EL-SUR

Sábado 04 de Diciembre de 2021

Guerrero, México

Opinión

Sinaloa: muchos llamados, un elegido

Humberto Musacchio

Enero 07, 2016

Este año tendremos elecciones en 14 estados, lo que incluye la competencia por 12 gubernaturas, con un PRI que cuenta con partidos subalternos como el Verde y generalmente el Panal más algún otro de esos que muestran poca solidez ideológica y venden su alma con impresionante facilidad.
Enfrente están un partido de derecha, el PAN, y otro que se dice de izquierda, el PRD, más algunos satélites que marcharán juntos con la intención de sacar al tricolor de la jugada. En cada estado, el punto a discusión es quién será su abanderado, pues todos quieren encaramar a uno de los suyos en cada cargo.
El caso Sinaloa es de los que ofrecen más atractivo. El estado tiene como gobernador a Mario López Valdez, más conocido como Malova, un hombre carismático que no rehúye los baños de pueblo. Fue durante muchos años militante del PRI, pero en 2010, al negársele la candidatura, aceptó dejar ese partido para convertirse en el abanderado de una coalición PAN-PRD-Convergencia, con la que ganó las elecciones.
Ahora esa coalición tiene como prospectos a Heriberto Félix Guerra, Martín Heredia, Armando Leyson, Roberto Cruz y, el de mayor proyección nacional, Manuel Clouthier, que ya llegó a la Cámara de Diputados como candidato independiente, lo que prueba que tiene arrastre y muy bien pudiera llevarse la elección de gobernador. Por supuesto, si acepta ir con PAN y PRD estos partidos estarán felices, pues mejorarían sus prerrogativas y habrá más chambas para repartir entre su gente.
En el PRI es larga la lista de precandidatos. Aunque Jesús Vizcarra ya declinó, quedan en la pelea (primero las damas) la senadora Diva Gastélum, cuatro veces diputada federal o local y licenciada en derecho que demanda la gubernatura para una mujer, que de ganar sería la primera en ocupar el Poder Ejecutivo de Sinaloa.
Pero el desfile es nutrido y la pelea está cerrada. Destaca David López Gutiérrez, de larguísima carrera en cargos de comunicación social lejos de su tierra, aunque muy cerca de Enrique Peña Nieto por haber trabajado con él, lo que eleva considerablemente su puntaje.
En la marcha va el senador Aarón Irízar López, administrador de empresas que ha sido dos veces diputado federal. Siguen en la fila Daniel Amador, Sergio Torres, Oscar Lara, Alfredo Villegas, Gerardo Vargas y, el de más presencia en el ámbito nacional, Heriberto Galindo.
Gerardo Vargas es actualmente secretario de Gobierno con Malova y al parecer tiene su respaldo. El gobernador dejó el PRI, pero indudablemente conserva relaciones, presencia e influencia entre quienes fueron sus correligionarios, al menos eso se dice por aquellos lares.
Por su parte, Heriberto Manuel Galindo Quiñones, nacido en Guamúchil en 1951 y licenciado en ciencia política por la UNAM, tiene casi medio siglo de militancia en el PRI, en el que fue secretario de Acción Ideológica y se salvó milagrosamente de morir el día que asesinaron a José Francisco Ruiz Massieu, pues lo acompañaba dentro del auto. Ha ocupado jefaturas de prensa o coordinaciones de información en varias secretarías y organismos del sector público, se ha desempeñado como funcionario federal, fue un muy bien recordado director del Crea y durante su encargo como embajador en Cuba desplegó una provechosa labor de acercamiento, siempre dentro de la dignidad exigible en un cargo tan delicado.
Sus muchos años en la esfera de comunicación le han permitido ganar numerosos amigos en los círculos periodísticos. Tuvo una estrecha relación intelectual con don Manuel Buendía, cuenta con buenas amistades en los más importantes medios de comunicación y por supuesto es altamente apreciado por los periodistas más influyentes.
Todo indica que Clouthier será el candidato de la coalición PAN-PRD. Parece lo más lógico y sensato si se quiere competir con alguna posibilidad de éxito. Por el lado del PRI, como está dicho, Heriberto Galindo es el que ofrece mejor perspectiva, pero el éxito de los dos hasta ahora precandidatos dependerá en cierta medida de lo que decida Héctor Melesio Ojeda, ex rector y aún factótum de la Universidad Autónoma de Sinaloa y líder del Partido Sinaloense, organización local que lo llevó a la alcaldía de Culiacán en 2011. Si decide ir solo perderá, pero le quitará votos a sus rivales. Si decide apoyar al PRI o a la coalición opositora, no será garantía de triunfo, pero sí un factor a considerar. Así está más o menos el cuadro.