EL-SUR

Lunes 06 de Diciembre de 2021

Guerrero, México

Opinión

Sucesión 2006: Fox, jefe de campaña

Marcial Rodríguez Saldaña

Mayo 25, 2006

 

Una de las banderas más reiteradas en la lucha por la construcción de la democracia en México, ha sido la equidad en las contiendas electorales y la no intervención desde el poder del Estado que asegure la imparcialidad y que impida el uso de recursos públicos para favorecer a alguno de los candidatos.
En la campaña del 2000 Vicente Fox cuestionó con justa razón que desde el gobierno se utilizaran todas las estructuras del poder para favorecer al candidato del PRI, en aquel entonces Francisco Labastida, quien había sido primero secretario de Energía, luego de Gobernación y el favorito de Zedillo para la Presidencia de la República.
1. Fox traicionando los principios elementales de la contienda democrática por el poder político, en donde todos los contendientes deben tener las mismas posibilidades de ser electos, ha abdicado su función de jefe de Estado para convertirse en jefe de campaña de Felipe Calderón, candidato del PAN a la Presidencia de México.
2. La injerencia de Fox en la actual campaña presidencial no es un asunto ocasional, se trata de una actitud premeditada, orquestada con todo un plan con maña en donde ha utilizado todos los recursos públicos de que dispone para favorecer a Felipe Calderón, lo cual se ha evidenciado con la inducida campaña publicitaria oficial, en donde mediante infinidad de spots en radio y televisión anunciando que “México mañana será mejor” vinculándolos con uno de los lemas de la campaña de Calderón “Por un México con futuro”.
3. Los actos de gobierno de Fox, que incluye inauguración de obras, con todo el aparato publicitario a su alcance, los ha convertido en actos de campaña, a veces para atacar a los candidatos opositores en especial a Andrés Manuel López Obrador acusándolo de populista y llamando a no votar por él, y otros en actos a favor de Calderón diciendo que no hay que cambiar de caballo sólo de jinete, es decir, induce a la gente a que siga votando por el PAN como lo hizo en el 2000, pero ahora no por el caballerango Fox sino por el nuevo montador Felipe Calderón.
4. Lo más grave es que Fox ha ocupado la oficina de gobierno en Los Pinos, para ser un operador político a favor de la candidatura de Felipe Calderón, utilizando su poder de presidente de la República para presionar a dirigentes de partidos políticos como ocurrió con el PVEM, para que apoyen a Calderón. Fox en vez de utilizar su oficina presidencial para el cumplimiento de sus responsabilidades, la ha convertido en un changarro para pactar, negociar, tramar, conspirar en torno a la sucesión presidencial.
5. Fox como jefe de campaña de Calderón, lo que está propiciando es un clima de inequidad en la competencia presidencial y como consecuencia un ambiente de conflicto en torno a la elección del próximo 2 de julio, además de que se expone a ser investigado y sancionado por el IFE y la Fiscalía Especial para Delitos Electorales.
Por el bien del proceso de transición democrática del país, Fox debe rectificar su actitud, abandonar su rol a favor de uno de los candidatos, reasumir su función de jefe de Estado, para garantizar un clima de paz, de libertad y armonía política en torno a la renovación de los poderes Legislativo y Ejecutivo de la nación.

[email protected]