EL-SUR

Viernes 20 de Mayo de 2022

Guerrero, México

Opinión

Sainete político

Héctor Manuel Popoca Boone

Noviembre 18, 2017

Una vez reunidos a nivel estatal los tres partidos que conforman el capítulo local del Frente Ciudadano por México (MC-PAN-PRD), sus respectivas dirigencias acordaron trabajar en dos tareas en forma paralela: La construcción de una propuesta programática ciudadana que dé pie a una plataforma electoral común para que, como coalición, sea registrada legalmente, con vista a las elecciones del 2018; y analizar e identificar los criterios de selección para posibles candidaturas comunes y de coalición parcial para fines electorales.
Luis Walton, coordinador estatal del MC-Guerrero, me invitó a ser, en mi calidad de ciudadano simpatizante, uno de los tres coordinadores de su partido para que, junto con los del PRD y del PAN, nos responsabilizáramos de llevar a cabo ocho foros regionales temáticos, para captar las propuestas de la sociedad civil organizada e incorporarlas a la plataforma programática del Frente.
Para la buena realización de dichos eventos, la coordinadora estatal tomó los siguientes acuerdos de operación: 1) al MC, le correspondería organizar dos foros: Chilpancingo y Ometepec. 2) al PAN, Ciudad Altamirano e Iguala. 3) al PRD, Tlapa, Ixtapa-Zihuatanejo y Acapulco. Dichos foros organizados por el Frente, deberían ser espacios de expresión eminentemente ciudadana y no de militantes.
Los foros se desarrollarían bajo el formato de un panel, con la intervención inicial de tres panelistas ciudadanos (as) versados sobre el tema a tratar, cuidando de que no fueran militantes o directivos de ningún partido político; para luego dar paso a las intervenciones preferentemente de representantes de organizaciones civiles asistentes al foro, otorgándole la palabra a no más de diez, por razones de tiempo, y así honrar la denominación del Frente. Es decir, cuidar que la tribuna no fuera acaparada por militantes, políticos o dirigentes partidarios, que buscaran afanosamente su proyección personal pública. Máxime en estos tiempos electorales.
El primer foro realizado en Chilpancingo salió bien, con buenos panelistas y buenas intervenciones ciudadanas; aun cuando dos políticos tomaron el micrófono para participar desde el auditorio, haciendo caso omiso del formato acordado. El segundo foro efectuado en Ciudad Altamirano fue mejor, porque todas las participaciones fueron predominantemente de la sociedad civil organizada. El tercer foro realizado en Iguala resultó malogrado. Por un desaguisado protagonizado por el MC, debido a la terquedad de la diputada local, Magdalena Camacho Díaz, de tratar de imponer como panelista a un directivo del MC.
Al no acceder a la exigencia de la susodicha, por quien escribe esto, montó en contrariedad, llegando al foro con los principales personajes de su “grupo político” para que todos (seis), a una orden suya, tomaran consecutivamente el micrófono y usaran la tribuna, respaldados por enardecidos militantes del MC que fueron trasladados ex profeso para fungir como paleros, violando flagrantemente el pacto interpartidario establecido con antelación. Hay videos y grabaciones de ese suceso.
Por tener corresponsabilidad en la coordinación de dichos foros, traté de impedirlo, arrebatándoles el micrófono a quienes indebida y vergonzosamente estaban utilizando. No fue sino la cordura y sensatez del PAN, partido organizador del evento, lo que me hizo ceder y retirarme del acto. Al foro de Tlapa, de plano ya no fui.
Espero que en los siguientes foros no vuelva a cometerse semejante torpeza, complotista de fuego amigo. La referida dama de glamour perverso, acostumbra esconder la mano cuando de golpear se trata. Y según ella, no da un paso sin la aquiescencia de Luis Walton.
Por lo pronto, yo ya me zafé de los foros, para preservarme en la honestidad y alejarme de la simulación política que carcome al MC. Para colmo, ahora encubre corrupción, desvío de recursos y nepotismo en algunos de sus correligionarios (as). Cualquier esfuerzo de buena capacitación política cae en terreno yermo.

PD. Agresión e intento de secuestro contra Zacarías Cervantes, reportero de El Sur. ¿Cuál orden? ¿Cuál paz? ¿Cuántos más?