EL-SUR

Sábado 01 de Octubre de 2022

Guerrero, México

Opinión

Salud, medicina y curas

Ana Cecilia Terrazas

Enero 23, 2021

Hace tiempo que las medicinas tradicionales de pueblos originarios alrededor del mundo veían al paciente de manera general. Muchas corrientes en siglos recientes han tratado de hacer lo mismo sin tanto éxito comercial. Apenas aprobada en Estados Unidos en 2014, la medicina integral pone el acento en atender lo que llaman la “integralidad” del paciente a partir de un vínculo amplio y de mayor entendimiento con éste.
Digamos que hay una intuición, una sensación y una necesidad de restaurar la salud cercana al idóneo cuidado maternal que suele arropar, abrazar, confortar y atender diligentemente poniendo atención a todo detalle y a la completud de la circunstancia. (¿O sólo es la influencia subliminal de tantos años de ver el logo del IMSS con las alas del águila y al centro una madre amamantadora?).
La moda ahora –en los estudios más que en las prácticas– es galopar multi o transdisciplinariamente para la observación, análisis y propuestas de nuevos panoramas y metas. Esto aplica hoy que nos sabemos enfermos, nos morimos de Covid-19 e intuimos que la cura no puede palearse con algunas vacunas nada más o provenir de una sola parte, porque la enfermedad está presente en distintos lugares, tangibles e intangibles.
Pensar y cuestionar esto es el tema que se ha propuesto el 17, Instituto de Estudios Críticos, organismo orgullosamente hecho en México, de talla y vuelos internacionales para abordarlo con todos quienes en ello se interesen. Quizá uno de los aciertos más conocidos del Instituto es su inteligente uso del lenguaje para nombrarse, explicarse, titularse y así interpelar coyunturas y contextos.
No hay excepción en el nombre que lleva el trigésimo coloquio internacional, su más reciente, La salud del sistema: El sistema de salud, totalmente accesible de manera digital *.
Curado por la doctora Beatriz Miranda, coordinadora de investigación de ese instituto, el coloquio nos relanza las preguntas vividas a diario en medio de esta pandemia.
No puede soslayarse más, dicen ella y el fundador director del Instituto, Benjamín Mayer Foulkes, “la relación salud-poder”.
Sobre Beatriz Miranda es importante agregar que es una prestigiada académica ecuatoriana, formada en los Países Bajos, ya arraigada en México, quien ha sido tocada en su curiosidad investigativa y experiencial por todo lo que importa, significa y se ha catalogado como discapacidad, salud (empezando por cuestionarse los porqués de dichos motes).
La mirada de la doctora en el 17 es relevante también porque añade un toque cálido y humano a los pensamientos de fondo, de forma y esto se deja sentir en el programa del trigésimo coloquio antes mencionado.
En su discurso inaugural, Miranda ** toca provocadora y entrañablemente el caso del doctor venezolano Gregorio Hernández –quien atendía por medio de médiums– y de su hospital, para facilitarnos el poder incomodarnos abierta y francamente con nuestros procederes respecto de la salud y sus sistemas en América Latina y en el mundo entero. En la página oficial del coloquio *** se describe lo siguiente:
“Suele pensarse que el acceso a servicios de salud de calidad y con costos viables para todos y cada uno de los y las ciudadanas de un país es un derecho humano internacionalmente declarado. Sin embargo, basta una pandemia para que se devele que dicho derecho ha sido siempre una utopía y que dicha utopía se ha transformado en una de las pesadillas más aterradoras de las que el mundo entero ya desea despertar. La última frase del fragmento tomado de Illich parecería una premonición: ‘la supervivencia anestesiada, impotente y solitaria en un mundo convertido en pabellón de hospital’…’”.
El 17 otorgó tres doctorados honoris causa como “reconocimientos a tres extraordinarias mujeres cuyas intervenciones han permitido a comunidades enteras ocuparse de sí mismas de maneras más críticas y sensibles: Lilia América Albert (México), Annemiek Richters (Países Bajos) y Susan Reynolds Whyte (Dinamarca)”.
Es quizá esa cultura del cuidado, delegada por centurias a la mujer, ésa que representan esas mujeres homenajeadas por el 17, la que deba rescatarse ahora que se requieren masivamente salud, medicinas, curas.

* https://17edu.org/xxx-coloquio-internacional-el-sistema-de-salud-la-salud-del-sistema/
**https://www.youtube.com/watch?v=G4vHN1sMbHs&feature=youtu.be en 15’18’’
***https://17edu.org/xxx-coloquio-internacional-el-sistema-de-salud-la-salud-del-sistema/

@anterrazas