EL-SUR

Viernes 20 de Mayo de 2022

Guerrero, México

Opinión

Si yo fuera gobernador…

Héctor Manuel Popoca Boone

Enero 16, 2021

 

Es tiempo de salvar vidas; no de aproximaciones físicas electorales.

Urge a como dé lugar frenar los contagios en Guerrero. Máxime si ya entraron a nuestro país las nuevas cepas del Covid-19. No hay certeza de que las vacunas logradas mantengan su efectividad en las nuevas mutaciones del virus.
Hace meses le envié un mensaje al secretario estatal de Salud, ofreciéndole mis servicios y experiencia profesional, en forma totalmente desinteresada, para ayudar a combatir la pandemia y su crecimiento imparable. No me contestó. Guerrero nos necesita a todos, dice el gobernador. Para eso necesitamos desprendernos de soberbias y engreimientos que, a veces, nos impregna el poder gubernamental.
Todos los que podamos, debemos involucrarnos para evitar que sigan creciendo los contagios y enraizar las mejores maneras posibles de atender y recuperar a las personas contagiadas, que, frente a un posible colapso hospitalario, muchas de ellas fallecerán en forma inexorable. Hoy adquiere singular importancia todo tipo de acción preventiva. Me remito a mis sugerencias pasadas ya dadas y hoy ampliadas, sin ser limitativas. El tema es orientar las estrategias para que haya las menos muertes y contagios posibles:
1. – Contar con más albergues sanitarios cuarentenarios, para aislar y tratar a la gente contagiada en forma temprana y así evitar irradiadas infestaciones familiares.
2.- En las diez principales ciudades del Estado, restringir las actividades económicas y sociales, no esenciales, limitándolas al 30 por ciento de su aforo y capacidad de operación; tal y como lo señala el semáforo naranja federal.
3.- Suspender la construcción de toda obra pública no esencial, para destinar los dineros a la atención de la actual crisis de salud.
4.- Incrementar sustancialmente la realización de pruebas (test) de detección rápida del Covid-19, para identificar territorios y dinámicas de mayor infestación. 5.- Son indispensables los rastreos y acompañamientos a personas contagiadas ambulantes. Sobre todo, en las zonas de extrema pobreza. La distribución de un botiquín básico anti Covid-19 en esos lugares adquiere prioridad.
6.- Más filtros sanitarios en las principales entradas y salidas de las poligonales de mayor infestación, concentración y movilidad social. 7.- Muestreos móviles en gente usuaria del transporte público.
8.- Mayor compromiso social donde se privilegie el cuidado de la vida y la salud, más que la protección de los negocios.
9.- Mayor austeridad y cero gastos superfluos gubernamentales, considerando que no habrá suficiente dinero en las arcas públicas para atender los estragos de la pandemia.
10.- Establecer el “hoy no circula” en la transportación pública y privada, en las cinco principales ciudades del estado y restringir la movilidad social nocturna.
11.- Mayor publicidad para concientizar a la ciudadanía sobre la gravedad, seriedad y disciplina, frente al embate del Covid-19.
12.- Fortalecer los sistemas de salud a nivel de colonia, barrio, manzana vecinal o comunidad rural.
13.- Subsanar en lo inmediato todos los déficits, en todos los componentes del sistema de salud estatal: en la infraestructura; en los procesos y en los recursos financieros, humanos y materiales.
14.- Ante la gran limitante financiera contratar deuda pública supervisada, para fines exclusivos de atención a la salud de la población.
15.- Erradicar los vicios del sindicalismo distorsionado en el sector salud, que obstruye el buen funcionamiento del sistema.
16.- Parar, por el momento, todo tipo de marchas, reuniones y concentraciones político-electorales.
17.- Mostar mayor rigor y energía gubernamental para la observancia de las medidas sanitarias por parte de la población.
18.- Los programas de prevención han sido de tipo general y pocos son los específicos en el nivel municipal, micro regional y local.
19.- En la micro territorialidad diseñar y aplicar acciones específicas, ajustadas a las particularidades de cada realidad concreta. 20.- Mayor participación y aportación de recursos de los ayuntamientos.
21.- Establecer perímetros (poligonales) por comunidad rural o colonia urbana extensa, para acorralar y controlar la infección.
22.- Promover con mayor vigor el consumo de productos que generen un incremento de las fortalezas inmunológicas personales.
23.- Construir una plataforma de inteligencia anti Covid-19, de carácter micro territorial, con programas de control de riesgos y de acciones inmediatas.
De lo que se trata es de tomar medidas de prevención en lo específico-territorial y no solo emitir llamados, exhortos y recomendaciones generales. Eso conlleva la activa participación ciudadana organizada; los tres niveles de gobierno por sí solos están desbordados; y la pandemia está fuera de control. Por otra parte, es necesario ya no ocultar, minimizar o tergiversar la información oficial sobre la situación real que guarda la pandemia para así poder incrementar substancialmente la consciencia y participación ciudadana.
El gobierno debe reconocer con humildad, los errores institucionales cometidos en el manejo de la pandemia, para poder entonces, emprender, todos juntos, con mayor vigor y eficacia, el combate a los contagios y a la mortandad creciente, en ésta “renovada realidad, letal y ruinosa”.
PD. Colmada está la medida del desastre y de la desgracia. El montón de cenizas de esta noche, repercutirá en el mañana eterno, y la tragedia quedará convertida en un profundo desgarramiento social. (Paráfrasis de una frase de Goethe).