EL-SUR

Sábado 20 de Julio de 2024

Guerrero, México

Opinión

Tequio, coordinación y fiscalización

David Colmenares Páramo

Septiembre 01, 2023

El “Tequio”, gran reflejo de la cultura ciudadana del estado de Oaxaca, proviene de la palabra náhuatl “Tequitl”, que significa trabajo. A través de él muchas comunidades oaxaqueñas se organizan para dar mantenimiento a obras y escuelas, o para mantener limpias las calles.
Cuando Heladio Ramírez fue gobernador del estado implementó más basado en el Tequio, esto es la participación ciudadana en los grandes proyectos paras mejorar su bienestar. Programas como Lluvia, tequio y alimentos, Atajar el agua a como dé lugar, las Granjas avícolas en la Mixteca… una gran cantidad de programas cuya principal característica fue la participación de la gente. Su antecedente venia de un primer esfuerzo en Guerrero, cuando fue gobernador Alejandro Cervantes Delgado.
Del 22 al 25 de agosto de este año, la Auditoría Superior de la Federación (ASF) participó en el Taller de Intermediación de Asistencia Ampliada a las EFS (Brokering Upscaled SAI Support, BUSS por sus siglas en inglés) organizada por la Iniciativa de Desarrollo de la INTOSAI (IDI) para la región de la Organización Latinoamericana y del Caribe de Entidades Fiscalizadoras Superiores (Olacefs).
Este evento fue posible gracias a la participación de la Iniciativa de Desarrollo de la Organización Internacional de Entidades Fiscalizadoras Superiores por sus siglas en inglés INTOSAI (IDI), la Contraloría General de la República de Panamá y la Secretaría Ejecutiva de la Olavefs, a cargo de la ASF. La iniciativa BUSS tiene como objetivo estrechar los lazos de cooperación entre las fuentes de asistencia disponibles y los planes de desarrollo de las EFS. La estrategia de BUSS se desarrolla en tres etapas: en primer término, es indispensable identificar los recursos disponibles, posteriormente, se presta asistencia a las EFS en la articulación de sus necesidades y, por último, se propician oportunidades de cooperación tanto para las EFS como para las entidades socias.
La cooperación entre las EFS es fundamental para cumplir de mejor forma nuestro mandato constitucional, compartir las mejores prácticas, así como el intercambio de personal a fin de que puedan capacitarse en otras EFS, lo cual fortalece nuestro trabajo. Las dinámicas de cambios en la Administración Pública obligan también a las EFS a mejorar la forma en que se realiza la fiscalización de los recursos. En ese sentido, la IDI basa su trabajo en cuatro líneas de trabajo: EFS independientes, EFS bien gobernadas, EFS profesionales y EFS relevantes. Cada línea de trabajo se compone de varios componentes e iniciativas. En esta ocasión los temas que se abordaron en la reunión fueron referente a género, anticorrupción y cambio climático.
Se subrayó la importancia de los principios de las mejores prácticas, a saber: que las EFS deben participar en el diálogo político entre el gobierno y los donantes; que debe existir un foro de coordinación/debate independiente centrado en la auditoría (o en la rendición de cuentas); que los donantes deben comprender adecuadamente el contexto del país; y en general, que los recursos y proyectos se optimicen cada vez más y de mejor manera para que las partes involucradas cumplan sus objetivos con mayor eficacia y transparencia, en el contexto de que las buenas prácticas son siempre ajustables, y siempre perfectibles para cada situación. En ese sentido, y en disciplinas tan ricas y complejas como la fiscalización superior, no basta tener el conocimiento especializado del marco normativo doméstico; en ella se entrecruzan saberes técnicos interdisciplinarios.
La voluntad de compartir y asimilar experiencias y prácticas diversas, siempre da buenos resultados, y constantemente somos testigos de ello, como se ve en las Auditorías Colmena, que con el evento de Monterrey la semana pasada, se cierra el ciclo y ya los 51 municipios de Nuevo León son revisados por la ASF.

[email protected]