EL-SUR

Jueves 26 de Mayo de 2022

Guerrero, México

Opinión

Similitudes

Héctor Manuel Popoca Boone

Mayo 14, 2016

¿Alguien ha visto a las 16 personas desaparecidas forzadamente en Chilapa hace un año?
¿O a los Otros Desaparecidos de Iguala?

Uno de los propósitos que persigue Alejo García Jiménez (AGJ), autor del libro: Guerrero y Álvarez, es identificar los paralelismos que hay entre los sucesos históricos narrados en su obra y la actual situación por la que está atravesando nuestra patria. Cuestión importante porque nos resistimos a tener memoria histórica. A entender de dónde venimos, dónde estamos ahora y para dónde vamos. En su libro, (AGJ) señala que nuestro país es heredero de una gran tradición libertaria y de lucha social. Y con base en lo anterior convoca a que el pueblo siga dándose la oportunidad de construir su propio destino.
Primera digresión personal: La clase política local, a cada rato dice lo siguiente: “Guerrero le ha aportado mucho a la Patria, es hora que México le aporte a Guerrero”. Y con esa letanía nos resignan a la pasividad. A esperar que nos llegue el maná del cielo. A que el gobierno federal nos saque de esta postración, cosa que, por supuesto, no sucederá mientras no decidamos levantarnos de la postración por nuestras propias fuerzas.
AGJ cita un hermoso párrafo de su colega historiador, Carlos Montemayor: “…cada generación tiene su momento para luchar por sí misma, para construir, comprender, desentrañar su destino, su fuerza, su inteligencia. Tarde o temprano, cada generación modifica el mundo porque no puede justificarse a sí misma con la dignidad que otros tuvieron en el pasado. Cada generación es responsable de su propia dignidad.”
Segunda digresión personal: A la fecha, como ciudadanía en general, hemos demostrado poca dignidad, mucho conformismo y grave autismo ante lo que acontece a nuestro alrededor. Producto de eso, aparece de nueva cuenta el Guerrero Bronco. El Guerrero convulsionado por la violencia, la delincuencia y la pobreza. Tengamos presente que minimizar es a la vez minimizarnos.
AGJ nos menciona que, en la época que reseña, los potentados querían una independencia monárquica. Los poderosos de la Nueva España deseaban que la independencia fuera un acto pactado entre las partes en lucha. Pero que las de ganar fueran para los españoles y los criollos adinerados, representados por Agustín de Iturbide; a costa de los anhelos genuinos del pueblo, sencillo y humilde, indígena y mestizo, representado por Vicente Guerrero.
El autor del libro nos indica que ya desde 1803 el Barón de Humboldt había llamado “reino de la desigualdad” a la Nueva España. Hoy constatamos que la violencia en Guerrero, no sólo se explica por la pobreza de la población, sino por la gran desigualdad social imperante enfatizada a diario entre la opulencia insultante de unos cuantos y la carencia de muchos otros.
También nos dice que el General Vicente Guerrero, ante la correlación de fuerzas desfavorable entre el ejército independentista (que era aproximadamente de 7 mil guerrilleros) y el bien equipado ejército realista (integrado por alrededor de 35 mil soldados), dedujo que era militarmente imposible ganar la guerra a corto plazo.
Por otro lado, los sucesos de España, a raíz de la entrada en vigencia de la Constitución liberal de Cádiz, originaron la circunstancia para que ambos bandos les interesase por igual, pero por diferentes motivos, separarse de la madre patria. Se abrió así la posibilidad, escribe AGJ, de “una solución coyuntural, un consenso, una negociación, una transacción, un pacto político y militar para terminar la interminable guerra”
Así pues, para lograr la independencia de México y no seguir con mayor derramamiento de sangre del pueblo, el General de “la patria es primero”, Vicente Guerrero, le cede al coronel realista Agustín de Iturbide, el mando y la coordinación general del movimiento de independencia, para llevarlo hasta su culminación total (Continuará).

PD1. Se dio la declaratoria de validez a la iniciativa que ordena la creación de la Fiscalía Especializada en Materia de Desaparición Forzada y Búsqueda de Personas Desaparecidas, presentada por la fracción parlamentaria local del Movimiento Ciudadano. Vamos Bien.