 y su pasión secreta era la pintura. Inolvidable personaje. @@@ Ansioso de que su nombre por fin apareciera en los diarios, un ilustre desconocido fue al Museo de Antropología donde dio en besar numerosas piezas de las ahí expuestas. Diego Prieto, director del INAH, sin esperar el dictamen de su departamento jurídico, de inmediato dijo que no había falta alguna que sancionar, pero Bolfy Cottom, conocedor como pocos de la legislación sobre el patrimonio artístico e histórico, declaró que el caso ameritaba una denuncia judicial y otra administrativa, pues los hechos ocurrieron porque la vigilancia de las instituciones culturales ha disminuido considerablemente.