EL-SUR

Martes 27 de Septiembre de 2022

Guerrero, México

Opinión

Ríos que se secan

Octavio Klimek Alcaraz

Junio 19, 2021

Cuando pensamos en ríos, los imaginamos transportado agua en sus cauces, pero esa no es la regla. Grandes ríos como el Níger en África Central pueden llegar a secarse con cierta regularidad en algunos tramos por causas totalmente naturales, al menos hasta ahora. La reconocida revista de ciencias Nature acaba de publicar un artículo de un grupo de investigadores encabezado por Mathis Loïc Messager de la Universidad McGill en Montreal sobre ello. Ellos realizaron una investigación global con la información disponible sobre estos ríos con cauces que se secan. Encontraron que esto afecta a muchos ríos en regiones áridas, pero también en regiones húmedas del planeta. Los investigadores cuestionan con ello supuestos fundamentales sobre los ríos. Encuentran que hace falta mucha investigación sobre ríos temporales y la propia gestión del agua que transportan. Recomiendan un nuevo modelo conceptual para los ríos, que incluya a los ríos con cauces secos de manera regular (https://www.nature.com/articles/s41586-021-03565-5).
Los investigadores utilizaron datos existentes sobre ríos y los combinaron en un modelo con información sobre clima, geografía, vegetación y otros factores que influyen en el balance hídrico. El modelo se usó para determinar el estado de los caudales de ríos de todo el mundo. Según esto, del 51 al 60 por ciento de todos los ríos se secan completamente en partes de su curso al menos un día al año y entre el 44 y el 53 por ciento de la longitud de los ríos están secos durante al menos un mes cada año. En regiones muy áridas esto afecta, como era de esperar, alrededor del 95 por ciento de todos los ríos, pero incluso en regiones húmedas, por ejemplo, en el sudeste asiático, la cuenca del río Amazonas y partes de África central, hasta el 35 por ciento de todos los ríos dejan de fluir temporalmente.
Es de gran relevancia el indicar que los pequeños arroyos de cabecera (los que no tienen afluentes) representan el 70 a 80 por ciento de la longitud de los arroyos en todo el mundo, similar a la forma en que la longitud colectiva de los dedos de una persona es mucho mayor que la longitud de la palma de la mano. Sin embargo, debe tenerse en cuenta que los arroyos de cabecera son monitoreados muy poco. Ellos además tienden a estar ubicados en ríos perennes más grandes aguas abajo. Por lo tanto, el modelo proporciona estimaciones muy inciertas para las regiones aguas arriba de las redes de arroyos.
La falta de datos sobre el caudal de los arroyos de cabecera es un problema común para su modelado, por lo que se están aplicando esfuerzos de recopilación de datos para llenar este vacío de conocimiento. En el análisis de Messager y colegas, por ejemplo, solo presentan una en Nueva Zelanda; y 10 en el noroeste del Pacífico de Estados Unidos. Francia ha desarrollado la red Observatoire National des Étiages (ONDE), que complementa la red nacional de medición de arroyos, pero se centra en los arroyos de cabecera. Sin embargo, estos programas son costosos y requieren una inversión considerable de recursos.
Sin embargo, los resultados indican que para mejorar los modelos que mapean arroyos perennes y no perennes, se necesitan observaciones de campo de bajo costo, junto con el desarrollo de tecnología de detección remota de alta resolución que detecten con frecuencia, o al menos informen, el flujo superficial en los arroyos. Se enfatiza la necesidad de mapas más detallados de los caudales perennes y no perennes a escalas regional y local, y de estudios adicionales sobre cómo los arroyos no perennes afectan la disponibilidad y calidad general del agua.
Estos arroyos de cabecera, que se secan regularmente, no sólo están muy extendidos, sino que también suelen albergar ecosistemas con una diversidad única de biota acuática, anfibia y terrestre. Falta estudiar a profundidad su relevancia como bancos de semillas y huevos para la biota acuática, como corredores de dispersión y ecotonos temporales que unen las fases húmeda y seca, y como sitios para el almacenamiento y procesamiento de materia orgánica y nutrientes. Además, son cruciales para el equilibrio hídrico de ríos de agua más grandes, en su mayoría permanentes, que hasta ahora se suponía que recibían un flujo constante de sus tramos superiores. A la luz de estas valiosas funciones, los lechos de los ríos secos deben integrarse completamente en las políticas de gestión de los ríos y los programas de monitoreo.
El análisis de Messager y compañeros de trabajo proporciona una confirmación cuantitativa sólida de la ubicuidad de los ríos no perennes. Sus resultados indican la necesidad de un cambio fundamental en los campos de la ciencia y la gestión de ríos y arroyos, en los que los arroyos no perennes se han pasado por alto en gran medida. En las regiones áridas, el predominio de arroyos no perennes podría ser un factor importante en la disponibilidad y calidad del agua. Y en áreas donde los servicios desarrollados por humanos no están fácilmente disponibles, los servicios de los ecosistemas, como el agua que fluye en los arroyos, se utilizan para satisfacer las necesidades básicas y determinarán, en parte, el bienestar y la prosperidad de las personas en esa área. Por lo tanto, los nuevos hallazgos arrojan luz sobre la necesidad de una medición global permanente de las corrientes perennes y no perennes.
Por último, pero no menos importante, estos datos sobre arroyos de agua no permanentes son cruciales para evaluar los efectos reales de las intervenciones humanas en el balance hídrico de una región. Porque una multitud de actividades humanas están literalmente excavando los ríos del mundo. Muchos otros cursos de agua que alguna vez fueron perennes ahora también tienen regímenes de flujo temporales debido a los efectos de la extracción de agua para uso humano o como resultado de cambios en el uso de la tierra y el clima. Los cauces secos de estos ríos temporales son parte integral de los paisajes fluviales.
De manera sintética, las aguas que fluyen de los ríos y arroyos superficiales transportan de manera eficiente sedimentos, material orgánico y nutrientes, entre otras cosas, desde las laderas y áreas terrestres hasta lagos, embalses y el océano aguas abajo. A lo largo del camino, los ríos y arroyos proporcionan recursos importantes para las comunidades humanas y sustentan ecosistemas ricos y complejos. Los arroyos no perennes, que no fluyen durante todo el año, son cruciales en este contexto. Sin embargo, debido a que los arroyos no perennes son fuentes de agua superficial menos confiables que los perennes, están menos estudiados que sus contrapartes perennes. El estudio demuestra que la mayoría de los sistemas fluviales tienen tramos con regímenes de caudal temporales y lechos de ríos que pueden permanecer secos durante días o años a la vez. Además, los cauces secos tienen importantes valores humanos y ecológicos que a menudo son pasados por alto por los administradores de ríos y cuencas. Importante es que los modelos conceptuales de paisajes ribereños que no incluyen los cauces secos de los ríos son incompletos y, por lo tanto, carecen de relevancia en muchos partes del mundo. Messager y colegas proporcionan una estimación muy necesaria de la proporción total de la red de arroyos del mundo, por longitud, que no es perenne, y encuentran que la mayoría cae en esta categoría. Ellos, identifican brechas de conocimiento clave y sugieren preguntas de investigación sobre los valores de los lechos de los ríos secos. En conclusión, en México hay mucho trabajo de investigación de ecología aplicada al respecto.