EL-SUR

Martes 27 de Septiembre de 2022

Guerrero, México

Opinión

Tips para este 10 de abril

Héctor Manuel Popoca Boone

Abril 09, 2022

¿Alguien ha visto a Vicente Suástegui Muñoz?

Sirvan las siguientes reflexiones de ayuda para normar el juicio personal que guíe el voto sobre la revocación o no del mandato presidencial en vigor. en acato a la disposición constitucional federal. Cualquier ejercicio de democracia, por más manoseada y controlada que ésta sea, es ya un atisbo de libertad que se abre paso y expresa una manifestación connatural del ser humano: la libertad de expresarse por la mucha, poca o nula satisfacción que nos causa una situación dada.
En esa voluntad expresada se condensan valores y convicciones, resistencias y anhelos. Promesas, engaños o certezas. Resultados sociales concretos o demagogia etérea. Manipulación o libre determinación. La manifestación cívica pacífica, refleja la dignidad democrática ciudadana que se posee. Es toma de consciencia y responsabilidad en las encrucijadas de la vida colectiva. Podemos perder todo, pero nunca perdernos a nosotros mismos; aun cuando casi todo esté contaminado. (Jesús Silva Herzog Márquez).
En el caso que nos ocupa, la expresión de nuestra decisión personal, habrá que sustentarla al tener en cuenta errores y aciertos presidenciales. Sospesarlos y así otorgarles el peso específico que incline la balanza hacia uno u otro lado.

Errores

Seguimos sin contar con una estrategia viable para controlar y disminuir la violencia y la delincuencia en todo el país. La consigna de abrazos, no balazos ha fracasado por los constantes hechos –violentos y encarnizados–, de poder y dominio territorial de los diversos grupos delictivos. Además, el crimen organizado como operador político (inhibidor o motivador) en campañas electorales, empieza a mostrar su eficacia para detentar también el control de la autoridad institucional bajo cualquier bandería ideológica.
La nada conveniente militarización de aspectos y actividades importantes civiles de nuestro país, como lo son la seguridad pública en tiempos de paz, construcción y mantenimiento de grandes obras públicas: la administración y operación de puertos, aeropuertos, ferrocarriles y refinerías (que siempre estarán aparejadas a las corrupciones económicas inherentes a su funcionamiento), provocarán grave distorsión a nuestra libertad ciudadana, de nuestra gobernanza civil y acentuará la seudo democracia facciosa y mercantilizada. (Luis Carlos Ugalde).
El presidente de la República se demerita cuando acentúa sus rasgos personales mesiánicos, con un halo de egolatría e inefabilidad moral, que lo conducen a tener actitudes dogmáticas, sectarias y bipolarizantes, que no ayudan a mantener una mínima cohesión social nacional, en torno a los grandes problemas que afrontamos como país. La consigna presidencial maniquea de si no estás conmigo, estás contra mí; no funciona en una nación que histórica y culturalmente se muestra como un mosaico plural, a veces contradictorio, imposible de tratarlo con tabla rasa y de forma reduccionista. Paradoja: está sustituyendo un incipiente federalismo liberal por un centralismo conservador avasallante.
El combate real e imparcial a la corrupción y la erradicación de la falsedad, como estilos de gobierno, no pasaron de ser meras consignas electorales. La transparencia y la rendición de cuentas en el uso y desglose del presupuesto público brillan por su ausencia. Mucho del erario público, ya es secreto militar.

Aciertos

La redistribución del ingreso nacional a favor de los que menos tienen ha contribuido a disminuir la muy desigual e inequitativa distribución de la riqueza nacional, que por décadas estuvo concentrada en unas cuantas manos de barones de la economía y de la política. Eso les ha causado gran enojo.
La expansión de los programas sociales de beneficio económico directo individual, ha causado gran beneplácito a la mayoría de mexicanos ubicados en los estratos económico-sociales más bajos de México. Sobre todo, en estos tiempos de pandemia y crisis económica.
La oportuna reserva, adquisición y distribución masiva de vacunas reforzadas contra el Covid-19, tuvo buena consecuencia en la disminución importante del crecimiento de la pandemia, reducción drástica de la mortandad y de la infestación.
La defensa presidencial de la soberanía sobre los recursos naturales y energéticos que poseemos como nación –en particular, el subsuelo, el petróleo, gas, agua, electricidad, energéticos en general–, ha sido una actitud patriótica. La rectoría del Estado mexicano en el control y aprovechamiento de los mismos, nos permitió un desarrollo industrial, agrícola y de servicios urbanísticos, que favoreció una generalizada clase obrero-campesina, media y empresarial boyante, hasta hace pocos decenios de años; misma que colocó como potencia media-alta a México en el contexto mundial.
La construcción de infraestructura estratégica ferroviaria para la comunicación y transportación de bienes, mercancías y pasajeros en la península de Yucatán y en la zona transístmica que conecta el Océano Pacifico con el Atlántico en el estado de Oaxaca, marcaran un hito en el desarrollo económico y social de esa parte subdesarrollada del sur-sureste del país.

[email protected]