EL-SUR

Lunes 29 de Noviembre de 2021

Guerrero, México

Opinión

Sartori, el científico social

Marcial Rodríguez Saldaña

Abril 06, 2017

Ha muerto Giovanni Sartori, publicó este martes 4 de abril en su portal y en la primera plana en ocho columnas el periódico italiano Corriere della Sera. Y muchos diarios y medios electrónicos del mundo dieron cuenta también de la pérdida de uno de los científicos sociales más ilustres del siglo XX y la primera década del siglo XXI. Florentino, heredero de una tradición de notables estudiosos del poder político desde Maquiavelo hasta Norberto Bobbio, Sartori destacó en sus aportaciones en las ciencias sociales en general y en particular en la ciencia política, la democracia, las formas de gobierno, en los regímenes políticos, en los partidos políticos y en la influencia de los medios en la vida pública, especialmente la televisión.
1.- En su obra La política, lógica y método de las ciencias sociales cuya primera edición en italiano se publicó en 1979 y luego en español en 1984 por el Fondo de Cultura Económica (FCE), Sartori se aboca al estudio del lenguaje como instrumento del conocimiento en las técnicas de investigación, en el tratamiento de los datos, para lo cual expone que se requiere un conocimiento metodológico. Aun cuando aborda en general la temática de las ciencias sociales, se ocupa muy poco de la sociología y la economía, para concentrarse más en la ciencia política toda vez que no puede eludir los macro-análisis y en consecuencia los macro-problemas. Precisa que su objeto de estudio es la política, ya que a pesar de que todos sabemos cual es la vida feliz y la ciudad ideal a la que aspiramos, pocos saben qué hacer y mucho menos cómo hacerlo.
2.- En la primera parte de su libro Théorie de la démocratie editado en francés por la librería Armand Colin en 1973, Sartori expone qué es la democracia en sentido normativo y descriptivo, su origen etimológico, el realismo político, su perfeccionamiento y la utopía, los conceptos de democracia gobernada y gobernante, los líderes y las élites, lo que no es la democracia, los sistemas políticos y la utilidad de su comparación. En la segunda parte se ocupa del análisis histórico, del estudio de los hechos, de las democracias de experiencia y de las democracias de razón, de la democracia griega y moderna, de la libertad y la ley, de la igualdad, de liberalismo y democracia, de la democracia, planificación y tecnocracia, de la democracia según Marx y Lenin. En la parte de conclusiones explica la sociedad de la confusión, la democracia, ideología y la ideocracia y la democracia liberal de la cual es partidario ya que afirma que no hay democracia sin libertad.
3.- En su obra Partidos y sistemas de partidos, I cuya edición original en inglés fue publicada por la Universidad de Cambridge en 1976 y luego en español por Alianza Universidad en 1980, Sartori reconoce a Maurice Duverger como el pionero en el estudio de los parridos políticos, cuyo libro sobre el tema había aparecido en 1951, sin embargo no estuvo del todo de acuerdo con él, y eso lo motivó a escribir una teoría de los partidos políticos partiendo de la pregunta de ¿por qué de los partidos? Luego analiza el partido como una parte, como un todo, y los partidos por dentro. En una segunda parte estudia los sistemas de partidos, el criterio numérico, los sistemas competitivos, los no competitivos, las comunidades políticas fluidas y los cuasi partidos, el marco global y la competencia espacial.
4.- En su libro Ingeniería constitucional comparada, una investigación de incentivos y resultados publicado originalmente en inglés por la Universidad de Nueva York en 1994, y en ese mismo año en español por el FCE, Sartori analiza los sistemas electorales mayoritario y proporcional, la votación por lista, la doble vuelta electoral, su influencia en la representación política. En una segunda parte estudia los sistemas presidencial, parlamentario y semi presidencial, en donde señala que no puede sostener cual es mejor, sino que esto resulta según se aplique a cada realidad aunque sugiere el paso de los sistemas presidenciales a los semi presidenciales. En la tercera parte presenta una propuesta a la que denomina “presidencialismo alternativo o intermitente que consiste en tener un sistema parlamentario motivado o castigado por el desplazamiento del presidente o por el reemplazo de este”.
5.- En su obra Homo videns, una sociedad teledirigida, editada inicialmente en italiano por Gius, Laterza & Figli Spa, Roma-Bari, y luego en español por Taurus en 1998, Sartori se refiere a la primacía de la imagen respecto de la capacidad de pensamiento y abstracción del ser humano, del homo sapiens, del progreso tecnológico, del video-niño, de los progresos y regresiones, del empobrecimiento y la capacidad de entender, de las contra-deducciones, del internet y la ciber-navegación. En la segunda parte explica lo relativo a la opinión teledirigida, la video-política, la formación de la opinión, el gobierno de los sondeos, sobre la mayor o menor información y de que las imágenes también mienten. En la tercera parte se pregunta sobre la democracia y explica las video-elecciones, la política video-plasmada, la aldea global, el demos debilitado, el reino de los hombres y los hombres bestias, afirma que la competencia no es un remedio frente a la influencia de la televisión en la vida pública y sobre la racionalidad y el postpensamiento.
6.- En La carrera hacia ningún lugar” publicado en español por editorial Taurus el año pasado, su último libro, Sartori reflexiona sobre temas complejos en los tres primeros lustros del siglo XXI: la crisis de la política, los claro-obscuros entre la libertad y la dictadura, la confrontación cultural y de civilizaciones entre musulmanes y cristianos, la guerra contra el terrorismo, el sistema electoral perfecto, la ola de inmigración y el derecho a la ciudadanía y uno de los temas más controversiales sobre el momento en que la vida biológica se convierte en humana. Hay muchos más textos escritos por Sartori sobre ciencia política que es imposible reseñarlos aun sea brevemente, pero el científico social italiano deja un gran legado en el análisis del poder político, deja muchos discípulos que en las universidades de Florencia, Stanford, Columbia y en la lectura de sus libros abrevaron en todo el mundo, quienes seguramente continuarán su obra en razón de que el estudio de la ciencia política siempre permanecerá vivo.

[email protected]
Twitter:@marcialRS60