EL-SUR

Lunes 06 de Diciembre de 2021

Guerrero, México

Opinión

Sube el dólar y Peña Nieto viaja y baja

Marcial Rodríguez Saldaña

Septiembre 22, 2016

El primero de diciembre del 2012, día en que Enrique Peña Nieto tomó posesión como presidente de la República el dólar valía 12.98 pesos, y ayer llegó a 20.27 pesos, lo cual significa que en menos de cuatro años su precio se ha elevado 7.29 pesos, que representa casi un sesenta por ciento de devaluación.
1.- La bienvenida que le dio Peña Nieto a Donald Trump en la residencia oficial de Los Pinos y haberle dado un trato de jefe de Estado a un personaje que ha ofendido a nuestros connacionales, sigue causando efectos para México. Esto es así, porque a raíz de esa recepción tuvo que destituir a su secretario de Hacienda Luis Videgaray, y los cambios repentinos en esa área son mensajes de inestabilidad y con ello la economía mexicana entra en periodos de mayor fragilidad, esto forma parte de la explicación del porqué el peso ha entrado en una etapa de mayor devaluación frente al dólar. La designación de José Antonio Meade en lugar de Videgaray, a pesar de las alabanzas optimistas de algunos editorialistas no ha servido para estabilizar la economía de nuestro país.
2.- ¿Qué importancia tiene la devaluación del peso mexicano frente al dólar? Que México compra el 50.2 por ciento de todas sus importaciones a Estados Unidos, entre otros productos: combustibles, minerales, plásticos y sus manufacturas, instrumentos y aparatos de óptica y médicos, productos químicos orgánicos, manufacturas de fundición de hierro y acero, caucho y sus manufacturas, semillas y frutos oleaginosos, frutos diversos, cereales, aluminio y sus manufacturas, papel, cartón y sus manufacturas y productos farmacéuticos, y todos estos insumos están cotizados en dólares, de tal manera que al aumentar su precio, automáticamente hay que pagar más pesos para comprarlos y a su vez los distribuidores en México le cargan el aumento al consumidor que es el pueblo.
3.- Llama la atención el caso del maíz, ya que a pesar de existir una tradición histórica-cultural de siembra y culinaria y de tener mucha tierra fértil, junto con el arroz y el trigo se compra a Estados Unidos el 43 por ciento de lo que consumimos; los combustibles, debido a que México a pesar de ser un país con una enorme riqueza petrolera, compra el 52 por ciento de las gasolinas y el 75 por ciento de diesel que se utiliza en nuestro territorio, y es a través de estos productos que se trasladan casi todos los artículos de primera necesidad para las familias mexicanas, lo cual genera también un impacto inmediato en el aumento de todos los precios, además de propiciar una dependencia alimentaria y de energéticos del vecino del norte.
4.- No hay ninguna duda de que el aumento del dólar frente al peso genera inflación y causa daño a la economía de las personas más pobres del país, que tienen muy pocos ingresos. La debilidad de nuestra moneda, refleja la debilidad de nuestra economía, de tal manera que las denominadas reformas estructurales del gobierno de Peña Nieto apoyadas por el PRI, PAN, PRD, PVEM y Nueva Alianza, que fueron anunciadas como las medidas para salvar a la nación han resultado un fracaso, puesto que no ha mejorado la economía del país, al contrario como se comprueba con el alza del dólar y todos los efectos que ocasiona, hay un deterioro que impacta la economía popular, mientras Peña Nieto se la pasa viajando y bajando en el humor social.
5.- Peña Nieto ha reiterado que no se difunden las buenas noticias, pero y ¿cómo? Si las notas relevantes de todos los medios mexicanos es el aumento del dólar, puesto que es el tema de mayor relevancia. El problema no son las buenas o malas noticias, el cambio o no del secretario de Hacienda, sino el modelo político, social y económico del gobierno que ha impulsado las políticas neoliberales de privatización para favorecer a los poseedores de grandes capitales, que ha auspiciado y consentido la corrupción y la impunidad. Por ello, es necesario cambiar de fondo este modelo, para dar paso a uno que recupere los bienes nacionales, que regule y controle a los grandes capitales, para promover una economía social sustentada en el desarrollo de la industria y el empleo nacional y que combata sin tregua la corrupción y la impunidad.

[email protected]
Twitter: @marcialRS60