EL-SUR

Lunes 06 de Diciembre de 2021

Guerrero, México

Opinión

Segunda vuelta electoral en Francia

Marcial Rodríguez Saldaña

Mayo 11, 2017

Este domingo pasado 7 de mayo se realizó en Francia la segunda vuelta electoral para elegir presidente de la Republica, entre el candidato del movimiento ¡En Marcha! Emmanuel Macron de tendencia neoliberal, quien en la primera vuelta del 23 de abril obtuvo el primer lugar con un 24.01 por ciento de los votos y ahora concitó el 66.10 por ciento, resultando electo presidente y la candidata Marine Le Pen de extrema derecha, quien había obtenido el 21.30 por ciento y ahora logró 33.90 por ciento
1.- Macron es un político joven de 39 años, graduado en filosofía en la Universidad París-Nanterre, luego en el Instituto de Estudios Políticos de París y después en la Escuela Nacional de Administración. Se formó en el sector bancario, militó en el Partido Socialista Francés (PSF) del 2006 al 2009, fue funcionario del gobierno del presidente socialista François Hollande, primero como Secretario General de la presidencia del 15 de mayo del 2012 al 15 de julio del 2014 y posteriormente fue designado Ministro de Economía, Finanzas, Industria y Nuevas Tecnologías, encargo que desempeñó del 26 de agosto del 2014 al 30 de agosto del 2016; estos nombramientos fueron cuestionados por miembros del ala izquierda del PSF, debido a sus tendencias neoliberales.  El 6 de abril del 2016 fundó la organización política En Marche! que lo impulsó hacia la jefatura del Estado francés.
2.- Marine Le Pen de profesión abogada, es hija de Jean-Marie Le Pen, fundador en 1972 del partido Frente Nacional de orientación ultraderechista. En la elección presidencial del 2012 obtuvo el 17.90 por ciento de los votos –por lo que no pudo pasar a la segunda vuelta– frente al derechista-republicano Nicolas Zarkozy del partido Unión por un Movimiento Popular (UMP) quien recibió el 27.18 por ciento de los votos y el actual presidente François Hollande, quien logró el 28.63 por ciento de los sufragios. En el 2015, debido a sus posturas filo nazistas y homofóbicas, Jean-Marie Le Pen fue expulsado del partido que fundó lo cual provocó una ruptura con su hija Marine.
3.- Como expuse en mi artículo anterior, una de las características que tuvo esta elección presidencial es que los dos partidos tradicionales – el socialista y el conservador gaullista (que ha tenido diversas denominaciones)– no pasaron a la segunda vuelta, sin embargo el candidato de la derecha republicana François Fillon obtuvo una votación significativa del 20.01 por ciento y el del PSF Benoît Hamon, apenas alcanzó una votación del 6.36 por ciento.
Además de Macron, un resultado sorpresivo fue el que obtuvo Jean-Luc Mélenchon de la organización Francia Insumisa, de tendencia de izquierda-socialista, que recibió el 19.58 por ciento de los votos, mucho más de lo que obtuvo en su participación  en la elección presidencial del 2012 que fue del 11.01 por ciento.
4.- Después del resultado de la primera vuelta, los dirigentes de los partidos tradicionales –socialistas y gaullistas-, sus candidatos y el propio Hollande inmediatamente se pronunciaron a favor de Macron, no porque coincidieran con todas suss propuestas, sino para evitar que asumiera la presidencia una candidata de extrema derecha quien hizo una alianza con Nicolas Dupont-Aignan de tendencia conservadora y obtuvo el 4.70 de los votos, bajo el compromiso de ser el primer ministro en caso de que ganaran las elecciones. En el caso de Mélenchon, no hizo ningún llamamiento a sus partidarios de votar por algún candidato en la segunda vuelta, sólo se concretó a decir que no votaría por Le Pen.
5.- En la segunda vuelta Macron consiguió 42.09 por ciento más sufragios que en la primera. ¿De dónde los obtuvo? De la inmensa mayoría de los electores de Fillon (20.01 por ciento), de Benoît Hamon (PSF 6.36 por ciento) todos partidarios de mantenerse en la Unión Europea y también de los votantes de Mélenchon (19.58 por ciento) quienes son contrarios a la extrema derecha. En el caso de Le Pen, pasó del 21.30 por ciento en la primera vuelta al  33.90 por ciento en la segunda, sumando 12.06 por ciento, los cuales obtuvo de su alianza con Dupont-Aignan (4.70) y pequeñas porciones de los conservadores y nacionalistas antieuropeos. En síntesis todos los partidarios de la Unión Europea y de la preservación de las libertades políticas fundamentales se unieron para apoyar a Macron y vencer a Le Pen contraria a la UE y promotora de la xenofofia.
6.- El 11 y 18 de junio habrá elecciones parlamentarias para renovar a los 577 miembros de la Asamblea Nacional (cámara de diputados). Su composición actual proviene de las elecciones legislativas del 2012 en donde el PSF obtuvo 280 escaños, siguiendo la tendencia de su candidato presidencial ganador François Hollande; la Unión por un Movimiento Popular (UMP) sumó 194 diputados, Los Verdes 16, Nuevo Centro y Partido Radical de Izquierda 11 cada uno, Frente de Izquierda 10, Partido Radical 6, el Frente Nacional 2, y muy pocos otros pequeños agrupamientos. La elección de los diputados no necesariamente va a ser un reflejo de la presidencial debido a que Macron no tiene todavía un partido político consolidado, por ello lo más probable es que tenga que cogobernar con un primer ministro y un gobierno de una coalición de partidos pro-europeos, pero que no compartan todas sus propuestas socio-economicas-políticas, con lo que se dará lo que  han denominado los franceses la “cohabitación política”.
7.- Macron fue un candidato con antecedentes de militancia en el PSF que se benefició de los hechos de corrupción de Fillón y se deslindó del fracaso del gobierno de Hollande, fue adaptando su discurso y propuestas a un electorado de centro partidario de la Unión Europea al que finalmente conquistó. Hay quienes en forma errónea quieren asimilar lo que pasó en Francia en esta elección del 2017, con lo que está ocurriendo en México rumbo a la elección presidencial del 2018, pero no hay en esencia hechos sociales y políticos semejantes, porque aquí lo que existe son dos proyectos: uno, el de los partidarios del mal denominado Pacto por México (Peña Nieto y sus aliados del PRI, PAN y las cúpulas del PRD) y otro que representan Morena y AMLO que pugnan por lograr una verdadera transformación de México. La segunda vuelta en Francia como en otros países que la han adoptado, se instauró como parte estructural de su sistema político-electoral, pero no dentro de una coyuntura como algunos quieren ahora, con el único propósito de cerrarle el paso a uno de los posibles contendientes.

[email protected]
Twitter: @marcialRS60