EL-SUR

Sábado 18 de Mayo de 2024

Guerrero, México

Opinión

Terminal 4

Rubén Aguilar Valenzuela

Marzo 23, 2022

 

El 21 de marzo se inauguró el Aeropuerto Internacio-nal Felipe Ángeles (AIFA) en los terrenos del aeropuerto de Santa Lucía, de la Fuerza Aérea Mexicana (FAM) en el Estado de México.
Inicia sus operaciones como la Terminal 4 del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM). Toluca es la Terminal 3.
El AIFA es un aeropuerto periférico y complementario al AICM y no sustituye, como algunos piensan, al actual aeropuerto de la capital mexicana.
Se construyó, para descongestionar el movimiento del AICM, como antes se hizo la Terminal 2, que se levanta en el gobierno del presidente Fox y se inaugura con el presidente Calderón.
La nueva terminal queda lejos del AICM, pero forma ya parte de su sistema. El gran tráfico aéreo se seguirá concentrando sobre el aeropuerto capitalino. Esto con sus límites y posibilidades.
Al inicio de su gestión, el presidente tomó la decisión de suspender la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM), que en un inicio tendría cuatro pistas, después seis, y cientos de posiciones de arribo y despegue.
Era un aeropuerto que sustituiría al actual y se proyectó, para dar servicio por lo menos los próximos 50 años. Al momento de suspenderse las obras tenían un avance del 40 por ciento. De haberse seguido su construcción ya estaría en operación.
El costo de la Terminal 4, construida por el Ejército ha sido del doble de lo presupuestado. En total 115 mil 981 millones de pesos. No está claro si habrá de invertirse todavía más. En un inicio el presidente se comprometió a que costaría 75 mil millones.
La Terminal 4 sólo arranca con 12 vuelos diarios operados por tres compañías: Viva Aerobús, Volaris y Aeroméxico. En la terminal 1 y 2 del AICM las operaciones diarias son 890. Al mes 25 mil. En el arranque del AIFA serán 380 al mes.
Estos números no se van a modificar de manera significativa en los próximos meses. No está claro cuál es el futuro inmediato del AIFA. Ahora la mayoría de los vuelos son y seguirán siendo militares. Es el más importante aeropuerto de la FAM.
Los especialistas señalan que el AICM, para un mejor funcionamiento, requiere una descongestión del 30 por ciento. En 2019, antes de la pandemia, las terminales 1 y 2 movieron a 50 millones de pasajeros.
La reducción equivale a 15 millones de pasajeros, para que en el actual AICM se reciban a sólo 35 millones de pasajeros. La Terminal 4, que habrá de verse cómo funciona, no tiene por ahora las instalaciones y capacidad, parar recibir ese flujo.
En el mejor de los casos, el AIFA empezará a ser rentable y dar ganancias dentro de 20 años. En los próximos años el gobierno federal deberá subvencionar a la empresa del Ejército, dueña del aeropuerto.
Hay muchas dudas sobre el aporte que pueda ofrecer la Terminal 4. Se conoce las complicaciones que ha tenido la Terminal 3. Por lo pronto las líneas que operan en el AICM no se quieren ir al AIFA. En los próximos meses se verá, más allá de caprichos y discursos patéticos, su real viabilidad.

Twitter: @RubenAguilar