EL-SUR

Jueves 26 de Mayo de 2022

Guerrero, México

Opinión

Sobre el devenir ambiental del 2021

Octavio Klimek Alcaraz

Enero 30, 2021

Continúo con la tercera parte del texto sobre el devenir ambiental en este año 2021.
En las dos primeras entregas de este texto he abordado los posibles escenarios ambientales tanto en el orden internacional, nacional, como estatal. Ahora expondré en esta tercera parte algunas reflexiones sobre el tema más cercano a la vida cotidiana de las personas, que son los municipios.

Creo que con las elecciones en cientos de municipios del país se abre una gran oportunidad de que la ciudadanía obligue a quienes se postulan para gobernar a través de los ayuntamientos a asumir compromisos bastante precisos para orientar las acciones de gobiernos locales con el objetivo de una acción continua y conjunta con la comunidad, de la que se obtendrían beneficios sociales, económicos y ambientales.

En especial quienes lleguen a gobernar un municipio como presidentes de este, se les debe exigir que asuman no sólo resolver los problemas inmediatos, sino que además trabajen con una visión de futuro que vaya más allá de su propia administración.

Pero, para lograr esto, se requiere una mayor participación de la ciudadanía, que implica el impulsar el debate y más información sobre lo que implica trabajar para lograr municipios y ciudades sustentables.

Sobre todo, tener la convicción de que esto no es una moda o capricho ambientalista, sino que es verdaderamente transitar por el camino correcto con todas las ventajas para el desarrollo económico y social. Pensando con una actitud más global, actuando localmente.

Esto lo comento debido a que en el fragor de las campañas los candidatos a presidir un municipio asumen compromisos que son demagogia pura, ya que se autoengañan y engañan a sus electores. La gente les exige desde solucionar la inseguridad hasta suministrar agua potable o gestionar los residuos de manera adecuada, por citar problemas recurrentes en el ámbito de un gobierno municipal. Los presidentes municipales deben de comprender que la mayoría de estos asuntos son problemas estructurales, y que su solución de fondo no lo podrán hacer en un corto plazo.

Pero deben empezar a trabajar sobre dicha solución. Para ello deben legitimarse y apoyarse en la propia gente del municipio, a través de procesos reales de participación ciudadana, de manera ordenada y continua. Son procesos de largo plazo donde la ciudadanía, paso a paso, va realizando sus metas y proponiendo otras, para solucionar sus necesidades y aspiraciones a una vida digna.
Obvio, hay que construir esto tomando en cuenta los programas y estrategias que ya existen en el lugar. Asimismo, debe vincularse las propuestas de solución a las limitaciones presupuestarias, los problemas sociales, económicos, y ambientales que existen en cualquier municipio.

Para mí es básico que se discuta de manera colectiva como nos imaginamos en algunos años nuestra comunidad, nuestra ciudad, nuestro municipio. Un buen candidato a una alcaldía debe hacerse esa pregunta a sí mismo y a sus propios electores en una campaña. En especial con una visión de sustentabilidad, en donde se reconocen los límites biofísicos del entorno.

De manera indicativa, no limitativa, pensaría desde una visión ambiental en plantear estos temas a atender:
Agua. La base de la vida. Se trata de garantizar el derecho humano al agua y al saneamiento en el municipio, esto significa además conservar fuentes de agua superficiales y subterráneas hasta eliminar las descargas de aguas residuales a los cuerpos de agua en el territorio municipal.
Residuos. Se trata de prevenir y gestionar de manera integral los residuos. La meta aspiracional siempre será no producir residuos, si se producen reutilizarlos y reciclarlos para desaparecer los mal llamados rellenos sanitarios. Eso implica la cultura de separación de residuos en casa y hogares, que además los fabricantes de productos asuman su responsabilidad al igual que los consumidores para no generar residuos.

Ordenar el territorio. Un tema preocupante es la planeación y la ordenación del territorio del municipio. Hay límites biofísicos en un territorio. Por ello, se debe de orientar e inducir la ubicación de los asentamientos humanos, de cuidar de las tierras agropecuarias, de mantener las tierras forestales o por lo menos restaurar estas. No es un asunto menor, el concreto de las urbanizaciones acaba con las áreas que proporcionan los mejores servicios ambientales en un territorio municipal. Además de la terrible inequidad social que provoca el desorden urbano, ya que en tiempos de cambio climático los más pobres acaban en las áreas de mayor riesgo a los fenómenos climáticos.

Conservar más los ecosistemas naturales. Cada día los habitantes de las ciudades disfrutan menos de la naturaleza, no hay parques suficientes, corredores verdes para la vida silvestre mucho menos. Las áreas naturales protegidas deben ser vistas como una oportunidad y un privilegio si se declara en un territorio de un municipio. La pandemia de Covid-19 nos ha dado la gran lección de respetar y cuidar la naturaleza.
Salud ambiental. Para conservar la salud es necesario alimentarnos de manera saludable, con contenidos menos tóxicos en los alimentos. Además, se debe cuidar la calidad del aire, lo que implica no sólo su monitoreo constante, sino eliminar las fuentes de contaminación del aire.
Transporte. Se requiere un transporte público digno para la gente, reducir el uso del auto individual y asumir que en unos años los vehículos dejarán de usar hidrocarburos. Un presidente municipal debe buscar soluciones con todos los actores del transporte y hacerlo público realmente.

Energías renovables. Los gobiernos de los municipios deben impulsar las energías renovables como prioridad de política municipal de energía. Más ahora en tiempos de cambio climático debido a la adicción humana a los hidrocarburos. Además de que deben promover la eficiencia energética tanto en sus propias actividades como en los temas de energía en el territorio municipal.
Esto asuntos a mi juicio deben discutirse y no soslayarse en los próximos meses donde nos acosarán con muchos discursos y propaganda en general. Así viene el 2021. Se necesitan más compromiso con la vida de nosotros y las generaciones futuras, hay que darle contenido y orientación a los que pretendan asumir liderazgos en esta terrible época.

* Continuación del artículo publicado la semana pasada con el mismo título.